_
_
_
_
_

Choque interno en Junts por el pacto con el PSC en la Diputación de Barcelona

Borràs aboga por abandonar el Ejecutivo mientras que Puigneró considera que hay que separar los planos municipal y nacional

Camilo S. Baquero
Jordi Puigneró
El vicepresidente del Gobierno catalán, Jordi Puigneró, a punto de comenzar su intervención en el Palau de la Generalitat, el pasado martes.MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

El PSC y Junts per Catalunya comparten el Gobierno de la Diputación de Barcelona, un ente clave en el reparto de subvenciones a los municipios y cargos para los partidos. La insistencia de la formación de Carles Puigdemont de que ERC deje de apoyar al Gobierno central como respuesta ante el caso de espionaje a más de 60 líderes independentistas cojea ante ese pacto en el ente provincial.

De cara a conseguir ganar autoridad moral y presionar aún más a los republicanos, que abogan por dar espacio a que el presidente Pedro Sánchez mueva ficha, Laura Borràs ha insistido este jueves, en una entrevista a Ràdio 4, su idea de que no se puede pactar y gobernar “con los partidos que utilizan las cloacas del Estado”. Borràs siempre ha sido muy crítica con esa unión en la Diputación pero no ha logrado revertir ese acuerdo.

Para la presidenta del Parlament es necesario que ante el llamado Catalan Gate “el independentismo tiene que pasar a otra fase y recuperar la unidad de acción”. La idea de romper ese pacto también fue expresada por otros dos independientes de ese partido: el diputado catalán Jaume Alonso Cuevillas y el representante en el Parlamento Europeo Toni Comín. “Es verdad que quien espía es el Gobierno español, no el gobierno de la Diputación. Pero es verdad que la presidencia de la Diputación está en manos del mismo partido del Gobierno español. Aquí todo el mundo debe hacer un ejercicio de coherencia”, ha dicho el exconsejero de Salud y ahora eurodiputado en TV3.

Pero el alma más neoconvergente del partido no ve tan clara esa ruptura. Incluso, el pasado martes, el presidente de la formación, Carles Puigdemont, había obviado responder cuando se le preguntó por ese pacto. La separación dejaría a Junts fuera del Ejecutivo de la Diputación y a la vez obligaría a replantear multitud de pactos municipales y en consejos comarcales, en los que se ha preferido pactar con el PSC para marginar a ERC. El vicepresident Jordi Puigneró, ha apostado en una entrevista a RAC-1 por “diferenciar” los pactos municipales de la política nacional.

La voz cantante de Junts en el Ejecutivo catalán ha asegurado que el próximo congreso del partido, en junio de este año, será la oportunidad para debatir sobre la política de pactos. Las chispas ya habían saltado en esa formación hace casi un mes, cuando la consejera de Justicia, Lourdes Ciuró, abogó por ser un partido de gobierno pese a las diferencias ideológicas con el PSC. La dirección no tardó ni un día en desmarcarse de esa idea.


Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Camilo S. Baquero
Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_