Los socios piden al Gobierno un giro “decisivo” a la izquierda en el debate de la nación

Podemos, ERC, Bildu y Más País presionan para impulsar ya más medidas sociales como vía para reconectar con las bases tras el aviso de las elecciones andaluzas

Los portavoces del PSOE, Coalición Canaria y Unidas Podemos, Héctor Gómez, Ana Oramas y Pablo Echenique, durante la reunión de la Junta de Portavoces de este miércoles en el Congreso.
Los portavoces del PSOE, Coalición Canaria y Unidas Podemos, Héctor Gómez, Ana Oramas y Pablo Echenique, durante la reunión de la Junta de Portavoces de este miércoles en el Congreso.Javier Lizon (EFE)

“El debate sobre el estado de la nación será un momento decisivo para el país y para el Gobierno de coalición”. El aserto de Pablo Echenique, portavoz en el Congreso de Unidas Podemos, sonó este miércoles más a una recomendación o consejo que a una amenaza. A continuación, el dirigente de Podemos enumeró los últimos conflictos y disensiones internas y públicas entre los dos partidos que forman el Gobierno (cumbre de la OTAN, gastos en Defensa, salto a la valla de Melilla...) para reclamar en genérico a esas dos formaciones, pero especialmente al PSOE, que aproveche ese debate en el que se someterá a examen la legislatura para “reorientar y recuperar el ritmo de las medidas sociales” que reconecten con el electorado progresista. Esa demanda de Unidas Podemos es suscrita recurrentemente y en especial ahora por otros socios parlamentarios, como ERC, EH Bildu, Más País o Compromís.

Los partidos llevan ya días ultimando el contenido de las resoluciones que registrarán para su aceptación por el Gobierno durante el debate de la nación, que empezará el martes a las 12.00 con el discurso del presidente, Pedro Sánchez. Él recordará previsiblemente lo hecho por el Ejecutivo en estos años y circunstancias tan excepcionales, con la pandemia, la guerra en Ucrania y hasta el volcán de La Palma, que han requerido muchos gastos e inversiones extras no previstas. Y tendrá que abordar también las consecuencias de la crisis económica, la inflación por encima del 10% y la subida descontrolada de la cesta de la compra o los combustibles. Esa situación ha tenido una incidencia evidente en las encuestas electorales, con una bajada en las expectativas del PSOE y un alza en las del PP; y, más allá de las encuestas, la caída de apoyo a los socialistas y el auge de los populares se ha comprobado en los comicios andaluces del 19 de junio. En ese contexto llega el debate de la nación.

Los portavoces parlamentarios de Unidas Podemos, ERC y Más País, los socios más habituales del Gobierno, quisieron incidir este miércoles, tras la Junta de Portavoces del Congreso que ordenó los detalles del debate, en la necesidad de tomar nota del malestar ciudadano y de su electorado y en la oportunidad de aplicar un giro en ese “momento decisivo” del que habló Echenique. Tanto el dirigente de Unidas Podemos como la portavoz ocasional de ERC, Carolina Telechea, y el de Más País, Íñigo Errejón, aludieron también a la relevancia del debate como preámbulo de la siguiente discusión: el diseño de los Presupuestos Generales del Estado para 2023.

La discusión sobre el aumento del gasto militar sirvió de detonante para un aviso más general, que lleva ya algunos meses larvándose en el Congreso: los socios dudan de las preferencias del PSOE. Echenique afirmó: “Cada euro que va para armamento es un euro que deja de ir a las prioridades del Gobierno. España no está en guerra, sufre las consecuencias de una guerra”. El dirigente de Unidas Podemos apostó por retomar “las reformas estructurales pendientes” y puso ejemplos: un permiso de cuidado de siete días al año remunerado; seis meses de permisos de maternidad o paternidad; 100 euros para un bono de crianza; limitar los precios de los carburantes; topes máximos para la gasolina y el diesel; rebaja del bono transporte; subida del Salario Mínimo Interprofesional o del Ingreso Mínimo Vital; reactivar la reforma fiscal relegada... Y, en esa línea, insistió en que el Gobierno del que Unidas Podemos forma parte debe “desbloquear” dos leyes frenadas: la de vivienda y la de Seguridad Ciudadana o ley mordaza.

Echenique enmarcó todas esas iniciativas en las que el Gobierno debería poner en marcha para “reconocerse” con los militantes y votantes progresistas y apeló a que sean la materia a discutir en la reunión de coordinación entre los dos socios del Gabinete que se ha pedido para solventar esta última crisis interna.

La postura de Unidas Podemos es secundada en el Congreso por otros socios parlamentarios ocasionales, pero decisivos. ERC está en esa misma sintonía. Su portavoz este miércoles, Carolina Telechea, consideró “aberrante” que en un momento como el actual, en vísperas de una posible recesión en 2023, el Gobierno duplique su gasto en Defensa cuando escatima recursos, dijo, para la acogida de inmigrantes. Telechea demandó “medidas ambiciosas” en favor de las clases medias y las más desfavorecidas. Son ideas que llevan semanas expresando con más o menos contundencia portavoces de otras formaciones aliadas habituales del Ejecutivo, como Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, o incluso, con matices, Aitor Esteban, del PNV, o Ferrán Bel, del PDeCAT.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El más empeñado en la urgencia de fijar nuevas prioridades fue el portavoz de Más País, Íñigo Errejón, que volvió a recordar que a su grupo le costó un mundo y muchas presiones que el Gobierno encontrara en los últimos Presupuestos 50 millones de euros para dotar programas de salud mental y que ahora no ha costado nada aumentar el crédito armamentístico. Errejón aprovechó la ocasión para presentar su última iniciativa en esa línea de conectar con los problemas reales de la gente de la calle y pidió que las administraciones (el Estado dotaría un fondo y las autonomías lo gestionarían) cubran el 100% de los gastos de los comedores escolares en todos los centros públicos. Ese programa costaría unos 1.600 millones de euros, que es lo que Errejón calculó que ha supuesto la subvención generalista de 20 céntimos por libro de gasolina.

El portavoz de Más País, con el que suelen conectar y votar también Compromís, y otras formaciones minoritarias como Teruel Existe o el Partido Regionalista de Cantabria, recordó al Gobierno “que está en minoría” y que debe optar de una vez por definirse “con quién sacar lo que pretende sacar”; porque él, dice, ha hecho cuentas y no le cuadran, por ejemplo, en el caso del dinero extra para armas. “Esos números solo salen con el PP y eso y ya debería ser una señal de alerta en La Moncloa”, reseñó Errejón. Y agregó a modo de sentencia: “Las victorias culturales preceden a las victorias electorales”. El líder de Más País cree que el debate de la nación debe ser un punto de inflexión para prepararse ante un futuro próximo complejo: “Será un momento decisivo porque el Gobierno tendrá que elegir y los españoles deben salir de ese debate con la certeza de que el Estado va a estar ahí si lo necesitan”.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS