la crisis del coronavirus

La Generalitat confirma que las reuniones en Navidad podrán ser de hasta 10 personas en Cataluña

Josep Maria Argimon, secretario de Salud Pública, informa también de que “posiblemente” los niños de hasta 14 años no contarán porque su riesgo de contagio es muy bajo

Josep Maria Argimon, secretario de Salud Pública de la Generalitat.
Josep Maria Argimon, secretario de Salud Pública de la Generalitat.David Zorrakino / EP

La curva epidémica en Cataluña sigue bajando, aunque el Govern mantiene sus recelos tras la primera semana con los bares abiertos. El Ejecutivo catalán rechaza avanzar cuál es su proyecto para la Navidad, pero el secretario de Salud Pública, Josep María Argimon, ya ha confirmado este lunes que, tal y como prevé el plan de desescalada, a partir del 21 de diciembre se podrá reunir hasta 10 personas de dos burbujas de convivencia distintas.

El Departamento de Salud registra unos 1.200 casos nuevos cada día, según ha revelado el coordinador de la Unidad de Seguimiento de la covid-19, Jacobo Mendioroz. La velocidad de transmisión del virus sigue por debajo de uno (en 0,78), como recomiendan las autoridades sanitarias para mantener a raya el virus, y el riesgo de rebrote, que mide el crecimiento potencial de la epidemia, está por debajo de 200 por primera vez desde septiembre. Claro que este indicador sigue estando en riesgo muy alto y la incidencia acumulada es de 270 casos por 100.000 habitantes. “Esta semana será clave para ver el impacto de las medidas de reactivación de la actividad”, ha dicho Mendioroz.

Con la vista puesta en las fiestas navideñas, el Govern se instala entre la cautela y la esperanza. Avisos de precaución por la curva epidémica, todavía peligrosa, y anuncios de más permisividad para reactivar el ánimo. La consejera de Salud, Alba Vergés, ha rechazado este lunes avanzar qué restricciones habrá en Navidad y ha emplazado a esperar esta semana a la decisión del Procicat, el órgano que coordina la respuesta a la pandemia. Argimon, sin embargo, ha confirmado en RTVE que las reuniones (a partir del 21 de diciembre) en Cataluña podrán ser de hasta 10 personas que no pertenezcan a más de dos burbujas de convivencia, y que “posiblemente” los niños de hasta 14 años no contarán, ya que se ha demostrado que “su riesgo de contagio es pequeño”. Según el plan de desescalada, a partir del 21 de diciembre, Cataluña entraría en la fase 3 de reapertura, lo que implica ampliar los encuentros sociales a 10 personas y el levantamiento del confinamiento perimetral sobre la comunidad.

Queda por saber, no obstante, si el Govern retrasará el toque de queda durante las festividades navideñas y confirmar, en cualquier caso, si los niños cuentan o no como una persona en el cómputo de las reuniones sociales.

”Nuestro objetivo no debe ser llegar a Navidad, aún nos quedan muchos meses. Debe ser llegar a enero y febrero con unos buenos datos”, ha advertido Argimon. El Govern teme una tercera ola tras los eventuales excesos —y relajación de las medidas sanitarias— que se esperan en Navidad. De hecho, lejos de las buenas cifras con las que se avanzó a la llamada nueva normalidad tras el confinamiento, la presión asistencial persiste en los hospitales. Hay 1.752 personas hospitalizadas, 458 en cuidados intensivos. El director del Servicio Catalán de la Salud, Adrià Comella, avisó la semana pasada que los nuevos ingresos se cuentan aún por decenas, alrededor de una veintena diaria.

El Ejecutivo catalán no planea adelantar el pase de fase a antes del puente de la Constitución. Según el calendario previsto, el día 7 de diciembre, en mitad del puente, Cataluña pasaría a su fase 2, que contempla la suspensión del cierre perimetral municipal (se quedaría el de la comunidad) y menos restricciones de aforo en la restauración, los comercios y la cultura. “No hay prevista ninguna modificación”, ha insistido el consejero de Interior, Miquel Sàmper, ante la posibilidad de adelantar el levantamiento del confinamiento municipal para facilitar el acceso a segundas residencias durante el puente.

Ante la posibilidad de avanzar la salida al jueves para sortear las restricciones perimetrales, Sàmper ha avisado: “Si sale mucha gente de Barcelona, el confinamiento perimetral lo tendrán allá donde vayan y el dispositivo policial solo cambiará de lugar”.

Mendioroz ha vuelto a reiterar que, pese a la buena evolución de las cifras, no se puede bajar la guardia porque “la pandemia no se ha marchado”. “Tenemos que ser cuidadosos y responsables con el respeto a las medidas y reducir al máximo las interacciones”, ha dicho.

28.000 testados

Los cribados masivos desplegados por el Govern desde la semana pasada ya han testado a 28.100 personas. De ellas, el 1% dio positivo, una buena noticia, dijo Vergés, “porque denota que la transmisión ha ido bajando”.

El Departamento de Salud intensificará los cribados en 18 municipios de la Catalunya Central, en varios barrios de la ciudad de Barcelona, en el área Metropolitana Nord (Badalona y Santa Coloma) y en la Metropolitana Sud (Sant Sadurní d’Anoia, Gavà y Viladecans, entre otros).

Lo más visto en...

Top 50