El independentismo se revuelve tras la publicación de los audios sobre la Operación Cataluña

Artur Mas, sobre la grabación de Villarejo: “Aquello tuvo un impacto grande sobre el resultado electoral”. El ‘expresident’ acusa al entorno de Rajoy de estar al corriente y no descarta acciones judiciales

Artur Mas entra al hemiciclo catalán en una imagen tomada el 6 de abril del año pasado.
Artur Mas entra al hemiciclo catalán en una imagen tomada el 6 de abril del año pasado.Albert Garcia

El independentismo catalán, y concretamente, los representantes de la extinta Convergència Democràtica de Catalunya siempre se han mostrado convencidos de que las acusaciones de corrupción contra sus dirigentes surgidas semanas antes de las elecciones de 2012 a través de la trama corrupta que lideraba el comisario José Manuel Villarejo perjudicaron sus expectativas electorales. Este miércoles, tras escuchar los audios publicados por EL PAÍS, en los que Villarejo y Francisco Martínez, el jefe de gabinete de Interior que después fue número dos del ministerio, urdían una trama de acusaciones falsas sobre cuentas en Suiza, Artur Mas ha afirmado que el episodio “tuvo un impacto grande sobre el resultado electoral”. Mas, que entonces era candidato a la Generalitat, considera que La Moncloa, el entorno de Mariano Rajoy, estaba al corriente de todo el plan para desprestigiar a su partido, y asegura que sopesa acciones judiciales.

El expresidente de la Generalitat ha contado a este diario que está valorando la posibilidad de emprender acciones legales. Sin embargo, recuerda que en su día la justicia archivó una querella presentada contra El Mundo a raíz de la publicación de sus supuestas cuentas en Suiza en 2012, argumentando que la información que se demostró errónea quedaba “enmarcada y justificada de forma plena por el ejercicio de su derecho a la libertad de información”. Los letrados de Mas han llevado el caso a los tribunales europeos, donde sigue abierto.

Mas, en una entrevista en Rac1, también ha ahondado en que la publicación de esas acusaciones falsas puede suponer un delito electoral y en que “se han pisoteado derechos fundamentales desde el propio Estado”, trazando un paralelismo entre lo que pasó en 2012 y el escándalo de las escuchas a dirigentes independentistas que ha trascendido las últimas semanas. “Si todo un Estado, como se está viendo, utilizaba métodos ilegales para lograr finalidades políticas, esto no puede quedar así. A los líderes independentistas se nos ha juzgado del derecho y del revés por alterar, dijeron, los marcos legales, y no puede ser que el Estado, que los alteró mucho antes lesionando derechos fundamentales evidentes, se vaya de rositas”.

El exlíder convergente no ha querido señalar directamente a Mariano Rajoy, pero sí ha dicho que “Moncloa” estaba al corriente de lo que se estaba urdiendo desde el ministerio capitaneado por Jorge Fernández Díaz con el comisario Villarejo. “El adjetivo ‘miserable’ es absolutamente preciso para definir al exministro Jorge Fernández Díaz”, ha apuntado el exconsejero de la Generalitat, Josep Rull. Una idea que comparte el exalcalde de Barcelona Xavier Trias, a quien también varias informaciones periodísticas señalaron en su día como titular de una cuenta en Suiza y terminaron siendo falsas. “Se ha cumplido lo que dijo Fernández Díaz: que cuando la verdad se descubriera ya nos habrían matado políticamente. Esto es un escándalo, una muestra del todo vale contra los independentistas para defender lo que unos entienden como la unidad de España”, ha lamentado Trias.

Las elecciones catalanas de 2012 estuvieron marcadas por el proyecto independentista de Artur Mas, que se propuso obtener una mayoría suficiente para impulsar una consulta sobre la secesión y comenzar el llamado procés independentista. Las acusaciones de corrupción, alimentadas por informes apócrifos de la policía publicados en algunos medios, no tardaron en llegar y se mezclan en una campaña ya muy envenenada por los recortes sociales que estaba protagonizando el Govern de Mas. Las acusaciones más tajantes publicadas en algunos medios apuntaron a que la familia Pujol tenía más de 130 millones de euros en Suiza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los audios publicados ahora por EL PAÍS demuestran que Villarejo y el número dos del ministerio de Interior de la época, Francisco Martínez, estaban detrás de estas acusaciones, que posteriormente no se pudieron confirmar. CiU ganó las elecciones de 2012 pero perdió 12 escaños, lo que la dejó en manos de ERC para continuar con el plan soberanista. “La operación Cataluña de Villarejo logró alterar el resultado de las elecciones catalanas del 25 de noviembre de 2012″, manifestó este miércoles Pere Martí Colom, el jefe de comunicación de Junts per Catalunya, formación que sostiene el legado de la extinta Convergència. “El problema no son solo las cloacas del Estado, es también quién se aprovecha de ellas en Cataluña de forma partidista”, abundó.

Carles Puigdemont, el expresidente de la Generalitat huido en Bélgica desde noviembre de 2017, ha afirmado en las redes sociales que España es una gran “fábrica de fake-news”. “Es un sistema: políticos, policías, jueces y periodistas. Un engranaje de desinformación para alterar resultados electorales”. Jordi Turull, candidato a asumir la secretaría general de Junts y exconsejero indultado por el Gobierno, ha colgado en Twitter una fotografía con la portada de EL PAÍS y este mensaje: “Hoy debería ser un día de no parar de escuchar disculpas de todas aquellas personas que hicieron de estos informes de las cloacas del Estado bandera de su campaña electoral. ¡Veremos! Hay algunos que aún caen en la trampa…o no”. Dolors Bassa, exconsejera en el Govern de Puigdemont y también indultada, relacionó las escuchas con el “miedo” que causa el independentismo, “porque rompe el status quo de muchos”. Ester Capella, delegada de la Generalitat en Madrid, criticó que “en España, a cada día que pasa la cloaca es más apestosa”.

Las revelaciones descubiertas por EL PAÍS coinciden con el agitado mar de fondo que hay en Cataluña a cuenta del caso Pegasus de presunto espionaje. El president Pere Aragonès insiste en la necesidad de cerrar sin tardanza un encuentro entre la Generalitat y La Moncloa. “Es extremadamente urgente que me vea con Pedro Sánchez”, puso de relieve Aragonès este miércoles en una entrevista en Aquí Cuní, de la SER. Aragonès critica la gestión que ha hecho el Ejecutivo de esta crisis. Sostiene que se ha producido una “fractura institucional” y carga las culpas en el PSOE y Unidas Podemos. “No esperen que confiemos en un Gobierno que no está actuando de forma clara y transparente, sin política de asunción de responsabilidades y sin garantías de repetición”, ha dicho.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS