_
_
_
_

El jurado declara a Francisco Javier Almeida culpable de matar intencionadamente al niño de Lardero

Los nueve miembros del tribunal ciudadano consideran que el hombre, de 55 años, agredió sexualmente y mató de forma intencionada a Álex, de nueve años

Francisco Javier Almeida, declarado culpable del asesinato y agresión sexual al niño de nueve años Álex cuando jugaba en un parque de Lardero (La Rioja) durante el juicio en su contra celebrado en Logroño.Foto: FERNANDO DÍAZ (EFE) | Vídeo: EPV
El País

Francisco Javier Almeida, el hombre de 55 años acusado de agredir sexualmente y matar a Álex, un niño de nueve años, el 28 de octubre de 2021 en Lardero (La Rioja) es culpable del crimen, según ha declarado este jueves el jurado popular en la Audiencia Provincial de La Rioja.

El jurado, por unanimidad, considera a Almeida culpable de haber realizado actos sexuales contra el menor —algo que el portavoz ha señalado que el propio acusado ha venido reconociendo en el trascurso del juicio— y también de haberle dado muerte. Especifica el veredicto que lo hizo de manera intencionada, lo que el hombre había negado en las vistas.

El tribunal ciudadano da por probados los hechos basándose en los testimonios prestados por testigos presenciales y de los agentes que participaron en la instrucción del caso. Considera, además, que queda también manifiesta la “extrema violencia” que Almeida ejerció contra el niño al abusar y al matarlo, ejerciendo presión contra el cuello, lo que le provocó la asfixia sin que el pequeño tuviera “la menor oportunidad de defenderse” dada la diferencia de corpulencia y de edad de Almeida y el menor. El jurado destaca que no consta que el acusado intentara pedir ayuda para auxiliar al niño tras agredirlo, y que, a la llegada al lugar de los hechos, un agente de policía tuvo que quitarle contra su voluntad el cuerpo. “La actitud del acusado fue de esconder el cuerpo”, especifica el veredicto.

Además, el jurado afirma que el acusado ocultó hechos relevantes en el primer día de la vista, que incurrió en contradicciones y que no queda probada que el acusado hubiera ingerido alcohol, como este alegaba.

Tras la lectura del veredicto, la Fiscalía ha elevado a definitiva su petición de imponer una pena de prisión permanente revisable por la muerte y de 15 años de prisión, sin atenuantes, por el delito abuso sexual. A esa petición se ha adherido la acusación popular y particular, a lo que añaden que se condene a libertad vigilada, imposibilidad de residir en La Rioja, e imposibilidad de comunicarse con la familia hasta 10 años después de ejecutarse la pena final. Se añade la solicitud al tribunal de que se condene a Almeida del pago de un millón de euros para cada progenitor. La defensa ha manifestado no tener alegaciones al veredicto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Antes de concluir la vista y dar el juicio visto para sentencia, el juez ha dado al acusado la oportunidad de hablar, pero Almeida lo ha rechazado y ha permanecido en silencio.

Los hechos sucedieron hacia las ocho de la tarde del 28 de octubre de 2021 en Lardero. Almeida se acercó al pequeño Álex, de nueve años, que festejaba Halloween en un parque infantil disfrazado del personaje de la niña de El Exorcista. Logró llevarlo hasta su casa, donde, según la Fiscalía, lo violó y estranguló. Cuando salía de su vivienda con el cuerpo del menor en brazos, fue detenido.

El fiscal, la familia y la acusación popular, que ejerce la asociación Clara Campoamor, ya habían solicitado que Almeida sea condenado a prisión permanente revisable, la máxima pena que contempla el Código Penal. La defensa había pedido la absolución o, en el caso de un veredicto de culpabilidad, que se tengan en cuenta las atenuantes de reparación del daño y de confesión.

La deliberación de los nueve miembros del jurado comenzó este miércoles a las 12.30, se suspendieron a las 21.45 y hoy se han sucedido hasta las seis de la tarde. “Su labor ha sido intensa y muy difícil y les agradezco su dedicación y esfuerzo”, ha reconocido el juez antes de dar por disuelto el jurado.

Durante el juicio, que se ha celebrado del 20 al 28 de marzo en la Audiencia Provincial de Logroño, Almeida ha permanecido sin inmutarse ante los relatos de la acusación, plagados de episodios desgarradores. Aceptó responder a las preguntas del fiscal y las partes, aunque muchas veces con respuestas evasivas. Cuando fue interrogado sobre el modo en que mató al niño, alegó no recordar lo que pasó. “Tengo algo nublado [el recuerdo]”, insistió. La única pregunta que se negó a responder fue una formulada por la letrada de la acusación el pasado día 20 de marzo, que ha calificado a Almeida como “un criminal recurrente”. “No es la primera vez que lo hace, ¿verdad?”, le preguntó. “Eso no lo voy a contestar”, zanjó el acusado.

A preguntas de su defensa, Almeida incidió en que pudo actuar llevado por los efectos del alcohol, ya que había bebido “mucho” porque en esa época de su vida “andaba perdido, como un zombi”. “Pienso que no me acuerdo por el alcohol. A veces pierdo la conexión con la realidad”, ha declarado. Un agente de la Guardia Civil trató de desmontar esta teoría al asegurar después que el aliento del acusado “no olía a alcohol”.

Almeida fue condenado en 2001 a 30 años de prisión por el asesinato y agresión sexual a una agente inmobiliaria en 1998 en Logroño. Terminaba condena el 17 de agosto de este año, pero en abril de 2020 accedió al tercer grado penitenciario con la oposición de la mayoría de los miembros de la Junta de Tratamiento de la cárcel de El Dueso (Cantabria). El ahora declarado culpable, además, ya había sido condenado en 1993 a siete años de prisión por una agresión sexual a una menor.



Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_