Sánchez acelera y aprueba este martes un crédito extra de 1.000 millones en Defensa pese a las críticas de Podemos

Unidas Podemos sale en tromba contra el anuncio del aumento en el presupuesto militar, y Margarita Robles les replica: “A ver si Yolanda Díaz dice en Ferrol que se dejen de construir ahí las fragatas”

Margarita Robles y Yolanda Díaz conversan el 18 de mayo en el Congreso de los Diputados.Foto: Juan Carlos Hidalgo(EFE) | Vídeo: EUEOPA PRESS

El PSOE y Unidas Podemos, socios de Gobierno, mantienen posiciones opuestas en asuntos tan sensibles como la defensa y la política exterior, y esas diferencias, a solo una semana del debate sobre el estado de la nación, volverán a ponerse en evidencia este martes. El incremento del gasto militar comprometido por Pedro Sánchez con la OTAN se materializará en una primera medida: el Consejo de Ministros aprobará un crédito para el Ministerio de Defensa de hasta 1.000 millones de euros, según han adelantado fuentes gubernamentales a EL PAÍS. Unidas Podemos no está de acuerdo con esta iniciativa, y Yolanda Díaz lo ha dejado claro públicamente, pero la medida seguirá adelante porque en el Consejo de Ministros no se vota y tampoco en el Congreso, ya que no será necesario porque se recurrirá al fondo de contingencia. La cuestión tensa pues las relaciones internas, pero nadie prevé que pueda llegar al límite de romper la coalición, que está digiriendo el giro armamentista que se ha producido tras la guerra en Ucrania y la cumbre de la OTAN en Madrid. Sí es probable que Unidas Podemos vote en contra en el Congreso de las medidas que lleguen allí relacionadas con este giro, por lo que en ese caso el PSOE tendría que contar con los votos del PP. Pero ese momento aún no ha llegado y el paso que se dará en el Consejo de Ministros tendrá rechazo del socio minoritario pero seguirá adelante si se cumplen las previsiones.

A última hora de la tarde de este lunes, fuentes de La Moncloa han aclarado que todos los ministerios fueron informados de la propuesta en una reunión de la comisión general de secretarios de Estado y Subsecretarios de la semana pasada, y que la proposición “fue estudiada y validada sin que se produjera ningún tipo de intervención en contra”. Las mismas fuentes enmarcan el aumento en “el compromiso europeo de alcanzar el objetivo de gasto militar del 2% del PIB en 2029″ y aseguran que el Ejecutivo “va a cumplir con su responsabilidad y solidaridad para fortalecer la seguridad y la capacidad de disuasión europeas frente a la amenaza real que representa [Vladímir] Putin”. En el equipo de la vicepresidenta Díaz, sin embargo, afirman que en ningún caso se abordó el asunto entre políticos al más alto nivel.

Tal y como publicó el sábado este periódico, el objetivo es iniciar cuanto antes, sin esperar a los Presupuestos del próximo año, un aumento progresivo del gasto militar hasta alcanzar el 2% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2029. El compromiso de duplicar la partida de Defensa implica pasar de los 13.000 millones presupuestados este ejercicio —1,01% del PIB— a 26.000 millones en siete años. Un esfuerzo que conlleva una subida anual de unos 2.000 millones anuales. Unidas Podemos está radicalmente en contra de esa apuesta, y este lunes lo expuso en boca de sus principales dirigentes. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, negó que la medida estuviera consensuada dentro de la coalición y pidió “respeto” a los aliados. “Gastarse el dinero en armas por exigencia de una potencia extranjera en lugar de invertirlo en una mejor sanidad, educación y más protección social no forma parte de los Presupuestos que nuestro país necesita”, dijo también este lunes Ione Belarra, secretaria general de Podemos.

La hoja de ruta del presidente del Gobierno, que ha reforzado su perfil atlantista en la cumbre de la semana pasada en Madrid y propugna una mayor inversión en seguridad tras la invasión de Ucrania, colisiona con los postulados de Unidas Podemos. Las razones que da Sánchez, como las peticiones de Finlandia y Suecia de ingresar en la OTAN tras décadas de neutralidad, o el aumento del presupuesto militar de Alemania, no convencen al socio minoritario del Gobierno. Tampoco las afirmaciones del presidente de que el refuerzo del gasto militar no supondrá un detrimento del Estado del bienestar. “No hay tal dicotomía entre el gasto social o el gasto en defensa”, afirmó Sánchez en su entrevista del fin de semana en EL PAÍS.

Después de que Sánchez pidiera estos días una “reflexión” sobre la inversión militar a los partidos a la izquierda del PSOE, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, también respondió al presidente: “Hemos sido claros. La reflexión la pido con serenidad, para que abordemos el debate de Presupuestos con la calma y la tranquilidad necesarias”, dijo. Y el secretario de Estado para la Agenda 2030 y líder del PCE, Enrique Santiago, remachó en TVE: “Creemos que España ya gasta suficiente en gasto militar”.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, replicó automáticamente a todos ellos: “Yo le diré a la señora Belarra que pregunte a la vicepresidenta Yolanda Díaz a ver si ella dice en Ferrol [A Coruña] que se dejen de construir ahí las fragatas F-110 que están creando muchos puestos de trabajo”. La ministra, una de las representantes del ala socialista del Gobierno que más choques ha protagonizado con Unidas Podemos, insistió: “En la vida se aporta desde lo positivo y no desde la descalificación. Ellos sabrán lo que tienen que hacer”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Díaz salió horas más tarde al paso de las palabras de la titular de Defensa. “El acuerdo que se quiere plantear para aprobar 1.000 millones más para Defensa nada tiene que ver, y bien que lo siento, con la carga de trabajo de mi comarca [de Ferrol], ni de Cádiz”, reaccionó. Díaz negó que la nueva inversión esté consensuada dentro del Ejecutivo y reprochó a los socios de Gobierno la filtración de la noticia. “Las formas en política son muy importantes”, afirmó la vicepresidenta, quien reclamó “respeto” a los aliados y a las Cortes Generales. “Estos debates deben hacerse de manera prudente y serena, y nunca atendiendo a realidades que no son verdad. Porque decir que los 1.000 millones de euros son para carga de trabajo en Navantia, por desgracia, insisto, no es así”, apostilló.

Ione Belarra, la semana pasada en el Congreso de los Diputados.
Ione Belarra, la semana pasada en el Congreso de los Diputados.Javier Lizón (EFE)

Belarra esbozó, en su discurso de la mañana ante el Consejo de Coordinación de Podemos, principal órgano de dirección del partido, las que deben ser, en su opinión, las prioridades en las cuentas del próximo año. Una apuesta que pasa por el fortalecimiento del sistema de cuidados, el blindaje del poder adquisitivo de los ciudadanos, la contención de la inflación, la inversión en sanidad y educación y la reforma fiscal. “Unas urgencias que son diferentes al planteamiento que se ha hecho estos días de duplicar el gasto militar en España, que ya está en niveles récord”, ha criticado la ministra de Derechos Sociales. “España no está en guerra, está sufriendo las consecuencias económicas y sociales de una guerra en Europa”, ha añadido, en referencia al conflicto desatado tras la invasión rusa en Ucrania en febrero pasado. “Lo que necesita la gente de nuestro país no es comprar bombas ni aviones de combate. Es emplear los recursos y la riqueza que producimos entre todos para protegernos del impacto económico de esta situación”, ha señalado.

El rechazo de Unidas Podemos al compromiso adquirido en el seno de la OTAN de incrementar la inversión militar de aquí a 2029 fue explicitado por primera vez en marzo, cuando Sánchez hizo públicas sus intenciones. Ya entonces, Yolanda Díaz reconoció que sobre ese asunto había “una diferencia con el PSOE”. “Creemos que lo prioritario es justamente incrementar los presupuestos de investigación, educación, sanidad y otras materias que son de especial interés en una crisis que sufrimos como consecuencia de la guerra”, declaró en aquel momento. “Nuestra posición en esa materia es conocida”, ha reiterado Díaz este lunes, casi al mismo tiempo que el líder del PCE y secretario de Estado para la Agenda 2030, Enrique Santiago, lanzaba un mensaje similar en TVE: “Creemos que España ya gasta suficiente en gasto militar. Nuestra prioridad es garantizar la seguridad de las personas, la seguridad económica y social. Vamos a trabajar para que haya una mayor inversión en gasto social y una mayor recaudación entre aquellos sectores que están enriqueciéndose con esta guerra”, ha dicho Santiago. También este lunes el grupo parlamentario de Unidas Podemos ha acordado que votará en contra de aumentar de cuatro a seis los destructores estadounidenses en la base naval de Rota (Cádiz), pactado la semana pasada entre Sánchez y el presidente Joe Biden.

El PSOE ha querido, por el contrario, remarcar expresamente la trascendencia de la cumbre de la OTAN y los acuerdos adquiridos para el refuerzo de la Alianza Atlántica frente a amenazas como Rusia. “El presidente ha defendido de manera clara el papel de España en la OTAN, donde nuestro país ha visto reforzado su papel respecto al Sahel y Ceuta y Melilla”, ha argumentado el portavoz, Felipe Sicilia, tras la reunión de la ejecutiva federal socialista. Sicilia ha subrayado, frente a los recelos de Unidas Podemos, que “el compromiso del Gobierno es seguir creciendo en el presupuesto de Defensa sin mermas en cualquier otro servicio y sin descuidar el Estado del Bienestar”.

Belarra no ha hecho referencia expresa al crédito de 1.000 millones que el Gobierno aprobará previsiblemente este martes, pero sí ha puesto énfasis en abogar por unos Presupuestos centrados en el gasto social, que “reorienten el rumbo del Gobierno y recuperen el ritmo” de los avances sociales. Podemos cree que solo así, con un giro hacia políticas de izquierdas que se visibilice en las cuentas, es posible movilizar a sus votantes y “caminar hacia una nueva victoria electoral progresista en el año 2023″. “Los últimos acontecimientos y declaraciones han derivado en un momento de la legislatura en el que no se perciben unos objetivos políticos claros en la acción del Gobierno de coalición, y creo que esta es una sensación compartida por muchísima gente progresista”, ha subrayado. La “altísima inflación y la devaluación del poder adquisitivo” de la ciudadanía “supone un golpe durísimo a la mayoría social y puede dar al traste con la acción de gobierno de la coalición”, ha alertado Belarra. Una advertencia que se produce en uno de los momentos más delicados para el Gobierno.


50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS