Ratas y desechos: Indignación en Maçanet por el agua de los pozos

La inspección municipal destapó que la planta potabilizadora y las cañerías estaban “recubiertas de mierda”

Pozo de agua en Maçanet de la Selva.
Pozo de agua en Maçanet de la Selva.Ayuntamiento Maçanet

La alcaldesa de Maçanet de la Selva (Girona), Natàlia Figueras, ha acusado este viernes a la empresa Rec Madral, encargada de abastecer de agua potable, de “jugar con la salud” de los vecinos de la urbanización Maçanet Residencial Park. La alcaldesa afirma que más de 3.000 vecinos consumían agua de pozos “sin tratar y la recibían como agua potable”. Tras conseguir la titularidad del servicio y de la gestión, los técnicos municipales accedieron a las instalaciones que tenía Rec Madral y descubrieron que la planta potabilizadora y las cañerías estaban “recubiertas de mierda”. Encontraron gusanos y ratas en un pozo no declarado, según la edil, que “a pesar de no estar autorizado por Salud era de donde sacaban el agua cuando la que tenían en los otros pozos se acababa, sobre todo los fines de semana”. El Ayuntamiento ha anunciado que tomará medidas legales.

El Pleno de Maçanet de la Selva debatió este jueves en sesión extraordinaria todas las medidas de emergencia adoptadas por el Consistorio respecto a la situación y gestión del agua en Maçanet Residencial Park. Se trata de una urbanización privada de los años 70 del siglo pasado. En 1992 pasó a ser de titularidad municipal, a excepción del servicio de agua. Debido a las reiteradas quejas de los vecinos, porque el agua les salía marrón, en 2014 y 2017 el Ayuntamiento intentó conseguir su titularidad, sin éxito. Con la entrada del actual equipo de gobierno en 2019 se iniciaron los trámites y tras un largo periplo, hace unas semanas consiguió la titularidad del servicio y de la gestión del agua. Todavía analizan cómo acceder a la titularidad de las instalaciones, comprándolas a la titular de los pozos y promotora de la urbanización, que les pide 2,5 millones de euros, o vía expropiación. Rec Madral pide otros 2,5 millones al Consistorio “por las inversiones hechas”. El ACA ha confirmado a El País que la empresa les debe 3,5 millones.

El 29 de abril el Consistorio emitió un “decreto de emergencia” para gestionar el servicio y el 24 de mayo asumió la gestión del servicio del agua de esta la urbanización –a través de Agbar, que lleva la concesionaria del municipio- después de un corte del suministro imprevisto de más de 48 horas, de otras incidencias ocurridas en los últimos meses y de que la prestadora privada del servicio mandara una carta a los vecinos advirtiendo de que no podía garantizar el suministro en verano. Desde ese día han revisado todas las instalaciones y adoptado medidas para garantizar la continuidad del suministro y la salubridad y calidad del agua que llega a las casas.

El principal problema que se han encontrado, según Figueras, es que “a parte de la falta de mantenimiento, obsolescencia de las instalaciones y falta de higiene de los depósitos y tuberías, el sistema de abastecimiento de agua no está debidamente dimensionado para abastecer esta urbanización con 54 kilómetros de calle, 1.800 viviendas, y calculan que más de 3.000 vecinos, aunque los censados sean 2.100″. Asegura que “Maçanet Residencial Park ha crecido mucho durante estos años y las instalaciones del agua no lo han hecho paralelamente con ella, lo que hace que no llegue suficiente cantidad de agua a los depósitos y la que llega no puede ser distribuida de forma eficiente”.

El Consistorio está haciendo mejoras como la reparación de maquinaria existente, sustitución de bombas de impulsión, revisión de los elementos de captación, cloración del agua –porque la planta potabilizadora además de tener la luz pinchada, no ponía cloro y ahora deben echar 1.200 litros a la semana-, control mediante analíticas y reparaciones urgentes de la red de distribución, e instalación de contadores en domicilios particulares. Se valoran inicialmente en unos 650.000 euros, pero calculan que al menos necesitarán invertir 5 millones, cuando es un municipio de unos 7.000 habitantes con 11millones de presupuesto.

También han tenido que hacer importantes trabajos de limpieza y desinfección de depósitos y red de distribución que se encontraban obturadas por residuos de hierro, barro y en algunos casos de animales muertos. A pesar de que prevén un verano complicado, por que “habrá que reparar y adecuar muchas instalaciones sumándole la sequía que se aproxima” para cumplir el objetivo prioritario de estos meses, “garantizar la potabilidad del agua”, Figueras cree que es “mucho mejor que depender de la gestión de Rec Madral”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Rec Madral opera también en municipios como Lloret, Llagostera, Vidreres o Caldes de Malavella, y para Figueras “es sorprendente que una empresa que debe millones al ACA, que no ha invertido, que cobra lo que quiere a los vecinos y no cumple ninguna normativa sanitaria, esté gestionando un bien como es el agua y de rositas, en una situación normal debería estar cerrada y en la cárcel”. Salud se limitó a decirles que las instalaciones “no son óptimas” para llevar la gestión del agua.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS