AGresiones sexuales

La CUP silenció un ataque sexista del alcalde dimitido de Argentona

El partido anticapitalista expulsó de militancia a Eudald Calvo en diciembre tras negarse a abandonar la alcaldía

El alcalde de Argentona, expulsado de la CUP, admite abusos a una mujer pero no cesa en el cargo. Foto: Pau Barrena/AFP
El alcalde de Argentona, expulsado de la CUP, admite abusos a una mujer pero no cesa en el cargo. Foto: Pau Barrena/AFP

El alcalde de la CUP de Argentona (Barcelona, 12.300 habitantes), Eudald Calvo, dimitió este martes por la noche tras pedir perdón en las red después de que una mujer le acusara de un caso de abusos sexuales. La víctima denunció el lunes los hechos en Twitter a través de una cuenta anónima alegando que ya no se debían silenciar las actitudes del edil. Calvo pidió disculpas horas después por esas actitudes “machistas y sexistas” y el martes presentó su dimisión. La CUP reveló ayer que expulsó a Calvo de militancia en diciembre tras negarse a dimitir por otro caso de violencia machista y negó haberlo silenciado pese a que ha trascendido a raíz de una denuncia en la red.

Calvo dimitió en una reunión de la coalición Unitat-Argentona per la República, formada por la CUP, ERC, Argentona en Comú. El cónclave se celebró después de que él admitiera en la red esa conducta sexista de “hace años” y de que pidiera disculpas “sinceras y honestas”. “Me toca reflexionar mucho”, dijo. La coalición difundió una nota en la que explicó que Calvo dio su versión de los hechos añadiendo que se habían tergiversado. “Se agradece su dimisión de forma consecuente con el ideario del partido”, afirma la coalición. La Asamblea local de la CUP, su propio partido, había pedido su destitución.

La víctima aclaró que los abusos los sufrió hace 10 años y que nunca los había difundido. La CUP desconocía el episodio pero paralelamente investigó al ya exalcalde tras las elecciones de mayo. Una segunda mujer le denunció por violencia machista ante la comisión nacional feminista del partido. El órgano resolvió que Calvo debía asumir sus responsabilidades y dimitir. No lo hizo y en diciembre fue expulsó de militancia. El alcalde, por tanto, continuó tres meses más en el cargo sin que trascendiera el caso.

Natàlia Sànchez, diputada de la CUP, dijo ayer que le hubiera gustado que el político hubiera dimitido antes. “Llega tarde”, dijo. La parlamentaria negó que la CUP haya silenciado el caso y apuntó que el protocolo de abordaje de violencia machista de la CUP no contempla la difusión de las mismas. Con todo, no negó que quizá deberían evaluar cuál es la mejor medida en cada caso. Esta es la segunda vez en que la CUP, que se declara “feminista” y que habla en femenino, se ve involucrada en un episodio de agresiones: el primero fue hace un año, cuando la exdiputada Mireia Boya denunció el acoso psíquico por parte de un compañero exasesor del grupo parlamentario. El caso se zanjó sin conocerse detalles: el afectado, cuya identidad no salió a la luz y que no fue suspendido de militancia, aceptó las medidas impuestas por el partido.

La situación política de Argentona ha trascendido esta semana en que se celebra el 8 de marzo y en medio de una campaña de la izquierda independentista similar a la del Me Too. En ese contexto, han aparecido al menos tres casos que afectan a Calvo. El que ha tenido mayor impacto es el de una mujer que detalló que el político le manoseó dos veces el pecho: una vez en una manifestación le colocó unas pegatinas y otra le metió la mano debajo de la camiseta en Fin de Año. La tercera vez le intentó desabrochar el bikini en una piscina. La víctima cuenta que le trasladó en su día al político como la hizo sentir y que este se rió de ella. En su relato, dice que calló porque era amiga de la pareja del alcalde.

Además de este episodio, otra mujer, también desde el anonimato, denunció que sus compañeros de militancia se alinearon con Calvo sin cuestionarse que era un “machista de manual”. “Si yo quería seguir militando debía ser en esas condiciones”, dice afirmando que la única forma de superar la situación fue marchándose del Maresme. Una tercera víctima también revela “agresiones” del exalcalde. “No se puede hacer nada porque es el Dios del pueblo y tiene una panda de machitos detrás que intimidan donde hace falta”, revela.

No se sabe si alguna de estas denuncias desencadenó la investigación de la CUP. Gina Sabadell, alcaldesa accidental de Argentona, dijo que el gobierno municipal está “en fuera de juego” e intentando “procesar” la noticia. La edil lamentó que la prensa no se hiciera eco de la “valentía” de la confesión de Calvo, informa Efe. “Se ha difundido una noticia que no se ajusta a los hechos reconocidos por él”, agregó Sabadell, que dijo no tener “ninguna pista” sobre los abusos pese a que la CUP lo expulsó de militancia.

Más información

Lo más visto en...

Top 50