El recibo del agua enfrenta otra vez a Agbar y Colau

La compañía culpa del incremento de tasas al Ayuntamiento y el Consistorio de errores en el cálculo de algunos recibos

El vicepresidente de Planificación Estratégica del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y concejal de Presupuestos de Barcelona, Jordi Martí.
El vicepresidente de Planificación Estratégica del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y concejal de Presupuestos de Barcelona, Jordi Martí.Europa Press

Enésimo choque entre Agbar, la compañía que controla el suministro de agua en Barcelona —a través de la sociedad público-privada Aguas de Barcelona—, y el gobierno municipal de Ada Colau. La compañía inició ayer una campaña de anuncios publicitarios en los que explicaba el formato del nuevo tipo de factura después de que “el Ayuntamiento de Barcelona ha incluido una nueva tasa de residuos municipales” que explicaría un fuerte incremento en el último recibo de sus clientes del municipio de Barcelona. El Ayuntamiento cifra el impacto entre 4,5 y 8,5 euros y el grupo municipal del PP en hasta 20 euros.

El concejal de Presupuestos del Consistorio, Jordi Martí, acusó a la compañía en una rueda de prensa de haber cometido “un error” de facturación al haber incluido en la última factura a sus clientes el agua consumida pero no facturada en meses anteriores porque no se habían hecho lecturas de los contadores a causa de la pandemia y se habían elaborado los recibos con estimaciones. Martí sostuvo que ese consumo de agua al último periodo de facturación, ya con lectura real, se superaban tramos tarifarios de consumo y, como consecuencia, esos tramos son más caros.

Error o disfunción

Lo que Martí llamó “error” Agbar lo calificó de “disfunción” generada por el reglamento de servicio metropolitano del ciclo integral del agua que le rige. “No se ha producido ningún error en las lecturas estimadas”, aseguró tajante en una nota de prensa, en la que asegura que la compañía “advirtió a la AMB de la realización de las lecturas estimadas, atendiendo a la situación generada por la pandemia”. Agbar no cuantificó los casos de afectados, pero sí señaló que las diferencias en la factura provocadas por “estas disfunciones” oscilan entre los 50 céntimos y los tres euros y que se prorratearán en los próximos recibos atendiendo “las especificidades de todos aquellos clientes que lo requieran”.

”Desde Aguas de Barcelona solucionamos este exceso haciendo una refacturación de las últimas facturas y, de esta manera, devolviendo el dinero en la próxima factura, con un descuento”, informaron desde atención al cliente de la compañía a una usuaria por escrito. Martí explicó que el “error de facturación” afectaría a los clientes a quienes se hace lectura manual de los contadores del agua. En el AMB el 40% tienen contadores digitales.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50