ELECCIONES CATALANAS

La CUP se ofrece a presidir el Parlament

Esquerra acepta la reivindicación de los anticapitalistas de aplicar medidas a corto plazo en los Mossos

La diputada de la CUP, Eulàlia Reguant.
La diputada de la CUP, Eulàlia Reguant.Quique García

La CUP está dispuesta a influir en la legislatura que arranca en Cataluña para dar un vuelco de 180 grados tanto en las políticas sociales como en la concreción de una hoja de ruta independentista. La militancia está debatiendo el papel que debe asumir la CUP y la dirección les trasladó a principios de semana dos cuestiones clave: qué grado de responsabilidad en clave institucional y en función de qué acuerdos -en el Gobierno- y si se deberían de plantear asumir la presidencia del Parlament. La diputada Eulàlia Reguant ha calificado de “prematura” o “ciencia ficción” que exijan ese cargo, pero sí ha admitido que se ofrecen a ocuparlo desde “la voluntad positiva”, ha dicho, de “dinamizar la mesa para dar respuesta a los conflictos sociales y nacionales”.

Esquerra y Junts per Catalunya, que avanzan en sus negociaciones para formar gobierno de forma discreta, tienen un acuerdo tácito de que al partido independentista más votado le corresponde la presidencia de la Generalitat (en este caso, Esquerra) y el Parlament, a Junts. En el anterior mandato los papeles estuvieron intercambiados. En declaraciones a TV3, Reguant ha afirmado que ese reparto es “perverso”. “Lo que hay que saber es si hay un acuerdo que plante cara al fascismo y al Tribunal Constitucional que prohíbe hablar de autodeterminación y de la monarquía corrupta”, ha afirmado.

Con nueve diputados, la CUP se ha erigido en la quinta fuerza de la cámara por detrás de PSC, ERC y Junts pero también de Vox. La presidencia de la Cámara siempre la ha ocupado históricamente alguno de los grupos más numerosos y nunca uno con solo nueve diputados. La Mesa cuenta con siete miembros y es un órgano vital. El independentismo aspira a mantener la mayoría con un reparto de dos puestos para ERC y Junts y uno para la CUP. El PSC tendría dos plazas. Vox tiene dos diputados más que la CUP y el objetivo de buena parte de la cámara -salvo Ciudadanos y PP- es formar un cordón sanitario. “La Mesa es clave. El fascismo no va a estar”, ha dicho Reguant reivindicando el puesto. Los anticapitalistas han impulsado un acuerdo con las fuerzas soberanistas para frenar a la extrema derecha.

Paralelamente, la CUP y ERC han mantenido una tercera reunión de la negociación en la que han abordado el cambio del modelo policial de los Mossos d’Esquadra. Esquerra ha mostrado su voluntad de transformar ese modelo con medidas a corto y medio plazo En un comunicado, los anticapitalistas aseguran que los republicanos se han avenido a comprometerse con dos medidas concretas: la moratoria de las balas de Foam -Interior investiga si el impacto de una de esas balas provocó la pérdida de un ojo a una manifestante en las protestas contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél- y que la brigada móvil (

“Los dos partidos coincidimos que es un aspecto fundamental para imprimir un cambio en la Generalitat y confeccionar un nuevo Govern transformador y al lado de la gente”, afirma ERC

brimo), la antidisturbios, deje de participar en los desahucios.

“Era una condición urgente, previa y necesaria para seguir en la mesa de negociación”, señala la CUP en una nota. Equipos jurídicos de las dos fuerzas trabajarán para cumplir ese objetivo. “Estaremos atentos a que esos compromisos sean una realidad a corto plazo”. El comunicado de Esquerra es menos contundente y apunta además otros dos asuntos tratados en la reunión: el papel de la Generalitat en las acusaciones particulares y la aplicación del reglamento de los mossos en casos de malas praxis. “Los dos partidos coincidimos que es un aspecto fundamental para imprimir un cambio en la Generalitat y confeccionar un nuevo Govern transformador y al lado de la gente”, afirma ERC.

El consejo político, órgano rector, celebrará este sábado su reunión mensual pero ya han anunciado que no tomará ninguna decisión. Cerca de un millar de militantes de la CUP están debatiendo esta semana el papel que debe asumir la organización en esta legislatura. El partido ha emitido este viernes un comunicado en el que admiten que el anterior Govern ha generado “dos grandes hemorragias”: “La represión contra las movilizaciones, el independentismo y los movimientos sociales” y la “emergencia habitacional y los desahucios”.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50