Camps y las ranas de la charca valenciana

El expresidente regional, que afronta un juicio por corrupción en 2023, se presenta como víctima de una “persecución” pese la condena de gran parte de su círculo

El expresidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, junto al antiguo circuito de Fórmula 1 de Valencia, este jueves.
El expresidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, junto al antiguo circuito de Fórmula 1 de Valencia, este jueves.BIEL ALINO (EFE)

Una de las frases que persigue a Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid e imputada en el caso Púnica por la supuesta financiación irregular del PP madrileño, la pronunció en 2016 en una comisión de investigación de la Asamblea regional. “Solo dos de los más de 500 altos cargos que he nombrado a lo largo de mi vida política me han salido ranas”, dijo la exdirigente, que siempre ha mantenido que ella nunca supo nada de los casos de corrupción que anidaron en su partido y en sus Gobiernos, pese a que sus colaboradores han desfilado en tropel por los tribunales. Una posición que intenta emular Francisco Camps, expresidente de la Generalitat Valenciana y procesado por su presunta implicación en la trama Gürtel.

El exmandatario del PP, que hasta ahora ha salido indemne de todas las causas abiertas contra él, insiste desde hace meses que quiere volver a la primera línea política —pese a la vista oral que tiene pendiente en la Audiencia Nacional y que los magistrados han fijado esta semana para principios de 2023— y repite que las investigaciones judiciales que lo han cercado durante una década responden simplemente a una “persecución” de la izquierda y de la Fiscalía. Según Camps, nada sabe de esa charca de corrupción que inundó el PP valenciano y la Generalitat que dirigió. Pese a la multitud de ranas condenadas que croaban a su alrededor.

Porque los tribunales ya han dado por probado, por ejemplo, que la Generalitat que él encabezaba “manipuló” contratos en favor de Gürtel o que el PP que lideró se financió de forma “irregular” en las campañas de 2007 y 2008. De hecho, entre los cargos sentenciados en otros juicios, se encuentran su secretario general, Ricardo Costa, que relató en la Audiencia que Camps conocía y participaba de las irregularidades; su vicepresidente Víctor Campos —otro de sus vicepresidentes, Juan Cotino, murió en pleno juicio contra él—; su gerente regional, Cristina Ibáñez; su secretario general del grupo parlamentario, David Serra; su tesorera, Yolanda García; su consejera y presidenta de la Cámara autonómica, Milagrosa Martínez; y su consejero Rafael Blasco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS