La Fiscalía investiga la denuncia de un mando de la Policía contra Cospedal y Fernández Díaz por la Operación Cataluña

El ministerio público abre diligencias tras recibir el escrito del antiguo jefe del Cuerpo en Cataluña

María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP, y Jorge Fernández Diaz, ex ministro del Interior, en 2015, en una misa en la catedral de Toledo.
María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP, y Jorge Fernández Diaz, ex ministro del Interior, en 2015, en una misa en la catedral de Toledo.ULY MARTIN

La Fiscalía de Barcelona ha abierto diligencias para investigar la denuncia presentada por Narciso Ortega, exjefe de la Policía Nacional en Cataluña, contra Jorge Fernández Díaz, ex ministro del Interior, y María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP. El agente acusa a ambos políticos de formar parte de la trama que gestó la bautizada como Operación Cataluña, el plan urdido para desacreditar, incluso con denuncias falsas, a dirigentes independentistas catalanes para tratar de frenar el desafío secesionista. En su escrito, Ortega utiliza como base los audios del comisario jubilado José Manuel Villarejo, también denunciado, que certificarían estas maniobras.

Según confirmaron fuentes jurídicas a la agencia Efe, la Fiscalía de Barcelona acordó el pasado 28 de julio abrir las diligencias y remitir el caso a Madrid, al considerar que esta Fiscalía tiene la competencia territorial para investigarlo. La denuncia de Ortega, cesado en 2012, también se dirige contra Francisco Martínez, ex jefe de gabinete de Fernández Díaz y ex secretario de Estado de Seguridad. Este último, el ministro y Villarejo ya han sido procesados por la Operación Kitchen, la trama de espionaje al extesorero popular Luis Bárcenas sin control judicial con el presunto objetivo de arrebatarle papeles comprometedores que pudiera guardar de altos cargos del PP.

La denuncia de Ortega mantiene que la Operación Cataluña consistió en “obtener información y confeccionar pruebas falsas que sirvieran para intimidar, extorsionar y desprestigiar a personas” cercanas o vinculadas al movimiento independentista catalán. Una trama que, según su representación jurídica, “estaba orquestada desde la cúpula del PP y del Gobierno, a quienes Villarejo reportaba sobre el avance o no de las investigaciones prospectivas que habían iniciado”. En un audio publicado el pasado junio por EL PAÍS, se escucha cómo el comisario conversa con Fernández Díaz sobre las posibles medidas que pueden impulsarse para denunciar por corrupción a dirigentes independentistas. El exresponsable de Interior negó durante años que hubiera despachado alguna vez con Villarejo.

En este sentido, Ortega enmarca su cese dentro de esa campaña orquestada contra el secesionismo y cualquier persona cercana. Según el antiguo jefe de la Policía de Cataluña, le quitaron del puesto porque miembros del PP le atribuían vínculos con dirigentes de la antigua Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y una supuesta connivencia con el independentismo. El mando del Cuerpo insiste en que Interior “sorpresivamente” le apartó y le trasladó “arbitrariamente” a Teruel “por motivos puramente ideológicos”, aunque al final “aceptó” ir a Zaragoza “como mal menor”. Según remacha el denunciante, su salida formó parte de la “campaña de acoso y derribo a todo aquel que estuviera relacionado con el movimiento independentista”.

La denuncia hace referencia a una reunión entre el comisario Villarejo y Alicia Sánchez-Camacho, exlíder del PP de Cataluña, que se produjo presuntamente el 6 de noviembre de 2012, pocos días antes de las elecciones autonómicas —en las que CiU perdió 12 escaños—. Según el escrito, durante esa cita, cuyo audio fue desvelado por el diario digital El Món, la entonces dirigente popular situó a Ortega en una “lista negra” de personas que debían ser investigadas. Según las grabaciones, que forman parte de la denuncia, Sánchez-Camacho explicó a Villarejo que Ortega tenía “un montón de connivencias” con el independentismo, lo que suponía “un problema añadido” porque era “íntimo” del entonces conseller de Interior, Felip Puig. El comisario reflejó también el contenido del encuentro en sus agendas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“La vuelta de Narciso, con toda la gente que tiene aquí sometida e infiltrada en la policía, será la pieza clave que tenga Puig aquí metida en la policía”, recoge uno de los audios que se aportan en la denuncia de Ortega, que destaca también que se le sometió a una vigilancia “ilegal”, puesto que “no estaba inmerso en ninguna causa judicial y por tanto no podían existir órdenes de seguimiento autorizadas por ningún juzgado”.

La Operación Cataluña se gestó en la época de Fernández Díaz como responsable de Interior durante el primer Gobierno de Mariano Rajoy (PP). En otro audio publicado por EL PAÍS, Villarejo amenaza al que sería mano derecha del ministro, Francisco Martínez, con tirar de la manta: “Tengo pruebas de que estáis todos en esta movida”, le llegó a decir. El comisario y Martínez conversaron ampliamente sobre las maniobras que se emprendían para tratar de frenar a dirigentes independentistas, según consta en las grabaciones de esos encuentros. Villarejo también se reunió varias veces con Cospedal, entonces secretaria general del PP, como recogen sus agendas.

La denuncia presentada por Narciso Ortega ante la Fiscalía es por presuntos delitos de organización criminal, prevaricación, malversación y revelación de secretos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS