Los abogados piden paralizar la eutanasia del pistolero de Tarragona: “¿Qué pasa con el resarcimiento de las víctimas?”

Los letrados de las cuatro víctimas, todas heridas por Marin Eugene Sabau, plantean de urgencia un recurso al Tribunal Constitucional para lograr una resolución que frene el proceso de muerte voluntaria

Imagen captada por las cámaras de seguridad de las oficinas de Securitas en Tarragona, el 14 de diciembre de 2021.

Los abogados de las víctimas del pistolero de Tarragona trabajan contra reloj para tratar de paralizar el proceso de eutanasia solicitado por Marin Eugene Sabau, el vigilante de seguridad que quedó parapléjico el pasado 14 de diciembre, al ser neutralizado a tiros por los Mossos d’Esquadra después de haber irrumpido a balazos en las oficinas de la empresa para la que trabajaba. Hirió a tres compañeros y, luego, disparó contra un agente de los Mossos d’Esquadra. “Tenemos un problema, no sabemos si vamos a llegar a tiempo”, admite Mireia Ruiz, letrada de uno de los trabajadores que resultaron heridos durante el asalto de las oficinas de Securitas en Tarragona. “Él tiene derecho a una muerte digna, claro, ¿pero qué pasa con el resarcimiento de las víctimas?”, pregunta la letrada.

Las maniobras de los abogados de los heridos buscan agilizar la entrada del expediente en el Tribunal Constitucional, sin disimular el agobio por si no hay margen para suspender la eutanasia. “Sin juicio, aún se agrava más el sufrimiento de las personas afectadas, se ven impotentes”, afirma la abogada. Si el Constitucional no acepta el recurso y la suspensión, se aplicará la eutanasia a Marin Eugene Sabau, que ya llegó a tener fecha para el proceso, el pasado 28 de julio, pero que finalmente se paralizó.

La Audiencia de Tarragona ha despejado el camino para que se lleve a cabo el protocolo de muerte voluntaria solicitada por el vigilante de seguridad, de 46 años, que permanece ingresado en el Hospital penitenciario de Terrassa. Durante el proceso para evaluar su solicitud, declaró por videoconferencia y su testimonio, poniendo de relieve que sufre dolores constantes, ha resultado determinante para que el equipo médico de la Comisión de Garantías y Evaluación dictamine que reúne “los requisitos” para que se proceda a practicar una eutanasia.

El abogado del mosso que resultó herido por un disparo de Eugene pidió que se paralizase el proceso porque existe una causa penal en marcha y hay que dar respuesta a las víctimas. La Fiscalía se adhirió a la petición.

Los recursos lograron detener la eutanasia del vigilante de seguridad, pero la decisión de la Audiencia Provincial de Tarragona ejerce un impulso que las víctimas temen que pueda ser definitivo. “La decisión de la Audiencia es errónea. No ha tenido en cuenta el sufrimiento de las víctimas, y tampoco su dignidad”, lamenta el letrado José Antonio Bitos, que representa al mosso herido. “Al fin y al cabo, esta es una situación que ha provocado él mismo, después de atentar contra la vida de otras personas”, añade Mireia Ruiz. ”No negamos su derecho a la eutanasia, pero que se posponga el ejercicio de ese derecho a después del juicio”, alega.

Tras asaltar las oficinas de Securitas, el vigilante de seguridad inició una huida en dirección a Reus. Por el camino la emprendió a tiros con una patrulla de los Mossos y, después, se refugió en una masía abandonada cercana a Riudoms. Eugene declaró que fueron los agentes quienes abrieron fuego en primer lugar y que, tras recibir un primer disparo en el pecho, quedó “inconsciente”. “No me avisó nadie, me dispararon directamente sin avisarme ni hablar conmigo”, dijo. Eugene, aficionado a las armas y miembro de un club de tiro, sobrevivió al enfrentamiento con la policía, pero quedó gravemente herido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS