la crisis del coronavirus

El Govern se enreda sobre la obligación del teletrabajo

El consejero de Trabajo asegura que ya es preceptivo y que habrá sanciones y Presidencia matiza que solo puede promoverlo

Una mujer teletrabaja desde su domicilio.
Una mujer teletrabaja desde su domicilio.Emilio Naranjo / EFE

Con el estado de alarma, el cierre de bares y restaurantes, el confinamiento nocturno y más medidas sobre la mesa para frenar el avance de la pandemia, Cataluña tiene que responder todavía una pregunta: ¿el teletrabajo es o no es obligatorio? El consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir El Homrani, ha asegurado este martes en una entrevista en RAC 1 que ya es obligatorio trabajar desde casa siempre que sea posible, y que si no se cumple, hay previstas sanciones. La portavoz del Govern y consejera de Presidencia, Mertixell Budó, le ha corregido en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu y ha recordado que se trata de una “recomendación”

Pese al embrollo, la realidad es que el teletrabajo no puede ser obligatorio en Cataluña en el sentido de que el marco jurídico no permite sancionar a las empresas que no obliguen a ello. El Govern puede recomendar el uso de esta modalidad, y recordar a las empresas que deben impulsarla siempre que se pueda. El sindicato UGT recuerda que el 57% de las personas asalariadas en Cataluña, más de 1,6 millones de trabajadores, son potenciales trabajadores a distancia. Durante el confinamiento el porcentaje de personas que teletrabajaron llegó a ser del 30%. El sindicato insta a las empresas a priorizar y promover el teletrabajo, y recuerda que la resolución del Govern del 15 de octubre sobre medidas de salud pública ya hacía esta recomendación.

La patronal catalana, Foment del Treball, ha destacado no obstante en un comunicado que el teletrabajo “debe ser promovido, pero no impuesto por obligación”. La patronal que preside Josep Sánchez Llibre afirma que los empresarios, en plena pandemia, no pueden asumir más obligaciones, “ni mucho menos sanciones”.

En cuestión de pocas horas, varios consejeros del mismo Govern han entrado en contradicción sobre una cuestión que puede tener impacto en miles de trabajadores. El consejero El Homrani ha destacado que ya es obligatorio, y que puede haber sanciones. Sin embargo, Budó, avisó el lunes de que el estado de alarma no da cobertura jurídica para implementar desde el Ejecutivo una obligación al teletrabajo, y que se limitarán a obligar a las empresas a promover esta modalidad. Y este martes, el consejero de Empresa, Ramon Tremosa, ha dicho en Catalunya Ràdio que el teletrabajo “es muy recomendable”.

El enredo viene del comunicado que publicó, el lunes por la noche, el Consejo de Relaciones Laborales (CRL), un órgano consultivo que depende del departamento de Trabajo. Este órgano aprobó una declaración que “recuerda a las empresas y a las personas trabajadoras la prioridad de hacer teletrabajo". El consejo, formado por la administración, las patronales y los sindicatos, traslada a las empresas la responsabilidad de establecer modalidades de trabajo que limiten la movilidad.

“Las empresas quedan en la obligación de limitar la movilidad de las personas trabajadoras adoptando sistemas de trabajo a distancia y teletrabajo, así como reuniones telemáticas, de acuerdo con las medidas decretadas por la autoridad sanitaria”, afirma el texto. En el caso de que no sea posible, el consejo recuerda que se deben implantar medidas como horarios escalonados, flexibilidad para evitar las horas punta en el transporte público, y facilitar un documento que justifique los desplazamientos. Pese a esta declaración del Consejo de Relaciones Laborales, el Govern matiza que la obligación se limita a promover el trabajo a distancia, y descartan que se puedan imponer sanciones pese a lo que ha afirmado El Homrani.

Budó ha recordado este martes que la Generalitat carece de las competencias laborales para hacer obligatorio el trabajo a distancia en el ámbito de los centros privados. Con todo, si ha explicado que tanto el Procicat como el CRL han explicitado la necesidad de promover y priorizar el teletrabajo durante la crisis de la pandemia, por lo que considera que fomentar el trabajo a distancia es un “deber de las empresas”.

Las contradicciones en el Govern han provocado la censura de la oposición. Carlos Carrizosa, líder de Ciudadanos, ha afirmado que los catalanes necesitan “certezas” y no mensajes contradictorios que son un “absoluto desastre”. “Es un desbarajuste. Parece el camarote de los hermanos Marx”, ha dicho. En declaraciones en el Parlament, Carrizosa ha defendido que el decreto de Estado de Alarma no menciona en ningún caso el teletrabajo y que el Govern lo está utilizando para arrogarse una competencia que no tiene. “Es una muestra de la absoluta levedad del Govern”, ha dicho. Jéssica Albiach, líder de los comunes, ha instado al Ejecutivo a dar información “clara” y ha calificado de “incomprensibles” versiones tan “contradictorias”. “Hay que mejorar el transporte público y aumentar las inspecciones de trabajo en las empresas”, ha afirmado.

Lo más visto en...

Top 50