Primeros enfermeros para reforzar el combate

Manuel y Cristina, de Sevilla, y Aldo, de Albacete, dejan todo por un contrato de un mes en hospitales de Madrid

La sevillana Cristina Pablos Barrena, haciendo la maleta este sábado para mudarse a Madrid.
La sevillana Cristina Pablos Barrena, haciendo la maleta este sábado para mudarse a Madrid.el pais

Madrid necesita médicos y personal sanitario de forma urgente para combatir la pandemia que ha clausurado la región. Los hospitales de la Comunidad de Madrid ofrecen contrataciones para reforzar servicios y suplir a los profesionales sanitarios que tiene en aislamiento. Las ofertas no son tentadoras: un mes de contrato para incorporarse a una actividad que, en estos momentos, es arriesgada.

Los hospitales han lanzado ofertas por todo tipo de medios, incluidas las redes sociales, para contratar, sobre todo, enfermeros y auxiliares. Y a la oferta han respondido jóvenes como Manuel, Cristina y Aldo. Han dejado su casa, su familia y otras actividades para venirse a trabajar con un contrato de un mes en los hospitales públicos de Madrid.

Manuel Escobar (Sevilla, 23 años) y Cristina Pablos Barrena (Sevilla, 24 años) son dos enfermeros que se graduaron el año pasado en su ciudad. Empezaron a salir en tercero de carrera, cuando iban a la misma clase. Desde entonces son pareja. Justo después de la graduación, Manuel se dedicó a su otra gran pasión, la música, y se fue a Málaga, al Conservatorio Superior: entró como el tercero de Andalucía. Cristina, entretanto, cursa un Máster en Counseling e Intervención en Urgencias, Emergencias y Catástrofes. Se veían entre Málaga y Sevilla de vez en cuando.

Hace dos semanas, a Cristina le cortaron las prácticas del máster. El jueves pasado suspendieron las clases de Manuel en el conservatorio, donde estudia dirección de orquesta. Decidieron reunirse en Sevilla.

Allí, otra vez juntos, empezaron a ver que hacían falta enfermeros en el Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares y llamaron por curiosidad. “No sabíamos si podía ser un bulo, como hubo uno en el hospital de La Paz, y resultó que no lo era. Y en dos minutos teníamos un contrato de mes y medio en Madrid”, cuenta Cristina.

Antes de aceptar les comentaron que la situación es crítica y que, si no tienen experiencia, lo pueden pasar mal ellos y los pacientes. “Les digo que solo he hecho tres meses de prácticas, pero me dicen que si estoy dispuesto a aceptar el trabajo, es mío”, afirma Manuel.

Algo muy parecido le pasó a Aldo Córcoles, de 31 años. Este enfermero de Albacete dejó todo en su pueblo y llegó hace menos de una semana a trabajar al hospital 12 de Octubre con un contrato de un mes. “Vi un mensaje en redes sociales que decía que necesitaban personal en el hospital y que estaban desbordados”, recuerda. Mandó su currículo a un correo que venía en el mensaje y, en menos de 40 minutos, ya tenía un contrato en una unidad de críticos.

De paso en el hostal

“Ahora mismo estoy en un hostal y ahora me voy a una habitación de una empresa que hace contratos de alquiler de corta duración en Madrid”, cuenta Aldo. “Para mí ha sido ideal por lo menos para este mes”, dice.

En el caso de Manuel Escobar y Cristina Pablos decidieron apelar a la magia de Twitter: “El lunes empiezo a trabajar en un hospital de Alcalá de Henares para ayudar a combatir el coronavirus y necesito alojamiento durante un mes y medio”, escribió. Su tuit tuvo en un día más de 15.300 retuits. “La gente realmente se ha preocupado por ayudarnos y estoy muy emocionado”, dice Manuel. “Esto es una cosa de todos”, afirma.

Cuando decidieron estudiar enfermería, lo hicieron aceptando el compromiso social que implicaba. “Más allá de que es un trabajo, esto lo hago por ayudar en esta crisis que estamos viviendo”, dice Aldo. Afirma que no tiene miedo, pero sí mucho respeto ante su nuevo reto. “Recibí la llamada un viernes y el sábado por la mañana cogí el tren a Madrid y por la noche entré a trabajar. Tienes que mentalizarte mucho porque no sabes con qué panorama te vas a encontrar y si vas a tener que hacer cosas que nunca has hecho”, dice. Está contento porque afirma que ha encontrado unos grandes compañeros en el hospital.

Aldo está trabajando en una unidad de críticos, pero al no tener experiencia lo que hace es tapar los agujeros allá donde faltan manos, para que la gente con más experiencia se dedique a los pacientes más complicados por el virus. “Es un trabajo muy diferente y con un tipo de protección muy específica que es muy nueva para todos”, afirma.

En el caso de Manuel Escobar estuvo pensando cómo podía ayudar como lo han hecho decenas de personas por Twitter que se han ofrecido a pasear mascotas, hacerles la compra a las personas mayores o a cuidar a los niños de los padres que tienen que ir a trabajar, pero al final decidió utilizar su formación como sanitario para ayudar y hacer honor a lo que ha estudiado.

“Mis padres se han quedado petrificados y me decían que si estaba loco”, cuenta. Al final, entendieron que servir es parte de su personalidad y que tenía que hacerlo. La pareja llegó ayer a un hostal reservado en el centro de Alcalá de Henares para pasar los primeros días hasta que encuentren un sitio donde poder vivir de forma más regular.

Información sobre el corona virus

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

- Medidas clave del estado de alarma.

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante el coronavirus

- Todas las medidas contra el coronavirus en Madrid

- En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utilizar el teléfono 900 102 112

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción