Yolanda Díaz reivindica su proyecto tras la encuesta de EL PAÍS: “Sumar será el secreto de una nueva coalición progresista”

Podemos advierte de que la responsabilidad sobre una candidatura unitaria depende de la vicepresidenta y le urge a sentarse a negociar

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (a la izquierda) y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, este martes en Madrid.
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (a la izquierda) y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, este martes en Madrid.Luis Sevillano

Frente a las tensiones con Podemos, Yolanda Díaz ha reivindicado este martes Sumar, el proyecto político que impulsa, como el elemento clave para mantener un Gobierno progresista en la próxima legislatura. Preguntada por los resultados que su plataforma cosecha en el barómetro de diciembre de EL PAÍS y la Cadena SER —57 diputados en el caso de que el espacio a la izquierda del PSOE comparezca unido a las generales de 2023, frente a los 32 escaños que lograría si concurriese por separado— la vicepresidenta se ha mostrado “sorprendida” porque Sumar “no es todavía una oferta electoral”. “Creo que Sumar va a ser el secreto de una nueva coalición progresista”, ha afirmado la titular de Trabajo a su llegada al Congreso para participar en los actos institucionales por el 44º aniversario de la Constitución en una advertencia también al partido de la ministra Ione Belarra, que en el último mes ha incrementado la presión para que la titular de Trabajo defina cuanto antes su candidatura. La formación ha insistido este martes en que “todavía” hay tiempo para un acuerdo “de coalición” con la vicepresidenta, aunque deja la responsabilidad de esa unidad en manos de Díaz. “Quien lidera el espacio es quien debe buscarla”, resumen fuentes del partido.

Las posiciones entre la cúpula de Podemos y la vicepresidenta, por tanto, siguen alejadas. La voluntad a priori es ir juntos a las elecciones, pero mientras la organización busca establecer ya un acuerdo “justo” y “generoso” (es decir, puestos de salida en las listas electorales), la dirigente gallega se resiste a sentarse a negociar en esta fase del proceso. Fuentes de su entorno afirman que no acepta “presiones” ni “golpes”, aunque reconocen que la “incertidumbre” que se está generando podría acelerar el anuncio sobre su futura participación en los comicios, que aún no se ha hecho oficial pero que ya casi nadie descarta.

Poco antes de la breve intervención de la vicepresidenta, los representantes del grupo confederal en la Mesa del Congreso Javier Sánchez Serna (Podemos) y Gerardo Pisarello (En Comú Podem) han valorado el barómetro publicado por este diario, que proyecta hasta un total de 57 diputados en caso de una candidatura conjunta a la izquierda del PSOE, pero muestra una pérdida de hasta 25 escaños si Podemos, Izquierda Unida, Más País y el proyecto de Díaz concurren por separado a las próximas generales. “Si las fuerzas progresistas de la izquierda vamos juntas, eso va a generar más ilusión en el electorado”, ha comentado Pisarello después de apelar a la “prudencia” por los resultados del sondeo.

Sánchez Serna ha explicado que Podemos está centrado en que las autonómicas y municipales de mayo vayan bien para su grupo, porque es la primera cita “ineludible” en las urnas y cree que su resultado condicionará el nuevo ciclo electoral. “Todavía estamos a tiempo para que haya una coalición y un acuerdo entre Podemos y Sumar”, ha expresado en línea con lo manifestado durante estos días por la cúpula del partido. Fuentes de la formación defienden que desde un principio ellos han apostado por la unidad (”es lo más importante”, repiten), pero matizan que es necesario sentarse ya a hablar. “Los acuerdos, o son justos, o no son acuerdos”, advierten. Algunas voces de la dirección también señalan como responsable de esa unidad a la vicepresidenta, a quien reprochan que no ejerza el liderazgo en la coordinación dentro del espacio (destacan que hace meses que no se producen reuniones de la mesa confederal, por ejemplo, que reúne a todos los partidos) y a la que urgen a aclarar cuanto antes si quiere presentarse con ellos a las elecciones.

“En Podemos han dicho que ya sería tiempo de que Yolanda Díaz aclarara si quiere ser la candidata de todos y a partir de ahí cerrar un acuerdo de coalición”, apremió el exvicepresidente Pablo Iglesias el lunes en Cadena SER. “En las elecciones municipales y autonómicas creo que se ha demostrado que eso de ir por separados funciona peor que decirle a la gente: somos partidos diferentes, no necesariamente somos amigos, no necesariamente nos queremos, no tenemos por qué hacer los mítines juntos, pero somos los suficientemente inteligentes como para asumir que para que no gobierne la derecha y haya entendimiento de las fuerzas progresistas tenemos que hacer cada uno nuestro trabajo”, expresó abiertamente el ex secretario general de Podemos.

Precisamente en un acto de su plataforma celebrado el viernes pasado en A Coruña y tras las alusiones del propio Iglesias a Díaz —a la que llegó a pedir “respeto” para el partido—, la dirigente gallega abogó por el entendimiento. “Solo podemos mantener el Gobierno de coalición progresista si sumamos”, afirmó. El ruido de las últimas semanas, sin embargo, deja heridas en el espacio a la izquierda del PSOE y amenaza con dificultar cada vez más la unidad. Fuentes del entorno de la vicepresidenta, que evita responder al antiguo ministro por “responsabilidad”, deslizan que hay una parte de la izquierda que quiere que gobiernen PP y Vox, porque creen que eso “les hace más fuertes”. “Solamente si sumamos colectivamente con afecto, sin sectarismos, sin etiquetas, sin separaciones, somos capaces de garantizar que no gobierne la barbarie”, incidió entonces la vicepresidenta alejando el fantasma de una ruptura. Los recelos a ambos lados, sin embargo, persisten.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Paula Chouza

Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS