Los contagios de covid 19 en la Comunidad Valenciana crecen un 62% en una semana

Salvador Peiró, epidemiólogo de Fisabio, incide en que la evolución de la epidemia en las próximas dos semanas marcará las restricciones de Navidad

El investigador de la Fundación de Investigación Sanitaria Biomédica de la Comunidad Valenciana¡ Salvador Peiró.
El investigador de la Fundación de Investigación Sanitaria Biomédica de la Comunidad Valenciana¡ Salvador Peiró.EUROPA PRESS (Europa Press)

El investigador de la Fundación de Investigación Sanitaria Biomédica (Fisabio) de la Comunidad Valenciana Salvador Peiró ha señalado este lunes que la evolución de la pandemia durante las dos próximas semanas será “muy determinante” para decidir si hay que aplicar nuevas restricciones en Navidad.

La situación empeora con el paso de las semanas. Los contagios han repuntado tras este último fin de semana hasta los 2.863 nuevos casos de coronavirus, lo que supone un 62,49% más que la pasada semana y un nuevo máximo desde mediados de agosto, y se han registrado cuatro fallecimientos de personas de entre 63 y 97 años. La presión hospitalaria sigue en aumento y hay un 56,75% de ingresados más que el lunes pasado, según Sanidad. Se han detectado además seis brotes de más de 10 casos de coronavirus durante el fin de semana, de los que cinco se localizan en centros educativos.

La incidencia acumulada ha aumentado 33,37 puntos el fin de semana hasta situarse este lunes en 209,85 casos por cada 100.000 habitantes, por encima de la media nacional de 199,02 casos, según los datos de la última actualización del Ministerio. Por grupos de edad, los menores de doce años sigue encabezando la lista y han entrado en riesgo alto de trasmisión con el nuevo semáforo, al sobrepasar el umbral de 300 casos, ya que registran 350,68 casos por cada 100.000 habitantes, 75,94 puntos más que el viernes.

Peiró, en una rueda de prensa antes de participar en una reunión del Programa Valenciano de Investigación Vacunal covid-19, ha descartado que vaya a ser necesario un nuevo confinamiento de la población, como se ha aprobado en otros países, aunque no ha desechado, si los contagios siguen subiendo, medidas menos drásticas como limitar el horario de cierre de establecimientos o incluso un nuevo toque de queda.

En ese sentido, ha comentado que si la incidencia sigue subiendo “tocará pasar a mayores”, pero ha recalcado que no se puede actuar con “una idea preconcebida”, como pensar que por el alto índice de vacunación no será necesarias nuevas restricciones, sino en función de los datos y, para eso, la evolución de las dos próximas semanas serán “fundamentales”.

En cualquier caso, ha subrayado que la situación epidemiológica actual, pese al “crecimiento sostenido” que se está produciendo en transmisión y algo menor en ingresos, no se puede comparar a la del año pasado porque, gracias a la vacunación, las tasas de incidencia están “por debajo, pero sobre todo las de hospitalizaciones y camas UCI ocupadas y las muertes no tienen nada que ver” con 2020.

En ese sentido, ha señalado que si aumentan los contagios habrá también más casos “complicados” y puede que sea necesaria alguna nueva restricción a la espera de ver cómo funciona el pasaporte covid, que hoy ha autorizado implantar el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, además de seguir haciendo mucho control en que se respete la ventilación y el uso de mascarillas en interiores.

Asimismo, ha recalcado la importancia de que se acelere la vacunación de la tercera dosis de los mayores de 60 años para alcanzar al 99% de este colectivo ya que es el grupo que registra casos más graves.

Por otra parte, ha comentado que el solo anuncio de que se iba a implantar el pasaporte covid ya ha tenido “un impacto positivo” como es el aumento de la vacunaciones, como se vio en las largas colas que se formaron en los puntos móviles instalados este fin de semana, de personas que quieren asegurarse el acceso a espacios de ocio y hostelería ya que se aproximan las fiestas de Navidad y la Nochevieja.

De hecho, ha explicado que, con esta medida, se perseguía dos cosas: que sirva de “empujón” a la vacunación y que “contribuya a reducir en alguna medida los brotes”, aunque descarta, por la experiencia de otros países, que vaya a tener “un gran impacto” a efectos global para cortar la transmisión.

No obstante, también ha advertido de que a los expertos les da “miedo” que su implantación suponga un relajamiento del resto de medidas al pensar la población que, al estar todos vacunados, en un espacio no habrá transmisión y en ese sentido ha resaltado la labor de la Consejería de Sanidad “haciendo mucho hincapié en que el pasaporte es una medida más no que quita las otras”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS