_
_
_
_
_

Sánchez defiende que la amnistía hará de España “un país más cohesionado, con más convivencia y más unido que nunca”

El PSOE se reivindica en un acto multitudinario frente a un PP “que se ha dejado parasitar” por la ultraderecha: “Vox insulta y el PP, lejos de condenarlos, dobla la apuesta”

Pedro Sánchez, junto al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y las vicepresidentas y ministros socialistas, en el acto del PSOE celebrado este domingo en Madrid.Foto: KIKO HUESCA (EFE) | Vídeo: EPV
José Marcos

El PSOE tenía muchas ganas de reivindicarse. Con el Gobierno con Sumar recién formado y con la presión de la derecha por la ley de amnistía sin menguar, los socialistas lo han hecho esta mañana con un mitin multitudinario que no se veía en Madrid desde la coronación frustrada de Susana Díaz. La candidata del establishment del partido en las primarias de 2017 reunió a 9.000 personas en el recinto ferial Ifema, una cifra rebasada por los 10.500 militantes y simpatizantes socialistas, según cálculos de la organización, que se han movilizado este domingo desde todos los puntos de España con un objetivo común: una demostración inusual de patriotismo de partido. O lo que es lo mismo: el cierre de filas con Pedro Sánchez en un día de orgullo, con muchísimas más banderas de España que del PSOE, en el que Felipe González y Emiliano García-Page han sido los grandes ausentes, mientras José Luis Rodríguez Zapatero ha vuelto a erigirse en uno de los puntales del presidente del Gobierno. Y en el principal valedor, con permiso de Sánchez, de la medida de gracia a los encausados del procés.

“Veo a una derecha y a una ultraderecha que claman por una movilización para que España se defienda ante un riesgo que no existe, que no es tal, porque España no se va a romper. A todos ellos y a todas ellas les digo que con esta decisión trascendente de la democracia española, como es la aprobación de la ley de amnistía, se van a ver beneficiados hasta incluso aquellos que se movilizan contra esta decisión porque van a vivir en un país más cohesionado, con más convivencia y más unido que nunca”, ha defendido Sánchez en un acto en el que ha agradecido el compromiso de la militancia y el papel que desempeñan las agrupaciones socialistas. “Llegará un día, no tardará muchos años, que un dirigente socialista pueda decir con la misma fuerza que lo digo yo que bajo un Gobierno de Pedro Sánchez se aprobó una ley de amnistía que abrió la puerta a la estabilidad, a la estabilización, a la convivencia en Cataluña y a una España mejor, más reconocida, más integrada, más cohesionada, llegará ese día y lo viviremos”, le ha precedido Zapatero.

Un respaldo más allá de la polémica ley de amnistía que Sánchez ha agradecido recordando cómo su antecesor en La Moncloa se volcó en la campaña de las elecciones generales del 23-J. “Todos los que estamos aquí y los que no han podido, los millones de votantes, te damos las gracias, porque cuando las cosas se pusieron muy difíciles echaste una mano y esta victoria también ha sido posible gracias a ti”, ha reconocido después de los dardos implícitos pero clarísimos a González. “El compromiso con el partido de un socialista debe ser igual cuando lo dirige o cuando es un militante más. Ese compromiso debe ser el mismo cuando estés esperando que te aplaudan a cuando tú tienes que aplaudir”, ha recalcado Zapatero, que de ese modo ha expresado el malestar y tristeza de La Moncloa y Ferraz con el silencio del primer presidente socialista tras la dictadura frente a los pactos del PP con Vox, y que solo rompió en septiembre para criticar la amnistía. “Compañero presidente, no te vamos a fallar”, ha sentenciado Zapatero entre vítores.

El reconocimiento a los 144 años de historia del PSOE y el legado de sus gobiernos ha marcado el mitin, donde la presidenta del partido, Cristina Narbona, ha destacado que “pese a las mentiras, amenazas y el ambiente que están intentando generar en contra del PSOE”, con el resultado de 137 casas del pueblo atacadas, el último mes se han afiliado 1.440 nuevos militantes, engordando así un censo que supera los 173.000 socialistas de carnet. Los más madrugadores en desplazarse en los 200 autobuses contratados han empezado la ruta poco después de la medianoche desde rincones de Andalucía, Cataluña y Aragón.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, durante el acto del PSOE, este domingo en Madrid.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, durante el acto del PSOE, este domingo en Madrid.Jesús Hellín (Europa Press)
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Hay quienes quieran que desaparezcamos del espacio político y no lo van a conseguir”, ha zanjado Narbona mientras a su alrededor proliferaban las banderas españolas. En mástiles y en muñecas. “Me encanta ver banderas de España porque nosotros también somos España. Nosotros reivindicamos la España abierta, tolerante, la España amante de la paz, de la justicia social, la España feminista y ecologista, y por eso no va a haber Trump, ni Bolsonaro, ni Milei, ni Wilders ni Feijóo ni Abascal… Va a haber cuatro años más de avances sociales de un Gobierno progresista”, ha celebrado Sánchez, que ha vuelto a destacar que España no haya cedido frente a la corriente de fondo internacional de los partidos ultranacionalistas, populistas o de extrema derecha.

“Dicen que estamos en una dictadura. No hay un país democrático en el mundo donde se insulte y se critique y se descalifique más a un presidente de Gobierno en una libertad de expresión absoluta”, ha remarcado Zapatero en referencia a las declaraciones de algunos líderes de la derecha, como Isabel Díaz Ayuso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, que afirmó que España se estaba convirtiendo en una dictadura por la ley de amnistía, que tiene que comenzar ahora su tramitación en el Congreso. “Miles y miles de socialistas, miles y miles de demócratas en este país, generaciones enteras, dieron su vida, entre ellas muchos socialistas, para que hoy nos podamos manifestar libremente. Todos, la derecha, la izquierda y todos”, ha dicho Zapatero. “Cuando escucho con esa ligereza que estamos en una dictadura, que hay una tiranía... Quien dice eso es que no tiene memoria, y que no sintió lo que realmente fue la dictadura para la inmensa mayoría de los demócratas de este país”, ha apostillado.

Una reflexión que Sánchez ha secundado. “Abascal dice que soy un golpista, y el PP en lugar de recriminarlo y desmarcarse dice que España va camino de una dictadura... Al jefe de la oposición le escuchamos poco más que decir que soy un enfermo mental… lo primero que le hago es un reproche por estigmatizar las enfermedades mentales. Y una constatación: Vox insulta y el PP, lejos de condenarlos, dobla la apuesta”, ha concluido en una jornada en la que el PSOE se ha marcado 2027 como horizonte. “Tenemos una derecha que ha perdido la contienda ideológica con la ultraderecha y se ha dejado parasitar por su discurso”, ha remachado. “Reivindico la buena política que es la que representan los ministros de España. La buena política significa gestionar bien, negociar bien y explicar mejor lo que hemos hecho durante estos últimos cuatro años y los próximos cuatro años”, ha finalizado Sánchez, consciente de que la falta de explicaciones y pedagogía durante la pandemia y la guerra de Ucrania la costó al PSOE casi todo su poder territorial. El partido demanda ahora explicar la ley de amnistía.

Reunión PSOE y Junts

El acuerdo firmado entre el PSOE y Junts el pasado día 9 en Bruselsa que desencalló la investidura contempla que las dos partes mantendrán la primera reunión antes de finalizar este mes. La previsión que barajaban las dos partes es celebrar esa cita esta semana en Ginebra (Suiza). Junts se remite a ese plan mientras fuentes socialistas apuntan ahora que ni Santos Cerdán, número tres del PSOE, ni ningún otro socialista prevén viajar esta semana a Suiza.

La duda se ha cernido sobre la reunión aunque Junts se mantiene fiel al documento firmado y ha confiado la negociación en el expresident Carles Puigdemont; el secretario general de Junts, Jordi Turull y la líder del grupo en el Congreso, Míriam Nogueras, informa Àngels Piñol. El acuerdo expone que en esta primera reunión Junts planteará dos de sus reivindicaciones: el referéndum de autodeterminación, amparándose en el artículo 92 de la Constitución, y la modificación de la LOFCA para incluir una cláusula que permita a la Generalitat recaudar el 100% de los impuestos. El PSOE las rechaza de plano.

La negociación, sea cuando sea, será hermética y estará presidida en cualquier caso por un verificador internacional, un elemento clave que ha exigido Junts ante la profunda desconfianza que le suscitan los socialistas. Fuentes del PSOE apuntan que se trataría de una organización especializada en mediación más que de un individuo de renombre “con nombre y apellidos”. En su viaje a Oriente Próximo, Sánchez se refirió con naturalidad a esa figura y apuntó que el mecanismo de verificación, según prefieren denominarlo en el PSOE, “puede ayudar” a mejorar la relación entre los dos partidos tras un “problema de desconfianza”.

Junts ha dejado clara su premisa desde el primer día: aportará estabilidad al Gobierno siempre y cuando avancen en la negociación y se cumplan los acuerdos. En caso, contrario votarán en contra. El exconsejero Toni Comín, de hecho, advirtió ayer en una entrevista al diario Ara que el PSOE debe de estar preparado para tener “muchos disgustos” en las votaciones si no cumple los acuerdos o no avanzan en las conversaciones.

Sánchez se reafirma en sus palabras a Netanyahu

Pedro Sánchez se ha reafirmado en sus críticas a Benjamín Netanyahu, el primer ministro de Israel, por la respuesta desproporcionada a los ataques de Hamás en los que no se está respetando a la población palestina en la franja de Gaza ni en Cisjordania. "Condenamos los viles atentados terroristas de una banda terrorista como Hamás y al mismo tiempo condenamos la muerte de civiles palestinos. No es una cuestión de partidos políticos ni de ideologías, es una cuestión de humanidad", ha insistido el secretario general del PSOE, que ha lamentado el posicionamiento del PP en la crisis diplomática con Tel Aviv. "Es imposible pedir a esta oposición que se opone a todo, que siempre está en el no, que esté con el Gobierno, pero sí les voy a exigir que estén con los derechos humanos, que es lo que estamos defendiendo", ha aseverado. "A mí también me acusaron de apoyar el terrorismo cuando retiramos las tropas de Irak. Pero llevábamos la razón como tú ahora: el derecho de defensa nunca podrá incluir que haya víctimas inocentes, niños, en ningún momento de la historia, en ningún país. Matar es solo matar, no es defender nada", le ha dado la razón Zapatero.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

José Marcos
Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_