Jean Paul Gaultier, ante su exposición en Barcelona: “Quiero mostrar mujeres poderosas”

CaixaForum exhibe hasta el 23 de octubre la muestra a cargo del reconocido modista francés en la que explora su relación con el cine, además de la obra de diseñadores famosos como Coco Chanel, Balenciaga o Pierre Cardin en el séptimo arte

El diseñador Jean Paul Gaultier interviene en la presentación de la exposición 'Cinema i moda. Per Jean Paul Gaultier', en el CaixaForum Barcelona, este lunes.
El diseñador Jean Paul Gaultier interviene en la presentación de la exposición 'Cinema i moda. Per Jean Paul Gaultier', en el CaixaForum Barcelona, este lunes.Kike Rincón (Europa Press)

La imaginación de Jean Paul Gaultier (Bagneux, Francia, 70 años) se encendió un verano a principio de los años 50, cuando vio por primera vez la película que marcó su destino: Falbalas (1945), de Jacques Becker, un retrato del mundo de la moda. Costureras confeccionando vestidos para sus clientas, el proceso de pruebas, la preparación de los desfiles... y la aparición de un diseñador famoso, Clarence, con el que Gaultier se identificó inmediatamente. El futuro modista tenía 13 años. Cuando vio al personaje interpretado por Raymond Rouleau, exclamó: “¡Quiero ser como él!”. Con el tiempo, Gaultier se convirtió en uno de los diseñadores más influyentes en la escena del diseño mundial. La importancia del séptimo arte en su obra tampoco lo abandonó.

Desde este lunes y hasta el 23 de octubre se exhibe en el CaixaForum de Barcelona la muestra itinerante Cine y moda. Por Jean Paul Gaultier, que comenzó en Paris en 2021 y llega a Barcelona después de haber pasado por Madrid, en lo que fue el comienzo de la gira que se extenderá por otras ciudades de España. La exposición, que ha sido preparada en colaboración con la Cinémathèque francesa, plasma la mirada sobre el cine y la moda del diseñador a través de piezas suyas y de otros creadores. Durante la rueda de prensa previa a la inauguración, el creador destacó uno de los ejes que han determinado tanto su trabajo como la exposición, que ha comisariado junto a Florence Tissot: “He querido mostrar la visión de una mujer que con el tiempo adquiere más poder, mujeres poderosas desde el prisma de la ropa y del cine”.

Una visitante en una de las salas del CaixaForum de Barcelona.
Una visitante en una de las salas del CaixaForum de Barcelona. Marta Pérez (EFE)

Entre las más de 100 piezas de indumentaria cinematográfica que se exhiben está el vestido que llevó Grace Kelly en La ventana indiscreta (1954); también el de Mailyn Monroe en Eva al desnudo (1950) o el corsé con pechos cónicos que usó Madonna en su gira Blond Ambition World Tour de 1990, que diseñó el propio Gaultier: “Son casi una agresión erótica y, paradójicamente, una armadura que protege al mismo tiempo; es la mujer que agrede con sus pechos. Es la fusión del poder masculino y la sensualidad femenina”, describe el modista en el catálogo de la exposición, que además alberga fragmentos de más de 90 películas y 125 representaciones gráficas (carteles, bocetos, fotogramas y fotografías).

La transformación de la masculinidad en el cine, “paralela” a la de la mujer, también está presente en la muestra. “Creo que Marlon Brando es el ejemplo típico [de esta transformación]”, indicó Gaultier durante su intervención: “El hombre se feminiza, casi se vuelve mujer, un objeto. Brando aporta una sensibilidad, una sensualidad y una sexualidad vivaz. Su historia de la camiseta que transpira [en Un tranvía llamado deseo (1951)] es algo que se puede ver en paralelo a la Belle Époque con Brigitte Bardot, con la revolución que hizo a la mujer libre”. La subversión de las costumbres promovida por el cine se mantendría en las décadas siguientes, y seguirían inspirando la obra del modista francés.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Vestuario que utilizó Christopher Reeve en la película Superman IV, de1987.
Vestuario que utilizó Christopher Reeve en la película Superman IV, de1987.Kike Rincón (Europa Press)

Durante su primer desfile masculino prêt-à-porter (prendas de carácter funcional y de producción industrial), Gaultier convirtió la camiseta a rayas de inspiración marinera, con la espalda descubierta (“característica ligada a la feminidad”, según resalta la exposición), en una de sus obras emblemáticas. La pieza daba una idea de su concepción del hombre-objeto, y se había inspirado en películas como Querelle (1982), de Rainer W. Fassbinbder, donde se ve a marineros “de fálica belleza” con un “homoerotismo subversivo”. Pronto, su predilección por la transgresión lo hizo decantarse por el “punk explosivo” y el “kistch aparatoso”, sobre todo para las películas en las que colaboró con Pedro Almodóvar, el cineasta con quien más ha disfrutado trabajar, según confesó Gaultier, que en 2020 se retiró de las pasarelas por todo lo alto.

Para la gira española, la muestra del CaixaForum ha incluido la obra de diseñadores españoles como Balenciaga o Paco Rabanne, además de la referencia a figuras nacionales como Rossy de Palma, Sara Montiel o Antonio Banderas. Estos nombres se unen al de otros como Coco Chanel, Pierre Cardin o Hubert de Givenchy, que exhiben la sintonía entre el mundo de la moda y el del séptimo arte. La exhibición guía a través de cinco ámbitos que muestran las inspiraciones cinematográficas de Gaultier; el examen de los arquetipos masculinos y femeninos en la gran pantalla; los inicios de la androginia en Hollywood; la moda revolucionaria de los años sesenta, coincidiendo con la era espacial y el underground; además de una última sala, donde se hace un homenaje a los desfiles como celebración última de la moda, así como su representación en el cine.

Conjunto creado por Jean Paul Gaultier para un desfile, inspirado en La naranja mecánica (1970), de Stanley Kubrick.
Conjunto creado por Jean Paul Gaultier para un desfile, inspirado en La naranja mecánica (1970), de Stanley Kubrick.Kike Rincón (Europa Press)

Al inicio de El imperio de lo efímero. La moda y su destino en las sociedades modernas (1987; publicado por Anagrama), uno de los ensayos determinantes para entender el fenómeno que plantea, el sociólogo francés Gilles Lipovetsky empieza de manera elocuente, diciendo: “Entre la intelectualidad el tema de la moda no se lleva”. Después de más de tres décadas, parece que este ha dejado de ser el caso. Paralelamente a la exhibición, la Fundación La Caixa organizará un ciclo de conferencias (en las que participará el propio Lipovetsky) para reflexionar sobre la cultura de la moda. Esto además de un ciclo de cine que explora la influencia que ha tenido la moda en el séptimo arte, comisariado por Rossy de Palma, con películas como Kika (1993), de Almodóvar, o el clásico de Federico Fellini de 1960, La Dolce Vita.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS