El expresidente del Barça Sandro Rosell, absuelto de delito fiscal

El juez exculpa al empresario, que afrontaba casi tres años de cárcel, del impago de 230.000 euros a Hacienda cuando presidía el club

El expresidente del Barça Sandro Rosell, a su llegada al juicio acompañado por el abogado Pau Molins.
El expresidente del Barça Sandro Rosell, a su llegada al juicio acompañado por el abogado Pau Molins.Enric Fontcuberta (Europa Press)

Sandro Rosell ha vuelto a salir airoso de un proceso penal contra él. El juez ha absuelto al expresidente del FC Barcelona de un delito fiscal por el que la Fiscalía solicitaba una condena de dos años y nueve meses de cárcel. La sentencia considera que no ha quedado probado que Rosell defraudara más de 230.000 euros a Hacienda en 2012, mientras dirigía el club azulgrana. El empresario, que ahora medita ser alcaldable por Barcelona, fue absuelto por la Audiencia Nacional por organización criminal y blanqueo de capitales, y esta nueva resolución judicial facilita su acceso a la política.

La Fiscalía sostenía que Rosell utilizó una empresa que carecía de estructura (TOC) para obtener rentas que debió haber declarado como ingresos en su declaración de IRPF. La empresa facturaba a clientes que, según la tesis del ministerio público ahora tumbada por la justicia, recibían servicios de Rosell. Pese a defender su inocencia, el expresidente azulgrana devolvió de antemano la cuota presuntamente defraudada, con lo que logró que la Fiscalía apreciara la atenuante de reparación del daño y rebajara la petición de pena.

En mayo de 2017, Rosell fue detenido y permaneció 21 meses en prisión preventiva acusado de blanquear comisiones por la retransmisión de partidos de la selección brasileña de fútbol y por un contrato de esponsorización con Nike. Aunque la Fiscalía pedía seis años de cárcel, la Audiencia Nacional acabó absolviéndole. De la investigación a Rosell surgieron indicios de fraude fiscal que ahora, tras el juicio, no han quedado acreditados.

En la vista oral, celebrada hace apenas diez días, Rosell se acogió a su derecho a no declarar “por consejo de los abogados”. Y se remitió a la declaración prestada hace cuatro años, durante la instrucción del caso, cuando negó que hubiera voluntad de defraudar a Hacienda en la operativa de su empresa. Tanto él como su abogado, Pau Molins, afirmaron que se había producido un “cambio de criterio sobrevenido” de Hacienda y que Rosell nunca tuvo la intención de ocultar ingresos al fisco.

Esta nueva absolución, sin embargo, no es el final de los problemas de Rosell con la justicia. El próximo octubre se sentará de nuevo en el banquillo de los acusados por las presuntas irregularidades en el fichaje de Neymar. La Fiscalía solicita para él cinco años de prisión por corrupción entre particulares y estafa por las maniobras para fichar al delantero brasileño para el Barça en 2013.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS