_
_
_
_
_

Corbera de Llobregat, Cervelló y La Palma: los tres primeros municipios de Barcelona donde se reducirá la presión del agua

El AMB comenzará las restricciones de suministro en fase de Emergencia I en las poblaciones donde el consumo es más alto

Clara Blanchar
Corbera de Llobregat, en una imagen de archivo.
Corbera de Llobregat, en una imagen de archivo.

Corbera de Llobregat, Cervelló y La Palma de Cervelló. Estos tres municipios del entorno de Barcelona, prácticamente pegados entre ellos, serán los primeros donde habrá restricciones de agua cuando se entre en fase de Emergencia I por sequía, previsiblemente el 1 de febrero. Suman 28.000 habitantes. Las restricciones se materializarán bajando la presión del agua. Y son estas tres poblaciones porque son las que registran mayores consumos de agua: entre 262, 282 y 278 litros por persona y día en noviembre, respectivamente. Las cifras están muy por encima del tope de 200 litros por persona y día que contempla el plan de sequía de la Generalitat en Emergencia I. En los próximos días, el Área Metropolitana de Barcelona ordenará a las compañías suministradoras que comiencen a hacer pruebas para bajar la presión.

La paradoja es que en estos tres municipios aproximadamente la mitad del agua se pierde en fugas. Son municipios con orografía complicada (muchas cuestas) y con núcleos dispersos. Corbera de Llobregat, el mayor de los tres (15.000 habitantes), tiene 30 urbanizaciones. Hay algunas viviendas unifamiliares con piscina y césped, pero este no es el principal problema. El drama es la red, antigua y muy extensa: tiene 170 kilómetros de tuberías, explicaba hace pocos días la alcaldesa, Rosa Boladeras en declaraciones a Catalunya Ràdio. Cobera es, además, uno de los municipios que han alzado la voz porque en julio pasado solicitaron a la Agencia Catalana del Agua (ACA) una ayuda de 300.000 euros para reparar y el dinero no llega.

Basta entrar en la página web del Consistorio para comprobar que las obras en la red son constantes. “Aprobada la renovación de la red de agua en la urbanización de la Creu Sussalba en un tramo de la carretera”, anunciaba el Consistorio en diciembre sobre unas obras que costarán 108.000 euros y serán pagadas con fondos europeos Next Generation. “Obras de renovación de la red de agua en Can Llopard”, señala en otro aviso sobre “renovación de tuberías” de finales del año pasado.

El director de servicios del ciclo del agua del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Fernando Cabello, confirma que el criterio para comenzar las restricciones es allí donde los consumos sean más altos: “No sabemos en qué orden, pero las caídas de presión comenzarán por la parte del territorio donde la dotación [el agua que llega a la red] es más alto”, aclara Cabello. Como ha explicado en otras ocasiones, de entrada, la reducción de caudal consistirá en aplicar de día la presión que ya se rebaja normalmente en las horas de noche. Y a partir de ahí, si no baja el consumo, reducir progresivamente la presión.

Pero bajar la presión en estos tres municipios es todo un reto, por el desnivel y por la longitud y mal estado de la red. El sistema es, pues, muy sensible: si las bajadas de presión son excesivas y cortan el agua, a la vuelta, se pueden producir reventones. Las pruebas podrían comenzar en cualquier momento, porque los tres municipios rebasan también el consumo máximo de la actual fase de preemergencia, que está en 210 litros por persona y día.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Cabello reivindica que la media de consumo en el global del Área Metropolitana de Barcelona es de 170 litros por persona y día, un consumo razonable que no superaría el tope hasta la fase de Emergencia III, cuando será de 160 litros por persona y día. “En términos metropolitanos cumplimos el plan de sequía, haremos los deberes, pero hay que destacar que la mayoría de municipios cumplen”, señala.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Clara Blanchar
Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_