La primera operación de tráfico del verano arranca con la DGT en alerta por el alza de muertes en las carreteras el primer semestre

Tráfico advierte del peligro de los trayectos cortos en las carreteras secundarias en un verano con 93 millones de desplazamientos

Tráfico a la salida de Madrid en la A5, este viernes.
Tráfico a la salida de Madrid en la A5, este viernes.Olmo Calvo

La primera Operación Especial de Tráfico del verano se ha iniciado este viernes con 4,5 millones de desplazamientos previstos hasta la medianoche del domingo. La Dirección General de Tráfico (DGT) calcula que se realizarán 93 millones de viajes de largo recorrido en julio y agosto, un 2,4% más que el verano pasado, con un incremento significativo de las salidas de fin de semana y de los desplazamientos de corta duración. El dispositivo de la DGT contará con 780 radares fijos y 545 móviles, 245 cámaras de control de móvil y del cinturón, 12 helicópteros, 39 drones y 34 motos camufladas que circularán por las carreteras de mayor siniestralidad de motociclistas.

Las carreteras están viviendo una jornada relativamente tranquila, señalan desde la DGT, pasadas ya las retenciones registradas a primera hora de la tarde. A las 20.20 solo se registraban algunos atascos, de poca entidad, en la C-58 en sentido entrada en Montcada i Reixac (Barcelona) y otro en la A-4 en Dos Hermanas (Sevilla), sentido a Cádiz, ambos derivados de accidentes. Persisten algunas retenciones o tráfico lento en la A-1 en el Circuito del Jarama y a última hora de la tarde se ha complicado el tránsito en la AP-7 en Torremolinos (Málaga), en sentido Marbella, con colas de apenas dos kilómetros.

Desde las 15.00 a las 20.00 se ha registrado solo un accidente mortal en el territorio de la DGT. Ha ocurrido en Chalamera (Huesca), en la carretera HU-V8611, por una colisión frontal entre un turismo y un camión.

Hasta el 29 de junio habían muerto 532 personas en vías interurbanas, un 17% más que el año pasado (455). Los perfiles más frecuentes de víctimas mortales son los fallecidos que iban en turismo tras una salida de vía o colisión trasera y múltiple, los varones atropellados de entre 25 y 64 años, y motoristas —también hombres— que perdieron la vida tras salirse de la vía o sufrir un choque con otro vehículo.

El 21 de marzo entró en vigor la nueva Ley de Tráfico, que endurece las sanciones por el uso del móvil con seis puntos —desde 2016 las distracciones al volante son la primera causa de los siniestros mortales— y con cuatro por no usar o hacerlo incorrectamente el cinturón de seguridad —uno de cada cuatro fallecidos no lo llevaba—, casco y otros sistemas de retención. Julio fue el mes con más fallecidos en 2019 y junio, en 2021.

Alerta por el incremento del 31% de fallecidos en autopistas y autovías. La Operación Salida arranca con una tendencia muy preocupante: el número de fallecidos en autopistas y autovías fue de 161 personas hasta el 29 de junio, un tercio más que en el mismo periodo de 2019 (123), el año de referencia —previo a la pandemia de la covid— para poder comparar las cifras con rigor. En 2021 se contabilizaron 127. Ana Blanco, subdirectora adjunta de Circulación de la DGT, insiste en que “son las vías más seguras, ya que, entre otras razones, no hay riesgos de colisión frontal”, frente a las carreteras convencionales, que concentran a siete de cada diez fallecidos en la carretera. Sin embargo, en este tipo de vías secundarias las muertes han subido solo un 2%. “Las salidas de vía y los atropellos son los tipos de siniestros que más han crecido en las autopistas y autovías, y están asociados al exceso de velocidad y las distracciones”, advierte Blanco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para intentar atenuar las salidas de vía, la DGT ha reforzado la presencia en las vías de alta capacidad con radares móviles, tanto en coches rotulados como camuflados de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Además, durante la primera semana del mes de julio, se realizará una campaña en la que se intensificarán los controles de velocidad en todo tipo de vías y a cualquier hora. En cuanto a las distracciones, Tráfico ha instalado 29 nuevas cámaras de vigilancia para controlar el uso del móvil y del cinturón de seguridad. Según datos provisionales de la DGT, las distracciones estarían presentes en el 45% de los accidentes mortales en autovías y autopistas en 2021, sin contar Cataluña y País Vasco.

Los trayectos cortos, el drama de las carreteras secundarias. El verano no lleva aparejado un aumento de la siniestralidad en vías convencionales, que representan de una manera bastante estable al 70% de las muertes en vías interurbanas a lo largo del año. De los 532 fallecidos fuera de las ciudades, 371 se han concentrado en las carreteras secundarias. Una cifra similar a la de 2019 (365) y un 13% superior a la del año pasado (328).

Una de las amenazas en los meses de estío, según recuerdan desde Tráfico, es que los últimos kilómetros de los desplazamientos largos a los destinos de vacaciones suelen ser por vías convencionales, lo que requiere extremar la precaución. “Son infraestructuras que, a diferencia de las autopistas y autovías, no tienen una separación física de ambos sentidos, y que además cuentan con accesos a ambos lados y por las que circulan usuarios vulnerables como peatones, ciclistas y motociclistas”, subraya Blanco. “Al tratarse de un entorno más exigente, hay una quiebra de condiciones respecto a las autovías y autopistas. Tenemos que afrontar la conducción frescos y tranquilos, ya que cambian totalmente las condiciones de conducción”, señala la responsable de la DGT. Entre las recomendaciones del Ministerio del Interior, están los descansos cada dos horas al volante “para recuperar la plena atención” o turnarse al volante con otros viajeros si existe esa posibilidad.

Otro factor de riesgo, que se acrecienta por la mayor presencia de vehículos en verano, es que la conducción se puede relajar en los viajes cortos en este entorno. “Parece que en el primer desplazamiento estamos más concienzados a nivel de seguridad vial y luego se corre un riesgo de cierta despreocupación. Por eso mismo hay que mantener la alerta y no relajarse. Eso abarca desde no tomar alcohol si se va a coger el volante y a evitar las distracciones en general. No se puede bajar la guardia”, resalta la subdirectora adjunta de Circulación de la DGT.

La velocidad genérica en las vías secundarias es de 90 kilómetros por hora y se ha eliminado la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan rebasar en 20 km/h el límite en estas vías cuando adelanten a otros vehículos. “La gente se está ajustando a estos límites, no vemos grandes incumplimientos. De esta forma se consigue un entorno más seguro, al que también contribuyen los radares, en el que se asimilan y aceptan los límites aprobados”, destaca Blanco.

Campaña para disminuir los atropellos. Los fallecidos en turismos siguen representando con diferencia la mayoría de muertes en la carretera (273), pero la Dirección General de Tráfico remarca que los usuarios vulnerables supusieron por primera vez más de la mitad del total de víctimas mortales si se incluyen las víctimas en ciudades. La campaña de concienciación de la DGT se ha focalizado este verano en los atropellos interurbanos, de los que apenas se tiene conciencia y conocimiento al quedar circunscritos en la mayoría de las ocasiones al ámbito familiar o personal. Saberlo es empezar a evitarlo es el slogan elegido para llamar la atención sobre este tipo de siniestro vial, en cuya difusión han colaborado la cantante y compositora Amaia Romero y el actor Eduard Fernández. Ambos explican algunas de las causas por las que el año pasado fallecieron 110 personas atropelladas en las carreteras españolas, el 10% del total. A 29 de junio habían perdido así la vida 50 peatones, además de 25 ciclistas.

“Era el momento de centrarnos en esta tipología de accidente después de otras dirigidas a colectivos como los motociclistas [103 fallecidos en 2022 frente a los 120 de 2019 y 114 de 2021], ya que había un desconocimiento de la realidad y de cómo evitarla. Pensamos que es una campaña muy amoldada y oportuna para el verano, con mensajes muy simples, como llevar elementos reflectantes, circular por el arcén izquierdo, evitar cruzar por lugares indebidos...”, expone Blanco. La estrategia también pone el foco en los conductores, para que sean conscientes de que comparten el espacio en las vías convencionales con otros usuarios, “por lo que conducir en ellas requiere de toda su atención y el cumplimiento de las normas”.

La Operación Salida más cara de la historia. El inicio del periodo del año que más desplazamientos concentra coincide con el alza sin precedentes del precio de los carburantes. Los últimos datos de la inflación, por encima de los dos dígitos (10,2%), empeoran en un punto y medio el IPC de mayo. La consecuencia del alza generalizado del coste de la vida es que llenar un depósito medio supone un desembolso superior a los 100 euros. Contando con el descuento obligatorio de 20 céntimos por litro de carburante, que el Gobierno ha prorrogado dentro del decreto de medidas anticrisis para paliar los efectos económicos de la guerra de Ucrania y que, a falta de su aprobación en el Congreso a mediados de julio, estará activo hasta finales de año, la gasolina se paga a una media de 1,929 euros y el gasóleo, a 1,900 euros. Hace un año, según los precios del Boletín Petrolero de la UE, la gasolina se pagaba a 1,383 euros y el gasoil valía de media 1,247 euros por litro. Es decir, que la gasolina es ahora un 39,5% más cara y el diésel, un 52,4%, informa José Luis Aranda.

Si trasladamos los precios actuales a lo que supone llenar un depósito de tamaño mediano, el resultado es que ahora el tanque de gasolina saldría a 106 euros (frente a 76 euros hace un año). Para un conductor que use gasóleo, el desembolso será de más de 104 euros, cuando a principios del verano de 2021 pagaba unos 69 euros. Para encontrar un verano de carestía en términos históricos similares hay que retroceder hasta 2014, pero entonces la gasolina estaba a 1,457 euros por litro y el gasoil a 1,347. La conclusión es que los importes actuales superan con creces (un 32% y un 41%, respectivamente) al que hasta ahora había sido el verano más costoso para el bolsillo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS