El partido de Artur Mas, el PDeCAT, desaparece del Parlament

La exconsejera Àngels Chacón no logra representación al captar tan solo 75.500 votos

La candidata del PDeCAT a la Generalitat, Àngels Chacón, vota en el Centre Cívic Nord en Igualada (Barcelona) este domingo.
La candidata del PDeCAT a la Generalitat, Àngels Chacón, vota en el Centre Cívic Nord en Igualada (Barcelona) este domingo.Susanna Sáez (EFE)

El PDeCAT anhelaba consolidarse tras romper con Junts. Y no ha podido ser. La formación heredera de Convergència y a la que apoya el expresident Artur Mas se ha quedado fuera del Parlament al obtener apenas 75.500 votos, menos de un 3% del total del escrutinio. La decisión de la formación de acudir a la cita electoral por separado y sin sumar con otras formaciones independentistas le ha restado posibilidades a la candidatura encabezada por Àngels Chacón, exconsejera del Govern de Quim Torra que ha sido crítica durante la campaña con la política emprendida estos últimos años desde la Generalitat.

“No podemos estar contentos”, ha asumido Chacón, quien ha lamentado que el independentismo no pueda quedar condicionado en la Cámara “por una fuerza de centro”. La exconsejera ha celebrado, sin embargo, la victoria del independentismo y ha lamentado “la irrupción” de Vox, cuya presencia, ha dicho, “polarizará el debate y distorsionará el sentido de las sesiones” parlamentarias.

La campaña de Chacón se ha basado en defender una gestión realista de la Administración autonómica y con una vertiente de corte conservador desde el punto de vista económico. La ventaja con la que partía al contar con los derechos electorales de Junts per Catalunya, con lo que ello supone de visibilidad y de recursos económicos, ha acabado siendo inútil y se abre una difícil etapa para el partido que dirige David Bonvehí.

Otra formación que pugnaba por el mismo espacio, el Partit Nacionalista de Catalunya de Marta Pascal (excoordinadora del PDeCAT), ha sufrido un varapalo mayor al obtener menos de 5.000 apoyos. El partido incorporó a Joana Ortega, exdirigente de Unió Democràtica y exvicepresidenta del Govern con Artur Mas, como número dos de la candidatura por Barcelona.

El soberanismo moderado ha sufrido los efectos de la atomización y se han convertido en fuerzas extraparlamentarias ante la incapacidad de sumar suficientes votos que les dieran representación. El PDeCAT es víctima de la guerra fratricida que ha vivido con Junts, que ha logrado captar la mayoría del capital político de la extinta Junts per Catalunya, empezando por Carles Puigdemont y los políticos condenados a prisión por su participación en el procés.

Units, formación surgida de la desaparecida Unió, sobrevive coaligada al PSC, con Ramon Espadaler, exconsejero de Interior con Artur Mas, como su líder.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS