Crisis del coronavirus

La Generalitat quiere reabrir los colegios en septiembre con 13 alumnos por clase

Los profesores cuestionan que se puedan abrir las aulas en junio durante la fase dos aunque solo sea para hacer tutorías

Un padre y su hijo pasean frente a una escuela cerrada en el barrio del Poble Nou.
Un padre y su hijo pasean frente a una escuela cerrada en el barrio del Poble Nou.Enric Fontcuberta / EFE

La Generalitat de Cataluña prevé retomar las clases en septiembre, con un máximo de 15 alumnos por aula en la ESO y hasta 13 en Primaria, y no descartan ampliar las plantillas de profesores en los centros que sea necesario. Pese a ello, la consejería de Educación prevé abrir el próximo junio los centros de los territorios que pasen a la fase 2 aunque solo para acompañar a los alumnos que acudan a los colegios de forma voluntaria y para llevar a cabo tutorías. A esta propuesta de apertura se opone la mayor parte de la plantilla de docentes. El sindicato Ustec se ha manifestado contrario al retorno a las aulas antes de septiembre salvo en situaciones “muy excepcionales” como la selectividad o la celebración de las pruebas de acceso a los ciclos educativos.

Más información

El director general de centros públicos del Departamento de Enseñanza de la Generalitat, Josep González Cambray, aseguró este sábado en una entrevista en TV3: “El gran reto es septiembre, y somos conscientes de que no será un curso normal”. González mantuvo que el objetivo es que cuando comience el próximo año académico las clases sean en grupos pequeños y estables y de forma presencial. Aun así, mantuvo que si no es posible la presencialidad se buscarán soluciones “híbridas”, que alternen las jornadas lectivas telemáticas y las presenciales.

“¿Atenderemos a todos alumnos en septiembre? Sí. ¿Los atendremos a todos de la misma manera? Posiblemente no”, admitió en la entrevista y añadió que la conselleria trabaja en un plan de desescalada para las escuelas e institutos. Antes del 14 de septiembre, la el Departamento de Enseñanza realizará un análisis de los espacios con los que cuenta cada centro, para asegurar que permiten cumplir con la proporción de cuatro metros cuadrados por persona. Una vez se fije en qué espacios podrán desarrollarse las clases, la Generalitat valorará nuevas contrataciones: “Si no tenemos suficiente con las plantillas de los centros, tendremos que dotarlos de más personal docente mientras duren los efectos de la pandemia”.

González aseguró que cuando se pase a la fase dos se podrán abrir los centros para que los alumnos comuniquen sus dudas y hagan algunas tutorías. “El curso, lectivamente, acabará telemáticamente. Lo que estamos comentando es que haremos una apertura de centros para hacer una atención presencial a los alumnos”, quiso precisar.

El sindicato USTEC, “asombrado”

Precisamente estas palabras son las que han puesto al sindicato USTEC en contra de la decisión de la conselleria. En un comunicado, el sindicato se ha mostrado “asombrado”. Para USTEC, el regreso a las aulas se deberá llevar a cabo de forma “muy justificada y solo en casos excepcionales”, dado que se debe priorizar la salud de las personas y las medidas de seguridad y prevención.

Además, para volver a poner en marcha la actividad educativa USTEC cree que se deben facilitar los “recursos necesarios”, con todas las “oportunidades y garantías para todo el alumnado que finaliza etapas”. Respecto al próximo curso escolar, el sindicato de docentes apuesta por que los alumnos regresen a clase en septiembre “con la planificación y dotación necesarias para hacerlo posible con seguridad”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50