_
_
_
_
_

García-Castellón cree que Tsunami pudo “tener en mente” actuar al paso de una comitiva de Felipe VI en Barcelona

El juez pide a la Guardia Civil que investigue si un ‘mosso’ facilitó datos de la seguridad del Rey. Apunta a que el independentismo iba a atacar en un evento de 2020 que no se celebró por la pandemia

Protestas convocadas el 14 de octubre de 2019 contra la sentencia del 'procès'.
Protestas convocadas el 14 de octubre de 2019 contra la sentencia del 'procès'.Albert Garcia
J. A. Rodríguez

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón cree que Tsunami Democràtic “podría” haber tenido “en mente” actuar al paso de una comitiva del Rey en Barcelona en 2020 —una hipotética acción cuya forma o gravedad no precisa—, por lo que Felipe VI habría sido uno de los potenciales “objetivos” de la plataforma independentista en aquel momento. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 ha dictado este viernes un auto en el que pide a la Guardia Civil que investigue si un agente de los Mossos d’Esquadra, la policía autonómica catalana, facilitó a Tsunami información sobre el “despliegue de seguridad estándar realizado en los desplazamientos” del monarca. El juez ―que admite que es “un hecho nuevo” que no había referido hasta ahora― cree que dicha actuación se iba a realizar en 2020 durante la visita del Rey a Barcelona “con motivo de la entrega de los premios Princesa de Girona”. Pero la entrega de esos premios fue suspendida y aplazada a julio del año siguiente con motivo de la pandemia, tras meses de dudas sobre si se iba a celebrar o no.

García-Castellón, instructor del caso Tsunami, ve indicios para imputar por terrorismo en esa causa a una decena de personas, entre ellas el expresidente catalán Carles Puigdemont y la dirigente de ERC Marta Rovira (ambos huidos de la justicia). Esta investigación choca directamente con los planes del Gobierno de amnistiar a los dos dirigentes independentistas, ya que la proposición de ley de amnistía, en la redacción pactada por el PSOE con los partidos independentistas, incluye los delitos de terrorismo pero deja fuera aquellos que hayan provocado “violaciones graves de derechos humanos”.

El juez, que en los últimos días ha dictado varias resoluciones al tiempo que se producía la negociación de la ley de amnistía, ha analizado ahora las conversaciones que mantuvo uno de los investigados, el empresario Josep Campmajó, a través de la aplicación Wire, con una persona con el nombre de usuario Xuxu Rondinaire, del que se sospecha que podría ser un miembro de los Mossos. La conclusión de esta conversación está, no obstante, llena de condicionales: “La conversación permite inferir que Tsunami Democràtic podría tener en mente realizar alguna actuación en relación con la visita de S.M. el Rey a Barcelona”, afirma el juez.

Esta deducción nueva ha sido posible tras una revisión de las actuaciones, por lo que se trata “de hechos relativos a una nueva actuación de Tsunami”, que no “había sido recogida” en ninguno de sus autos anteriores. El informe en el que se basa el juez para este hecho nuevo está en su poder desde abril del año pasado, hace nueve meses, pero no lo ha citado hasta ahora.

El auto del juez llega ahora a la conclusión de que Tsunami seguía con vida en el verano de 2020. La conversación entre Josep Campmajó y Xuxu Rondinaire se produjo “entre los días 12 y 13 de julio” y el juez, tras analizarla ahora, afirma: “Esta conversación permite deducir, no solo que TD [Tsunami Democràtic] mantenía su intención de actuar en el mes de julio de 2020, sino algo todavía más grave, que entre sus objetivos podría estar actuar al paso de la comitiva del Rey”. Por ello, pide a la Guardia Civil que le informe “sobre visitas planeadas por el Monarca en esas fechas”. En julio de 2020 se acababa de levantar el estado de alarma por la pandemia. Los Premios Princesa de Girona se entregaban desde 2019 en Barcelona, y no en Girona, por la presión independentista, pero la ceremonia de 2020 no llegó a celebrarse por las restricciones sanitarias anticovid.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el informe en el que la Guardia Civil analiza esa conversación de julio de 2020 se apunta a la intencionalidad de los miembros de Tsunami de organizar una protesta contra el Rey porque utilizan expresiones como “Guardia R”, que, dicen, “con toda probabilidad haga referencia a la Guardia Real”, según indica el juez en el auto en el que acuerda proseguir con la investigación. Pero ese informe indicaba que ya en julio se supo que el Rey no iba a ir a la entrega de premios porque esta se había suspendido. En ese supuesto, Tsunami habría tenido “en mente” la idea de actuar y se la quitó de la cabeza por ser imposible.

Según la Guardia Civil, “las ideas expuestas por Xuxu Rondinaire” se corresponderían a “la exposición detallada del despliegue de seguridad estándar realizado en los desplazamientos del monarca, desde el uso de vías rápidas desde el aeropuerto hasta el recinto donde se celebra el acto, incluyendo la composición de la comitiva móvil con la disposición de los vehículos de Casa Real, Mossos, ambulancias etc.”. El auto no explica qué tipo de actuación tuvieron en mente los organizadores de la protesta, si un corte de calle, una pitada o un atentado.

El magistrado también detalla en su auto otro de los mensajes de Rondinaire interceptados, que dice: “Desde unas horas antes, la Guardia R da pasadas adelante y atrás por todo el recorrido y va informando de novedades. Explícame qué queréis hacer y os diré si vale la pena o es perder el tiempo como en el Camp Nou. Un par de horas antes, dos veces hacen el recorrido con toda la comitiva (sin la personalidad) Y la comitiva es larga”.

No “perder el tiempo como en el Camp Nou”

La referencia a “perder el tiempo como en el Camp Nou”, asegura García-Castellón en el nuevo auto, remite inevitablemente a la acción ejecutada por Tsunami el 18 de diciembre de 2019 durante el partido entre el Barcelona y el Real Madrid, “y cuyo resultado no estuvo a la altura de lo que se esperaba por la organización”. En esa ocasión, los activistas intentaron, en vano, hacer volar un dron sobre el estadio con una pancarta gigante de apoyo a Tsunami. Sí hubo barricadas, manifestaciones y cargas policiales fuera del campo, una lluvia de balones de plástico amarillos sobre el cesped en el minuto 56 y gritos de los aficionados que obligaron a interrumpir el juego durante unos minutos.

Justo ayer jueves, el mismo juez cuestionó en un auto que se pueda aplicar al expresidente catalán Carles Puigdemont o a los CDR la última enmienda a la ley de amnistía pactada entre Junts y el PSOE. Esta da la posibilidad de amnistiar los delitos de terrorismo “siempre y cuando, de forma manifiesta y con intención directa, no hayan causado violaciones graves de los derechos humanos, en particular las previstas en el artículo 2 y 3 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos (CEDH) y de las Libertades Fundamentales y en el derecho internacional humanitario”.

García-Castellón confirmó en ese auto la personación en la causa de dos policías heridos en los disturbios de 2019 y los consideró víctimas de una acción “incompatible” con el artículo 2 del CEDH. Con esa interpretación, los acusados en el caso Tsunami no quedarían amparados por la ley de amnistía.

Sobre la firma

J. A. Rodríguez
Redactor jefe digital en España y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. Debutó en el Diario Sur de Málaga, siguió en RNE, pasó a la agencia OTR Press (Grupo Z) y llegó a EL PAÍS. Ha cubierto íntegros casos como el 11-M, el final de ETA, Arny, el naufragio del 'Prestige', los disturbios del Ejido... y muchos crímenes (jorgear@elpais.es)
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_