CINE

Rafa se abre paso con su silla de ruedas en el mundo del cine gracias al corto ‘Hardcore’

La película, dirigida por Adán Aliaga, relata la vida de tetrapléjico valenciano Rafa Botella y ha cosechado premios y menciones en diversos festivales internacionales

Marisa Martí, su hijo Rafa Botella y el director Adán Aliaga.
Marisa Martí, su hijo Rafa Botella y el director Adán Aliaga.Juanma Bernabéu Martínez

Rafa Botella convive con un dolor insoportable. El cortometraje Hardcore, dirigido por Adán Aliaga, lo hace más llevadero. Relata parte de su vida desde que sufrió un accidente de automóvil cuando tenía 19 años y se quedó tetrapléjico. Cuenta su afición por la música hardcore, sus inquietudes, sus anhelos, su complicado día a día con su madre, siempre a su lado, sus deseos más secretos. Es un valioso testimonio que está teniendo una buena acogida entre el público que la ha podido ver y en la decena de festivales nacionales e internacionales en que se ha presentado. “Creo que es una forma de que quede algo tuyo para siempre, porque nadie la borrará, ¿no? Esa película siempre estará ahí”, explica por teléfono Rafa, de 37 años, postrado en su casa de Simat de la Valldigna (Valencia). Últimamente, el dolor le ha impedido subirse a la silla de ruedas tanto como a él le gustaría, pero no renuncia a comerse un arrocito frente al mar.

Rafa se implicó desde el principio en la película que acaba de ser seleccionada para competir en los Premios Berlanga que concede la Academia Valenciana del Audiovisual en dos semanas. En los preparativos del guion con Adán; en el intenso rodaje del pasado año, que supuso una gran satisfacción pero también un gran esfuerzo físico del que le costó recuperarse; en el posterior estreno de la película y ahora en su seguimiento, antes de que se emita en la cadena pública valenciana À Punt. “Las cosas del cine se toman su tiempo”, comenta, encantado de las reacciones del público ante Hardcore. “Es normal que me digan buenas palabras, que les ha gustado mucho, pero también es verdad que todos coinciden en que la película se les ha quedado corta, que querían más, y eso está bien”, apunta Rafa que ganó mucha visibilidad pública con motivo de la entrada en vigor de la ley de la eutanasia en España en junio del pasado año, cuando fue objeto de numerosas entrevistas. Defiende la eutanasia como un derecho legítimo.

Rafa Botella, durante el rodaje de 'Hardcore' en su pueblo de Simat de la Valldigna.
Rafa Botella, durante el rodaje de 'Hardcore' en su pueblo de Simat de la Valldigna.Juanma Bernabéu Martínez

El director Adán Aliaga, nominado cuatro veces a los Goya y director de La casa de mi abuela, comenta que el cortometraje ha ganado varios premios y menciones en los festivales de Cracovia y Menorca, entre otros, y ha sido seleccionado para otros certámenes en Irlanda, Brasil, México y España. “Estoy muy contento de cómo se está recibiendo la película, tanto por los festivales como por el público y aún tiene un recorrido. La gente simpatiza mucha con la historia de Rafa y preguntan cómo si por, ejemplo, realmente Marisa es su madre o es una actriz”, señala.

El corto no es un falso documental, pero sí recrea escenas descritas en el guion, con una puesta en escena elaborada. “Es una recreación de la vida real de Rafa”, afirma el cineasta alicantino.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS