_
_
_
_

“Estamos como muertos en vida”, dice el padre del niño asesinado en la localidad riojana de Lardero

Varios vecinos aseguran que un desconocido solía merodear por el parque donde supuestamente el acusado se llevó al pequeño Álex en 2021

El acusado Francisco Javier Almeida asiste este miércoles a la tercera sesión del juicio con jurado por el crimen de Lardero. Foto: RAQUEL MANZANARES (EFE) | Vídeo: EPV
Mikel Ormazabal

“Estamos como muertos en vida. Nos han quitado toda la alegría”. Entre frase y frase, David Martínez hace una pausa larga para contener la emoción. Es el padre de Álex, el niño de nueve años agredido sexualmente y asesinado en octubre de 2021 en Lardero (La Rioja). Tiene a solo dos metros de distancia, sentado en la silla del acusado, a Francisco Javier Almeida, enjuiciado estos días como presunto autor del crimen. El principal encausado ha escuchado sin removerse el testimonio desgarrador del padre de la víctima. El magistrado que preside el juicio con jurado en la Audiencia de Logroño ha decidido en ese momento poner fin a las preguntas sobre la situación en la que se encuentra la familia del menor fallecido: “Todo el mundo se hace cargo del estado en que se encuentra la familia. No es necesario seguir por esa línea, por favor, por favor”.

David Martínez perdió a su hijo en un lapso muy corto de tiempo. El niño jugaba con otros menores en el parque Entrerríos de Lardero mientras los padres estaban en un merendero próximo. De pronto, una niña les alertó de la ausencia de Álex: “Se lo ha llevado un señor”, les dijo. Comenzó una búsqueda rápidamente, primero en una zona de viviendas que no se correspondía con el domicilio del enjuiciado, y después en el portal donde fue hallado el cuerpo sin vida del pequeño. “Yo llegué al portal cuando estaban tratando de reanimarle”, ha relatado. El padre ha recordado que en el barrio ya se venía comentando que un hombre desconocido acechaba a los menores: “Sí, algunos vecinos decían que este hombre ya lo intentó anteriormente”.

En relación con este asunto han declarado como testigos tres madres vecinas de la zona. Una de ellas llamó a la Policía Local de Lardero porque una semana y media antes de los hechos que se juzgan se produjo un “altercado”: “El acusado devolvió una pelota en el parque a su hija y a una amiga, de unos siete u ocho años, y les invitó a ir a su casa para ver unos pajaritos”. Los testimonios de los vecinos coinciden en que esta pudo ser la estrategia que solía emplear para tomar contacto con los menores y tratar de engañarles para le acompañaran a su casa, como supuestamente sucedió con Álex. Otra vecina ha explicado que su hijo y unos amigos habían fotografiado días atrás al acusado asomado a la ventana de su casa “porque les parecía un hombre muy oscuro” que se dedicaba a “mirar mucho a los niños”. Los pequeños le conocían como “el viejo”, “el hombre del banco”, y le tenían identificado como la persona que vivía en el portal donde presuntamente sucedieron la agresión sexual y la muerte violenta del pequeño Álex.

En la misma sesión del juicio con jurado han testificado un médico y una enfermera que intervinieron en el intento de reanimación cardio-pulmonar del niño. Ambos han asegurado que en ese momento Álex “no tenía pulso” y su corazón no presentaba ritmo para actuar con el desfibrilador. El facultativo ha señalado que el cuerpo del niño tenía “una marca en el cuello”.

Almeida está siendo juzgado por agredir sexualmente y posteriormente asesinar mediante estrangulamiento al menor de nueve años. Por estos delitos, el fiscal y las acusaciones particular y popular piden para el acusado la pena de prisión permanente revisable, mientras que su defensa pide la absolución.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Mikel Ormazabal
Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_