La jueza de instrucción deniega la libertad al pistolero de Tarragona el día antes de recibir la eutanasia

La resolución considera que existe un riesgo de fuga y subraya que el acusado no ha mostrado arrepentimiento del ataque a sus excompañeros de trabajo

Marin Eugen Sabau, durante el asalto a la sede de Securitas en Tarragona.
Marin Eugen Sabau, durante el asalto a la sede de Securitas en Tarragona.

Una juez ha rechazado la petición del ‘pistolero de Tarragona’, Eugen Sabau, para quedar en libertad antes de que se le practique este martes 23 de agosto la eutanasia que solicitó, al apreciar riesgo de fuga ya que estaría en un hospital sin vigilancia, y subrayar además que no se ha arrepentido de su ataque.

Así lo ha resuelto la titular del juzgado de instrucción número 5 de Tarragona, en un auto en el que desestima la petición de la defensa de Sabau, al concluir que acordar su libertad “no alteraría en demasía” su actual situación, ya que pasaría de estar ingresado en el Hospital Penitenciario de Terrassa a otro hospital ordinario, aunque sin vigilancia policial, lo que comporta un riesgo de fuga.

El Consorcio Sanitario de Terrassa (Barcelona), donde el ‘pistolero de Tarragona’ se encuentra ingresado en el módulo penitenciario, con una lesión medular irreversible, ha programado para este martes su eutanasia, después de que el Tribunal Constitucional (TC) haya rechazado los últimos recursos con los que sus víctimas pretendían paralizar su muerte asistida.

La defensa de Sabau pidió a la juez que le revocara la orden de prisión preventiva que dictó el 17 diciembre de 2021 y que le dejara en libertad los días previos a la muerte asistida que el pistolero solicitó y que se le autorizó, para que se pudiera despedir de sus familiares en un hospital ordinario.

En su auto, la juez discrepa de la defensa del pistolero y de la Fiscalía, que entienden que han desaparecido los fines perseguidos con la prisión preventiva. “Ciertamente puede decirse que, atendida la grave situación médica en la que se halla el investigado, puede prácticamente asegurarse que el riesgo de reiteración delictiva o riesgo de atentar contra la integridad de las víctimas, así como el riesgo de alterar fuentes de prueba, se han visto mitigados enormemente”, reconoce la juez. No obstante, la magistrada advierte de que, si se acordara la libertad provisional, habría un “elevado riesgo de fuga”, ya que en este caso ingresaría en un hospital ordinario sin vigilancia policial de ningún tipo, “donde cualquier tercero, familiar o amigo, podría acceder fácilmente al mismo y facilitarle la huida”.

“No puede obviarse que el previsible futuro que puede esperarle es cuanto menos sombrío, pues está sometido a un proceso de eutanasia para el que ya hay fijada fecha el próximo 23 de agosto de 2022 o, en caso de renunciar al mismo, le espera un proceso judicial donde se le van a solicitar penas que, solo por los delitos de homicidio en grado de tentativa, pudieran elevarse a varios años de prisión; ello permite presumir la concurrencia de un riesgo de fuga muy elevado”, apunta la juez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Además, la magistrada sostiene que el riesgo de fuga se ve “acrecentado” por el hecho de que el pistolero no ha manifestado a lo largo del procedimiento ningún tipo de arrepentimiento ni ha pedido perdón a las víctimas, de lo que se desprende “una escasa voluntad por su parte de asumir responsabilidades por sus actos, al menos en el proceso judicial en el que está inmerso”.

La juez también argumenta que el hecho de que el pistolero siga en un hospital penitenciario no le impide recibir visitas de sus familiares y allegados, por lo que considera que rechazar su libertad no afectará “de forma evidente” a su situación, pues su estado físico “le impide abandonar en este momento el entorno hospitalario”.

El 14 de diciembre del año pasado, Subau disparó contra tres de sus excompañeros de trabajo en las oficinas de una empresa de seguridad, en pleno centro de Tarragona, y huyó. Poco después, disparó a un agente de los Mossos d’Esquadra en un control y se atrincheró en una masía abandonada de Riudoms (Tarragona), hasta que fue neutralizado tras un tiroteo en el que resultó herido.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS