LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Lleida acumula el 40% de los casos de covid-19 registrados en Cataluña en la última semana

Hay 18 infectados en una residencia de ancianos y 75 personas, la mayoría temporeros, aisladas en alojamientos habilitados para hacer cuarentenas

Temporeros procedentes de países africanos en Lleida.
Temporeros procedentes de países africanos en Lleida.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

La provincia de Lleida se ha convertido en el foco más activo de covid-19 en Cataluña. Las dos regiones sanitarias que la conforman —Lleida y Alt Pirineu i Aran— aglutinan 172 casos en la última semana. Es decir, el 40% de todos los positivos registrados en siete días en Cataluña. Un brote en una residencia de Lleida ciudad y varios focos abiertos entre temporeros justifican la curva ascendente en un territorio amenazado, también, por el impacto de otros brotes entre trabajadores de la fruta en comarcas aragonesas colindantes.

El grueso de los casos está en la región sanitaria de Lleida (159 frente a los 13 detectados en el Alt Pirineu i Aran). Los equipos de salud pública detectaron un brote en una residencia de ancianos: tras realizar pruebas de diagnóstico PCR a todos los residentes y empleados (67 en total), 18 personas dieron positivo —13 ancianos y cinco trabajadores—. Cuatro infectados han tenido que ser hospitalizados.

Pero, además del episodio infeccioso en la residencia, Lleida acumula un goteo de casos positivos, muchos de ellos entre trabajadores temporeros de empresas hortofrutícolas. En los hoteles y albergues habilitados para las personas que no pueden hacer la cuarentena en su domicilio de forma segura, hay 75 personas aisladas, 30 de las cuales han dado positivo, 41 son contactos de infectados y cuatro están a la espera del resultado de la prueba. “La mayoría” de los aislados, admiten desde el Departamento de Salud, son temporeros, pero no concretan la cifra.

En el Vall d’Aran también se ha registrado un brote con, al menos, cinco afectados vinculados a una comida familiar.

“Vigilamos la zona con lupa”, aseguró ayer la consejera de Salud, Alba Vergés, en declaraciones a RAC1. La titular del Departamento y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, se desplazaron ayer a Lleida para conocer la situación de una región sanitaria en el punto de mira por el aumento de casos. Vergés aseguró que la situación en Lleida “está controlada”, pero instó a seguir alerta y mantener las medidas de precaución, como la higiene habitual de manos, la distancia de seguridad y el uso de mascarilla. “No nos temblará el pulso”, dijo Torra, para tomar las medidas que sean necesarias para contener los focos infecciosos. A propósito de los brotes registrados entre temporeros de la fruta en cuatro comarcas aragonesas colindantes con Lleida, el Gobierno de Aragón retrocedió a esas zonas a la fase 2 de la desescalada el pasado lunes.

Lleida, por su parte, ha intensificado la vigilancia epidemiológica y de movimiento con esos municipios vecinos. El tránsito de trabajadores temporeros entre las dos comunidades en esta época del año, en plena recogida de la fruta, es muy elevado. Divina Farreny, gerente de la región sanitaria de Lleida, insistió ayer a EL PAÍS que los brotes están “identificados y controlados” y están llevando a cabo “acciones intensivas para cortar la transmisión”. “Estamos en contacto con los servicios de prevención de riesgo de las empresa frutícolas del Baix Segrià para que hagan los test que sean necesarios para tener una fotografía de la situación”, explicó Farreny.

Salud también está en contacto con el gobierno aragonés “para identificar la movilidad de la gente que trabaja allí y vive en Lleida para que se reduzcan al máximo los movimientos”. Vergés agregó ayer que trasladará a sus homólogos de Aragón la necesidad de que las empresas agrícolas faciliten el máximo posible que los empleados que viven en Lleida puedan hospedarse lo más cerca posible de su puesto de trabajo.

El Instituto Catalán de la Salud ha contratado, además, un equipo de mediadores para concienciar entre los temporeros de la necesidad de cumplir la cuarentena. “Se está haciendo un seguimiento desde la parte social de todo el colectivo porque ellos vienen a trabajar y hay dificultades para que entiendan que tienen que estar aislados”, admite Farreny.

Para seguir atendiendo de cerca todos los nuevos casos detectados en Lleida y los posibles aislamientos, Salud llegó a un acuerdo con el Hotel Nastasi de Lleida para que, a partir de la semana que viene, abra ocho habitaciones destinadas a acoger a personas que tengan que llevar a cabo una cuarentena y no tengan domicilio donde aislarse. Este alojamiento se suma al Hotel Rambla y a la granjaescuela La Manreana, los cuales también acogen personas en cuarentena.

Más información

Lo más visto en...

Top 50