El PDeCAT congela la ruptura con Puigdemont pese a la división interna

Bonvehí insiste en que los neoconvergentes se presentarán a las elecciones “como sea”

El presidente del PDeCAT, David Bonvehí; con el secretario de Organización, Ferran Bel, y el diputado Genís Boadella, en una imagen de archivo
El presidente del PDeCAT, David Bonvehí; con el secretario de Organización, Ferran Bel, y el diputado Genís Boadella, en una imagen de archivo / Europa Press

Y la sangre (aún) no llega al río. El PDeCAT ha celebrado este jueves un Consell Nacional, el máximo órgano entre congresos, en el que se apuntaba que se consagraría la intención de la dirección del partido de romper con el expresidente Carles Puigdemont. Pero la realidad es que aún sigue sin quebrarse nada y las negociaciones continúan. El presidente de la formación, David Bonvehí, ha hecho un discurso de orgullo neoconvergente pero sin cruzar ningún rubicón. Los críticos de la dirección y defensores de unirse sin resquemores a Junts per Catalunya ya habían retirado su ofensiva de votar la propuesta hecha por los políticos independentistas presos. Ambas partes ganan tiempo.

En su intervención, Bonvehí ha rendido cuentas de las negociaciones llevadas adelante con el exlíder de la ANC, Jordi Sànchez, encargado de negociar por parte del entorno de Puigdemont. Las conversaciones comenzaron en diciembre de 2019 y se extendieron hasta marzo, cuando las partes estuvieron cerca pero no lograron cerrar nada. Tras el paréntesis de la pandemia se retomaron los contactos en mayo, pero la dirección del PDeCAT, con varios cuadros municipales, se resisten a diluir el proyecto dentro del nuevo Junts per Catalunya. El entorno del expresident no quiere una federación y el pasado fin de semana dio el paso para echar a rodar el nuevo partido sin tener en cuenta a los neoconvergentes. La confianza entre ambos por la manera como los del expresident se hicieron con la marca electoral, violentando las normas internas de las formaciones.

“Desde el Partit Demòcrata defendemos que el nuestro proyecto político, el nuestro modelo de país, y nuestro modelo de sociedad tiene que estar presente en las futuras elecciones de Cataluña, con la fórmula que sea, pero tiene que estar”, ha asegurado Bonvehí. El líder de los neoconvergentes ha insistido que su negociación con Puigdemont se ha basado en la “generosidad de partido” y en la mirada amplia. También ha defendido que el propio Consell Nacional le había encomendado que se transitara hacia Junts como partido, no a nombre individual, que es lo que exige Sànchez.

La vicepresidenta Miriam Nogueras, la cabeza más visible enfrentada a Bonvehí y que defiende la disolución en Junts, no ha participado en la reunión. Desde su entorno aseguran que ha tenido problemas técnicos. Nogueras y otros miembros de la dirección afines al expresident querían que en este cónclave se votara la propuesta de tránsito hacia el nuevo partido propuesta por los políticos en prisión, pero finalmente decidieron retirarla, el pasado lunes, como adelantó el diario Ara.

Lo más visto en...

Top 50