El sector conservador se escuda en la amenaza de dimisión de Lesmes para seguir bloqueando la renovación del Constitucional

Los negociadores de ambos bloques se reúnen este miércoles, pero los consejeros propuestos por el PP pretenden debatir el posible relevo del presidente

El presidente del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, recibe al comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, el 30 de septiembre.
El presidente del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, recibe al comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, el 30 de septiembre.GENERAL COUNCIL OF THE JUDICIARY (EFE)

La negociación dentro del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para cumplir con el mandato legal de nombrar a dos magistrados del Tribunal Constitucional entra en horas clave, pero el núcleo duro del sector conservador esgrime ahora la amenaza de dimisión del presidente, Carlos Lesmes, para seguir obstaculizando el proceso. El bloque conservador y el progresista se reúnen este miércoles, supuestamente, para avanzar en esas designaciones. Sin embargo, el grupo de consejeros propuestos por el PP pretende llevar a ese encuentro su desacuerdo con el informe elaborado por el gabinete técnico del CGPJ que señala al actual vicepresidente del Tribunal Supremo, Francisco Marín Castán, como sustituto de Lesmes tanto en el alto tribunal como en el Consejo. Los conservadores sostienen que, ante la posibilidad de que el presidente renuncie al cargo en los próximos días, este asunto es ahora más importante que la renovación del Constitucional y estudian emitir un comunicado en el que muestren su discrepancia con la solución fijada por los técnicos. La mayoría de los progresistas tampoco comparte que Lesmes tenga que ser relevado de forma automática por Marín Castán, pero rechazan desviar ahora la atención de los nombramientos y abogan por cerrar un acuerdo cuanto antes para el tribunal de garantías.

El pleno del CGPJ fijó el pasado jueves un calendario que, de momento, se mantiene vigente, pero puede saltar por los aires en los próximos días. Lo único que parece seguro es que este miércoles se reúnen los cinco vocales (dos conservadores y tres progresistas) que negocian en nombre de sus grupos el nombramiento de los dos magistrados del Constitucional que el CGPJ tenía que haber designado antes del 13 de septiembre. Pero cada bloque llega a esa reunión con una pretensión: los progresistas, con la de cerrar por fin esas designaciones, para lo que hace falta que los conservadores pongan sobre la mesa el nombre de uno o varios candidatos y empezar a debatir opciones. Sin embargo, los vocales elegidos por el PP no están, en principio, por la labor de abordar esa negociación porque aseguran que la prioridad ahora es garantizar que, si Lesmes dimite, no se va a aplicar el criterio del gabinete técnico del Consejo que sitúa a Marín Castán al frente de este órgano.

Ante este escenario, vocales de ambos grupos consultados dudan que en la reunión de este miércoles se vaya a producir un avance decisivo para renovar el Constitucional. El acuerdo alcanzado por el pleno la semana pasada implicaba celebrar una sesión extraordinaria este jueves para nombrar a los magistrados del tribunal de garantías, pero solo si el miércoles los dos bloques llegaban a un acuerdo que garantizara que la votación iba a salir adelante. Si esto no se producía, seguirían negociando hasta el día 13, cuando se celebraría un pleno extraordinario, con o sin acuerdo, para poner en común las posturas de unos y otros. Pero los vocales del sector conservador dicen estar convencidos de que Lesmes va a dimitir esta semana, lo que, aseguran, cambia el orden de prioridades y lleva al primer plano el procedimiento para sustituirle.

Este grupo ha preparado un texto con la intención de difundirlo en las próximas horas en las que expresan su respeto por la decisión que tome Lesmes, reivindica que, aunque este se marche, el CGPJ seguirá haciendo su trabajo y defiende que la decisión de quién le sustituirá no está tomada. Los consejeros elegidos por el PP han sondeado a los vocales progresistas para intentar que se adhieran a esta iniciativa, pero estos lo han rechazado.

La intención de los progresistas es pactar cuanto antes la renovación del Constitucional y, en todo caso, hacerlo antes de que Lesmes se vaya, si es que finalmente confirma su salida. Fuentes de este grupo aseguran tener el compromiso del presidente de que no va a dimitir hasta agotar todas las opciones de hacer los dos nombramientos pendientes. Si no es posible para este jueves, Lesmes está dispuesto a convocar al pleno el viernes o a principios de la semana que viene. La intención sigue siendo un acuerdo que reúna a la mayoría de los 19 vocales del CGP, pero si esta posibilidad se enquista, el presidente planteará un acuerdo que permita reunir los 12 votos necesarios.

Lesmes aceptó en el pleno de la semana pasada establecer el día 13 como fecha tope, pero el presidente, si opta por dimitir, prefiere hacerlo antes de ese día, lo que le llevaría a adelantar todo lo posible el pleno para nombrar a los magistrados del Constitucional. Él mismo ha transmitido a las personas que han hablado con él en las últimas horas que está a la espera de algún gesto por parte del PSOE y el PP que indique que van a retomar las negociaciones para renovar el CGPJ, pero si este no se produce en las próximas horas, se irá.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Reyes Rincón

Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS