CASO PALAU

La justicia ratifica que Millet y Osàcar han de ingresar en prisión antes del día 25

La Audiencia de Barcelona rechaza que el estado de salud o la petición de indulto justifiquen la paralización de la medida

Felix Millet.
Felix Millet.Joan Sánchez

La Audiencia de Barcelona ratificado este miércoles que el expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet y el extesorero de Convergència Dmocràtica de Catalunya (CDC) Daniel Osàcar deberán ingresar en prisión antes del próximo 25, sin esperar a que se resuelvan las peticiones de indulto y el recurso de amparo que han presentado ante el Tribunal Constitucional.

La Sección Décima de la Audiencia de Barcelona presidida por Montserrat Comas ha hecho públicos dos autos que rechazan las peticiones de los abogados defensores para que quedara sin efecto la decisión judicial del pasado 12 de mayo que ordenaba la entrada de sus clientes entrasen en la cárcel. Los jueces establecieron entonces que, a la vista de la situación del estado de alarma, se aplazaba el ingreso en prisión, pero fijaba la fecha límite del 25 de junio. Ahora los tribunales vuelven a decir lo mismo.

Millet fue condenado por ese tribunal a penas que suman nueve años y ocho meses de cárcel por blanqueo de capitales, tráfico de influencias y un delito fiscal, además del pago de 23 millones de euros en concepto de responsabilidad civil por el enriquecimiento obtenido de las comisiones de la obra pública de la Generalitat. La defensa invocó el estado de salud del saqueador confeso del Palau para evitarle la cárcel, pero el tribunal desestima con claridad ese argumento.

“Los informes médicos no revelan que padezca una enfermedad grave con padecimientos incurables –concepto distinto a enfermedades crónicas que de por sí no tienen curación-. Ningún informe médico acredita que las enfermedades de las que está aquejado comporten un riesgo vital", dice el auto judicial. "Ninguno refiere un hipotético tiempo de supervivencia con relación a sus patologías. El penado no está ingresado en ningún centro hospitalario, siendo que en su domicilio recibe el tratamiento médico y ambulatorio que precisan sus dolencias. Tampoco está ingresado en ningún geriátrico”, añaden los jueces para referirse a Millet, de 84 años de edad.

En términos parecidos se expresan la justicia respecto del que fue tesorero de CDC, Daniel Osàcar, condenado a tres años y medio de cárcel. “No existe base alguna para afirmar que la vida del penado pueda correr riesgo vital por su estancia en prisión, siendo cosa distinta que deba continuar con su tratamiento y revisiones médicas, y, todo ello sin perjuicio de que cuantas veces precise asistencia médica deba dispensarse en prisión o ser trasladado de forma inmediata a un centro hospitalario si lo precisase”, dice el tribunal. En todo caso, añaden, deberá ser el juzgado de vigilancia penitenciaria el que ordene su libertad provisional si se dieran los requisitos necesarios.



Más información

Lo más visto en...

Top 50