¿Dónde se encuentra Anatoli Sharii, el periodista reclamado por Ucrania por “alta traición”?

El juez Pedraz archiva la extradición del bloguero alegando que se ha marchado de España, mientras su defensa insiste en que sigue en el país

El bloguero ucranio Anatoli Sharii, en una imagen de archivo.
El bloguero ucranio Anatoli Sharii, en una imagen de archivo.Joan Sanchez (EL PAÍS)

¿Dónde se encuentra Anatoli Sharii? Esa es la gran pregunta que sobrevuela ahora mismo la extradición abierta en la Audiencia Nacional contra este periodista, bloguero y político ucranio reclamado por su país por “alta traición e incitación al odio”. Con el respaldo de la Fiscalía, el juez Santiago Pedraz ordenó el 26 de septiembre el archivo del procedimiento contra el reportero tras recibir una comunicación de las autoridades de Kiev de que Sharii ha salido de España y ha viajado “posiblemente” hasta Italia. Un traslado que niega su defensa, que insiste en que este sigue en Cataluña y que nunca ha abandonado el país.

El archivo así de la extradición preocupa a Gonzalo Boye, abogado del periodista, que explica que esta medida implica que, de nuevo, volverá a constar en las bases policiales de búsqueda y captura. Y, por tanto, pueden volver a arrestarle en España, como ocurriera el pasado mayo, cuando se le prendió en su casa de la localidad costera de Roda de Berà (Tarragona), donde lleva afincado desde hace años. Entonces, la Policía Nacional ejecutó la orden de detención emitida por Ucrania, que le acusa de estar al servicio de Rusia desde 2014 y de incentivar las “tendencias separatistas”. Una imputación que él niega: “No lo soy, [prorruso]. No tengo contactos con Rusia”, dijo en conversación con EL PAÍS en mayo de 2021.

Según relata Pedraz en un auto al que tuvo acceso este periódico, “se recibió una comunicación procedente de las autoridades de Ucrania referente a la posible presencia del reclamado en Italia”. Entonces, informó de ello a la Fiscalía, que se pronunció a favor de archivar la extradición “al no estar Sharii en territorio español”. Un carpetazo a la causa que dio el juez finalmente el 26 de septiembre —“dado que se ha ausentado del país marchando a Italia”, dice en su escrito—, antes de avisar de la situación a Interpol y a los ministerios de Justicia y Exteriores.

Sin embargo, Gonzalo Boye advierte de que el periodista no se ha movido de España. “Vive donde siempre”, apunta el abogado, que carga contra Kiev por “engañar” al juzgado. El letrado expone, además, que ya enviaron a la Audiencia Nacional un detallado documento con tiques, fotos y vídeos que “demuestran” que sigue en el país. Según añade la defensa, antes de que archivase, pidió a Pedraz que abriese una pieza separada secreta para mostrarle todas las pruebas que acreditan que Sharii no se ha ido y que incluiría el testimonio de su equipo de seguridad y las imágenes de las cámaras instaladas en su domicilio. Ahora, apostilla, ha recurrido la decisión de dar carpetazo a la causa.

El reportero, con más de tres millones de seguidores en YouTube, ha continuado subiendo vídeos en los últimos días. Muy crítico con las políticas del presidente Volodímir Zelenski, Anatoli Sharii abandonó Ucrania hace una década. Según dice, porque se sentía perseguido por denunciar casos de corrupción política. A continuación, se instaló en Roda de Berà con su mujer y creó un partido político, que acabó vetado. El periodista asegura que, desde entonces, ha recibido en España multitud de amenazas de grupos neonazis ucranios, lo que le llevó incluso a presentar una denuncia que recayó en un juez de Tarragona.

Los servicios de inteligencia de Kiev mantienen, desde antes de la invasión de Rusia, que Sharii ayudó a Moscú con sus actividades “subversivas” durante el conflicto bélico de 2014 en el Donbás. Le acusa de publicar información falsa y de, a través de internet, “incitar al odio interétnico” con los vídeos que sube a YouTube. Tras detenerlo en mayo, la Audiencia Nacional lo dejó en libertad, pero le obligó a comparecer en el juzgado más cercano a su domicilio dos veces al mes. Según Boye, a principios de octubre volvió a acudir a firmar, después de que se hubiese dictado ya el auto que archiva la extradición.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS