Detenido un ‘ertzaina’ de Bilbao con 55 kilos de cocaína en su domicilio

El arresto se produce tras una investigación de la Jefatura de Asuntos Internos de la Policía vasca

Agentes de la Ertzaintza controlan la salida de autobuses en Bilbao, en una imagen de archivo.
Agentes de la Ertzaintza controlan la salida de autobuses en Bilbao, en una imagen de archivo.ALFREDO ALDAI (efe)

Un ertzaina de la comisaría de Bilbao ha sido detenido este jueves por agentes de la Policía Vasca acusado de un delito de tráfico de drogas. En su vivienda han sido localizados 55 kilos de cocaína, según ha informado hoy el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka. La detención se produjo después de una investigación abierta por la Jefatura de Asuntos Internos de la Ertzaintza y la actuación de la unidad antidroga de Bilbao.. Las pesquisas abiertas sobre este caso siguen en marcha para completar las diligencias que se presentarán ante el juez.

El agente detenido, de 46 años de edad, trasladaba grandes cantidades de droga desde Madrid a la capital vizcaína y desde allí la distribuía por Euskadi, Navarra, La Rioja, Cantabria e incluso Aragón. En la operación también fue detenido otra persona que no tenía antecedentes por delitos contra la salud pública, pero sí por lesiones.

Erkoreka ha explicado que la investigación que ha permitido la detención del ertzaina comenzó en 2020 y ha sido “larga, tortuosa y difícil”. El policía arrestado se encontraba desde hace bastante tiempo de baja laboral y el propio consejero no ha descartado que fuera una incapacidad ficticia para poder dedicarse al tráfico de sustancias estupefacientes. Según las investigaciones, este agente el año pasado pudo haber obtenido unos ingresos por valor de unos 300.000 euros que blanqueó con la compra de billetes de lotería premiados.

El ertzaina había “depurado bastante” su forma de actuar, según Erkoreka. Tenía una furgoneta en la que podía llegar a ocultar hasta 40 kilos de droga y para su transporte adoptaba “importantes medidas de seguridad” dado que, por ejemplo, los desplazamientos los hacía habitualmente detrás de un coche lanzadera que le abría camino y exploraba el terreno. Los 55 kilos de cocaína que han sido localizados en su domicilio podrían alcanzar la cifra de 10 millones de euros en el mercado negro. En la vivienda también se incautaron 20.000 euros en metálico.

Erkoreka ha lamentado que una persona “investida de agente de la autoridad y teniendo como misión perseguir el delitos se dedicara a delinquir en un ámbito en el que se pueden irrogar gravísimos perjuicios a muchísimas personas a través del perjuicio a la salud pública”.

No es el primer agente de la policía autonómica implicado en un presunto delito de drogas. En junio de 2021, una operación dirigida por el Cuerpo Nacional de Policía, en colaboración con la Judiciaria de Portugal permitió desmantelar en Medina del Campo (Valladolid) una red dedicada al narcotráfico con la detención de tres personas, entre ellas un agente de la Ertzaintza con más de 20 años en el cuerpo, y la aprehensión de 862 kilos de cocaína.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Años atrás, en 2008 fue arrestado otro ertzaina por su presunta implicación en el tráfico de estupefacientes en Bizkaia. Fue acusado de pertenecer a una banda que obtenía la droga de Galicia y de la que formaban parte otras cinco personas. En esta operación coordinada por la División de Inspección General de la Ertzaintza, se resolvió con la incautación de dos kilos de cocaína, además de armas de fuego, dinero en metálico y vehículos de alta gama.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS