ROBERT BRUFAU / Director del Auditori de Barcelona

“Ahora lo esencial es mantener el ritual del concierto con prudencia”

Ocho directoras de orquesta y más compositoras que nunca en la próxima temporada del Auditori

Robert Brufau, director del Auditori de Barcelona.
Robert Brufau, director del Auditori de Barcelona.Juan Barbosa

La nueva temporada del Auditori Barcelona es probablemente la más ambiciosa y mejor hilvanada de su historia. Nunca, en sus veinte años de vida, se había construído un relato capaz de unificar y dar personalidad propia a todos sus ciclos. El nuevo proyecto, liderado con entusiamo por Robert Brufau, director del Auditori, se articula en tres temporadas, con La Creación como punto de partida y la presencia de más directoras de orquesta y compositoras que nunca. Hay ganas de gozar la música en vivo, pero en la desescalada, Brufau opta por la prudencia en los plazos y condiciones para reabrir las salas. “Ahora lo esencial es mantener el ritual del concierto con mucha prudencia”.

Con una nueva imagen que incorpora la palabra Barcelona a su logotipo, el Auditori ha programado 210 producciones en la temporada 2020-21, con nuevos proyectos como la Bienal Internacional de Cuartetos, que abrirá la temporada del 17 al 20 de septiembre, o el remozado Festival Mozart, Nits d´estiu, que la cerrará en julio de 2021.

Pinta bien, sobre el papel. Pero la realidad impuesta por la crisis del Covid-19 mantiene sin desvelar muchas incógnitas sobre el regreso a la actividad concertística. Robert Brufau (Mollerusa, 1980) confiesa que prefiere pecar de “muy prudente y conservador”. Y si las restricciones sanitarias no permiten llevar a cabo la temporada prevista, tiene lista una programación alternativa con más de 40 producciones en streaming.

“Todo ha cambiado, y hay que ofrecer opciones complementarias que en nuestro caso suponen una apuesta clara por la digitalización, con la emisión de conciertos en streaming a través de una plataforma propia, Auditoridigital.cat, a precios muy asequibles, y la creación de un sello discográfico propio”, explica Brufau.

El director del Auditori reconoce que hay miedo al Covid 19 tanto entre los músicos como entre el público. "Teniendo en cuenta que la edad media entre los 7.000 abonados a la temporada de la OBC es de 68 años, el miedo es lógico porque estamos hablando de un público de riesgo absoluto. Hay que garantizar la máxima seguridad y hacerlo de la forma más estricta. La salud es lo primero".

Las cuestiones logísticas complican la situación. "No podemos atender a los abonados a nuestros diferentes ciclos con las limitaciones que implica disponer solo de un tercio del aforo, ni tampoco con dos tercios, es imposible. De momento, se pueden comprar entradas y abonos a partir de este sábado que no hay que pagar hasta septiembre, cuando se clarifiquen las medidas de distanciamiento y seguridad".

Después de tres meses de confinamiento, los músicos de la OBC, que llevan mucho tiempo sin tocar juntos, necesitan un rodaje previo que comenzará a partir del 15 de junio con la incorporación de músicos y técnicos para grabar una serie de conciertos que Catalunya Música y TV-3 emitirán este verano. “Actuará una plantilla reducida, entre 40 y 50 músicos como máximo, respetando la distancia física de dos metros entre cada instrumentista. Vamos a seguir de forma estricta el plan de seguridad y riesgos marcado por la autoridad sanitaria, ahora, y en otoño”.

Toca adaptarse y cambiar de hábitos, advierte Brufau. Conciertos de 60 o 70 minutos, sin pausa y todas las medidas necesarias para evitar encuentros innecesarios, con recorridos de acceso y salida del Auditori diferentes, coordinados y escalonados en los casos de la OBC y la Banda Municipal de Barcelona. “Además, los músicos vendrán de casa con el vestuario de concierto para poder acceder directamente a la sala y en el caso de los percusionistas, no podrán compartir instrumentos y baquetas”.

La hora de las directoras de orquesta

El nuevo relato artístico del Auditori se articula en tres temporadas con una secuencia de temas - Creación (2020-21), Amor. Odio (21-22) y Muerte o Retorno (22-23)- que actúan como hilos conductores de la programación propia. “La oferta artística debe reflejar nuestra personalidad, la de un gran equipamiento con dos formaciones sinfónicas, la OBC y la Banda Municipal de Barcelona y una potente programación que muestra la diversidad musical del siglo XXI”, explica Robert Brufau.

El británico Thomas Adès y la canadiense Cassandra Miller serán los compositores invitados de una temporada que, hecho insólito por estos lares, contará con ocho directoras invitadas: Marta Gardolińska, Zoi Tsokanou, Giedrė Šlekytė, Ruth Reinhardt, Anja Bihlamaier, Elim Chan, Shiyeon Sung y Lawrence Equilbey. Además de Kazushi Ono, titular de la OBC, dirigirán la formación sinfónica barcelonesa Nuno Coelho, Matthias Pintscher, Josep Caballé Domènech, Vassily Petrenko y Nacho de Paz.

El oratorio La creación, de Haydn, In Seven Days y el Concierto para violín, de Adès, la Sinfonia Turangalila, de Olivier Messiaen, o Rendering, de Luciano Berio, comparten protagonismo con Gustav Mahler y Dmitri Shostakóvitch en una variada programación con grandes nombres del clasicismo y el romanticismo. Otro rasgo distintivo, más allá del desfile de artistas internacionales, es la recuperación y difusión del patrimonio musical catalán, que este año incluye obras de Ricard Lamote de Grignon, Eduard Toldrà, Joan Manén, Joan Cererols, Juli Garreta y autores contemporáneos como Jordi Cervelló, Albert Sardà, Josep Maria Guix, Raquel García-Tomás, Nuria Giménez Comas, Miquel Oliu, Luis Codera y Octavi Rumbau. Durante la temporada se estrenarán 36 obras nuevas.



Lo más visto en...

Top 50