Ada Colau se queda sola al rechazar ampliar el aeropuerto de Barcelona sin tocar La Ricarda

El Ayuntamiento pide ahora la inversión para agrandar el aeródromo preservando la laguna protegida

Un aeropuerto despega del aeropuerto de El Prat, en septiembre.
Un aeropuerto despega del aeropuerto de El Prat, en septiembre.Albert Garcia (EL PAÍS)

El aeropuerto de El Prat se podría ampliar, si de una votación del Ayuntamiento dependiera, y el proyecto no tocara el espacio protegido de La Ricarda. Lo propuso este miércoles en la comisión de Economía en una proposición Junts, que logró el apoyo de todos los partidos salvo el PSC, que se abstuvo; y los comunes de la alcaldesa Ada Colau, que se quedaron solos en el no. La discusión evidenció de nuevo que el ejecutivo municipal discrepa sobre la cuestión: los comunes no quieren la ampliación; y el PSC liderado por Jaume Collboni sí.

Ya van varias votaciones sobre el tema en las comisiones de plenario, donde últimamente en el orden del día hay más puntos de pim-pam-pum entre partidos, que cuestiones ejecutivas a aprobar. Y si en mayo pasado el consistorio rechazó la ampliación, este martes el Ayuntamiento votó a favor de ampliarlo, siempre que no se toque el espacio protegido de La Ricarda (algo imposible a no ser que se cambie la operativa actual de las pistas y el ruido moleste a los vecinos de Gavà, cuya ex alcaldesa es la ministra de Transportes, Raquel Sánchez).

Más información

Junts per Cataluña logró los votos de ERC, Ciutadans, el PP, Barcelona pel canvi y una regidora no adscrita. El PSC se abstuvo y los comunes se quedaron solos al rechazar el texto. Concretamente, fija que el Ayuntamiento de Barcelona inste al Consejo de Ministros a aprobar un documento de regulación aeroportuaria (DORA) antes del 30 de septiembre que incluya: “la inversión prevista en el aeródromo de 1.700 millones de euros para convertirlo en un hub internacional”, y que “derive en un Plan Director que defina la ampliación, preservando la laguna de La Ricarda, minimizando la afectación ambiental y que pueda tener el aval de la Comisión Europea”.

El PSC presentó otra proposición que instaba a mantener el acuerdo firmado por el Gobierno y el Govern el pasado 2 de agosto. Solo obtuvo los votos de Ciutadans, PP, Barcelona pel canvi y la concejal no adscrita. Barcelona en comú, ERC y Junts votaron en contra.

Durante el debate los socios del gobierno municipal y los del gobierno catalán dispararon balas señalando la división cada uno de la otra coalición. Jaume Collboni culpó a la división en la Generalitat de la decisión del Gobierno de suspender la inversión. Y lanzó puyas a ERC, recordando a Ernest Maragall que cuando gobernó en la Generalitat, en 2009, duplicaron la capacidad de la instalación. El socialista también afirmó que Aena no tomará ninguna decisión contra los Ayuntamientos de Barcelona y el Prat ni la Generalitat.

Por parte de los comunes, Jordi Martí respondió a las críticas de la derecha que “el peligro” no es perder la inversión de 1.700 millones, sino “no tener Govern”. “Estar en contra de una inversión de 1.700 millones es ir contra la economía, no es cierto; no estoy por el decrecimiento, sino por un crecimiento sostenible social y ambientalmente”, afirmó y lamentó que el crecimiento en pasajeros registrado por El Prat no le ha llevado a ser un hub, sino “un aeropuerto low cost”.

Maragall, de ERC, acusó a Colau y Collboni de no tener una posición institucional y aseguró que su postura es favorable a “vuelos intercontinentales, protección ambiental, reducción de vuelos cortos y turismo sostenible”. Por parte de Junts, Elsa Artadi entendió que “si esta inversión no se hace es un fracaso por la ciudad y el país” y acusó al Gobierno municipal de buscar el decrecimiento.

Luz Guilarte, de Ciutadans, mantuvo que la “inversión es compatible con el medioambiente” y acusó a comunes, PSC, Junts y ERC de “hacer teatrillo echándose las culpas”. Josep Bou, del grupo municipal del PP pidió “no perder el tren de la inversión y la creación de empleo”. Eva Parera, de Barcelona pel canvi también habló de “fracaso y error grave dejar pasar la inversión” y aseguró: “El problema de los comunes no es La Ricarda, es que no quieren más turismo”. Y la concejal no adscrita Marilén Barceló coincidió: “Es lamentable estar contento de perder la inversión”.

El Prat y la PTP presentan alternativas

El Ayuntamiento de El Prat y la Asociación para la Promoción del Transporte Público (PTP) presentaron este miércoles un informe sobre actuaciones que consideran necesarias para la conexión ferroviaria del sistema aeroportuario catalán, como alternativas a la ampliación del Aeropuerto.

El alcalde, Lluís Mijoler, y el presidente de la PTP, Adrià Ramírez, presentaron el estudio que plantea “la mejora de las conexiones ferroviarias” entre el aeropuerto de Girona y de Reus con el Prat y otras ciudades por un total de 236 millones de euros.

Según Mijoler, el estudio “demuestra que hay alternativas para promover un modelo de infraestructuras al servicio del país y no de las grandes empresas”, por lo que pidió “un debate sin prisas ni chantajes”.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción