Barcelona limita a dos días el riego de jardines privados y vacía sus fuentes ante la sequía

El Ayuntamiento reducirá el agua potable para limpiar las calles y pide duchas de cinco minutos

El pantano de Sau este martes.
El pantano de Sau este martes.Gianluca Battista

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este martes la limitación del riego de jardines privados a dos días por semana, el vaciado de casi la mitad de fuentes públicas y la reducción del agua en los servicios de limpieza municipal. Estas medidas forman parte de la alerta de sequía que la Generalitat ha extendido a la capital catalana y a su área metropolitana. El regidor de Emergencia Climática, Eloi Badia, ha asegurado que los hogares barceloneses no notarán en el día a día las limitaciones pero pide a sus ciudadanos “no bajar la guardia”. Casi la mitad (42%) de las fuentes ornamentales de la ciudad, que funcionan con agua potable, se vaciarán. Por ejemplo, la de paseo de Gràcia, en el corazón de la ciudad. Otras emblemáticas, como la de Montjuïc no experimentarán cortes de suministro. Las fuentes de consumo humano sí se mantendrán.

Badia ha resaltado la “máxima coordinación” de la Administración local con el plan general de la Generalitat, que persigue la reducción general del 5% del consumo en el “uso domiciliario, comercial industrial y otros usos recreativos” a través de limitaciones en el consumo de agua por persona diarios, la disminución del agua potable en los servicios públicos y las restricciones en agricultura, ganadería e industria. Actualmente hay 550 municipios en toda la Comunidad afectados por las restricciones tras un año seco y con escasas precipitaciones. Sobre cómo el Consistorio controlará que los ciudadanos cumplen con las limitaciones, el concejal ha explicado que será “la empresa concesionaria” (Aigües de Barcelona), la que notificará al Ayuntamiento en qué domicilios se puede estar produciendo un exceso de consumo.

El regidor ha indicado que el escenario para abordar esta sequía ha cambiado desde la última gran sequía en 2008 por dos factores principales: “más recursos y menos consumo”. Ha mencionado las inversiones hídricas realizadas desde entonces a través de plantas potabilizadoras y desalinizadoras como la de El Prat, construida en 2009. El regidor también ha celebrado la “actitud ciudadana” que ha reducido el consumo por persona diario en un 14% desde 2008 (de 170 a 147 litros por persona y día). Por ello, pese a estos avances, el político ha lamentado que este evento refleja “la magnitud del cambio climático”.

A pesar de esa “mayor concienciación” el Ayuntamiento solicita a la ciudadanía varias medidas de ahorro particular ya recogidas en el decreto de sequía del Govern: Los jardines privados se regarán un máximo de dos veces por semana: el miércoles y sábado (para los hogares con numero par) y los jueves y los domingos (número impar). El riego de jardines públicos se realizará con horario nocturno.

No se podrán llenar piscinas sin sistemas de recirculación, excepto el primer llenado de piscinas de nueva construcción. Y las que tengan este equipamiento tampoco podrán llenarse al completo. El Consistorio remarca que no afecta a las piscinas de agua de mar sin conexión con las redes de abastecimiento públicas. Fuera de los establecimientos dedicados a la limpieza de vehículos con “sistemas de recirculación de agua” no podrán utilizarse mangueras, sino cubo y esponja.

Detalle del pantano de Sau.
Detalle del pantano de Sau. Gianluca Battista
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El documento también incluye recomendaciones respecto al ahorro individual como realizar duchas “de cinco minutos en lugar de bañarse” (que permiten un ahorro del 80%), adquirir lavaplatos de bajo consumo o regar las plantas también en horario nocturno “para evitar la evaporización”.

La limpieza de calles y demás espacios públicos se realizará “con el mínimo gasto de agua indispensable y evitando, cuando sea posible, el uso de agua potable”. El regidor de Barcelona en Comú, ha resaltado que el agua usada por los servicios municipales se ha reducido un 11% y que el empleo de agua freática, obtenida del subsuelo de la ciudad, ha aumentado un 51% en estas labores. La red de este recurso hídrico alternativo en la ciudad, que no pueden mezclarse con las tuberías de agua potable, alcanza actualmente los 100 kilómetros de canalizaciones. Badia ha señalado que la última gran inversión, en Glòries ha logrado aumentar un tercio los hectómetros cúbicos obtenidos: “de 1 a 1,5″.

Fuentes de la Agencia Catalana del Agua (ACA), el máximo órgano gestor en esta materia de la comunidad, explican que la situación tiene vistos de complicarse de cara a la próxima primavera. Si en invierno no llueve lo suficiente, los agricultores corren el peligro de afrontar la temporada de riego (que se inicia en junio) con la cantimplora prácticamente vacía. El riego consume el 70% de los recursos hídricos, según la UNESCO.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS