Coronavirus

Los chinos cierran los comercios en Madrid: “Si no hay salud, no hay dinero”

El 80% de los negocios de Usera ha paralizado su actividad

Dos vecinos del madrileño barrio de Usera. En vídeo, varios comercios regentados por chinos deciden echar el cierre en Madrid. Kike Para | Atlas

María ha dejado su mascarilla azul de tela colgando de una esquina de madera al lado de los panes. “Me la he quitado para desayunar. Me gustaría cerrar la tienda, pero no puedo. Si la cosa se pone peor, lo haré”. María, de 43 años y de origen chino, tiene una tienda de ultramarinos de barrio a 12 minutos a pie de la estación de Atocha. Abre de 9.30 a 00.00 todos los días. Es muy concienzuda. De hecho, ha pegado con celo un cartel en la báscula donde pesa las golosinas: “Sentimos que usemos las mascarillas para trabajar. El motivo es para proteger mejor a toda la población. Gracias por su comprensión”. A 100 metros de su negocio, un compatriota sí que ha echado para abajo las persianas. Lo mismo sucede en el resto de los 21 distritos de la capital desde hace unos días. En Usera, el barrio chino por excelencia, la situación es peor: el 80% de los negocios ha cerrado. ¿Hay una consigna generalizada?

“Si no nos protegemos nosotros mismos llegaremos a la misma situación que Italia”, cuenta Paco Quian, vicepresidente de la asociación de empresarios chinos de España. En Madrid viven 49.831, según el INE. En España, 224.529. “Los españoles no están tomando medidas de protección, es como si no existiera el coronavirus. Los chinos tenemos restaurantes. Un foco de contagio muy grande. Por eso muchos cierran durante 15 días. España no dice dónde están los pacientes infectados, mientras que en China nos dicen hasta el edificio donde viven”.

La boca de metro de Usera es un ir y venir constante de ciudadanos chinos con mascarillas. Rosas, azules, blancas, negras. La atmósfera es similar en las calles, que dan la bienvenida a los turistas y paseantes con guirnaldas chinas rojas colgadas desde los establecimientos. “En principio no cierro”, dice el dependiente de una tienda de móviles. Los restaurantes de las calles, sí. Las tiendas de manicura, depende. “Mi jefa no lo sabe aún. Nosotras abrimos de 9.00 a 21.30”, cuenta Susana, de 20 años. “Usamos mascarillas y guantes. La gente sigue viniendo a arreglarse las uñas”.

― ¿Venden mascarillas?

― Ahí están las cajas.

A tres y a cinco euros. “Mi padre tiene un restaurante en Móstoles y se lo está pensando”, cuenta Kai, de 16 años, que ha venido al barrio a buscar a un amigo porque hoy han decidido no asistir a clase, pese a que el cierre que anunció el lunes la Comunidad entrará en vigor este miércoles. China fue el primer país que impuso una suspensión total de escuelas. La medida ha sido seguida por otros 12 países, según la Unesco, que estima que 290 millones de niños han dejado de ir a clase por el virus.

“Todos tenemos niños y mayores en casa. Algunos se han marchado a China de vacaciones porque la situación allí está controlada y aquí no”, cuenta Beini Qain, de 33 años y gerente del bufete JC, que asesora a centenares de empresas en Madrid. “Los dueños nos comentan que están cerrando por responsabilidad”. Una de las particularidades de la comunidad china en España es el alto número de trabajadores autónomos: un 54%, según sus propios datos. Ningún otro colectivo de extranjeros tiene un porcentaje tan alto.

“Nuestra profesión”, observa Qain, “es de riesgo porque estamos en permanente contacto con el público. Nosotros pensamos en la salud. Si no hay salud, no hay dinero. La diferencia de las medidas de España con el resto es enorme. Esto parece de broma”. En el gigantesco polígono de Cobo Calleja, uno de los centros industriales más grandes de Europa que sirve de provisión para las empresas chinas, también han bajado las cifras de negocio, según sus datos.

“Nuestros oyentes están preocupados”. Dawei Ding informa todos los días a la comunidad china por el micrófono rojo de los estudios de China FM, en el 92.2 de la FM de Madrid. “Recibo cientos de mensajes al día de nerviosismo. Nuestros oyentes están organizados en seis grupos de WeChat ―el WhatsApp chino― con cerca 500 personas en cada grupo. Solo hablamos del coronavirus”. Algunas de sus dudas son: “¿Qué hace el Gobierno de España? ¿Por qué no se canceló la manifestación del 8-M? ¿Por qué no se suprimen las Fallas de Valencia?”.

La doctora en Ciencia Políticas y sinóloga Águeda Parra explica que la inquietud en la comunidad es un hecho y que el cierre de los negocios viene amparado por su alta responsabilidad. “No entienden que en España se permitan unas cosas y otras no. No hay ningún caso de chino infectado en España. Al principio de la pandemia tenían miedo de que se focalizara la culpa en ellos y ahora tienen ese efecto de la responsabilidad de la diáspora”.

“Vengo de comprar té de la marca JDB, el más vendido en China”. Dámaso González, de 27 años, es vecino del barrio de Usera desde hace cinco años. Es el único que ha entrado al supermercado chino sin mascarilla. “No me la pongo porque no me parece para tanto”. Su empresa de informática ya le ha dicho que se están planteando el teletrabajo.

En el gran comercio de Ahorra Más del barrio no daban abasto desde las 9.30, como si el virus no actuase entre los yogures y el papel higiénico. “Esto es una locura”, dice el charcutero Pablo García, de 33 años. Estos son algunos de los testimonios recogidos por los pasillos: “¿Mi mujer ya está en la cola?”, "Si sé esto, no vengo”. “Tres kilos de pechuga para congelar”. Al rato, avisan por megafonía: “Por problemas de saturación no se garantiza la entrega a domicilio en los próximos tres días”. Carlos Beltrán y Wei Chan, de 34 y 32, salen por la puerta con la mascarilla puesta y con el carro hasta arriba de provisiones. “No se sabe quién está contagiado o no. Estamos comprando productos básicos porque no sabemos qué va a pasar”.

“Estas epidemias las controla la comunidad, no solo las autoridades. El comportamiento de los chinos ha sido ejemplar y clave para estar donde están ahora. Se han autoaislado para conseguir ahora los buenos resultados”, dijo el exconsejero vasco de Sanidad y asesor de Barack Obama en temas sanitarios, Rafael Bengoa, en Los desayunos de TVE. El presidente chino, Xi Jinping, visitó este martes por primera vez la ciudad de Wuhan, el epicentro del coronavirus, ante las buenas noticias de los últimos días. Mientras tanto, en la boca de metro de Usera, cuatro ciudadanos chinos repartían esta mañana decenas de mascarillas gratis a los niños, padres y abuelos que subían por las escaleras.

Información sobre el coronavirus:

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante el coronavirus

- En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utiliza el teléfono 900 102 112.


Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50