Sánchez advierte de que “vienen tiempos duros” y alerta del impacto que “la guerra de Putin” tendrá en los precios

El líder del PSOE urge al PP “a dejar de coquetear” con Vox y defiende la estrategia seguida en Ucrania frente a las críticas de Podemos: “No ha faltado diplomacia, lo que ha sobrado es agresión”

Pedro Sánchez y Adriana Lastra conversan antes del comité federal del PSOE.Foto: Víctor Sainz | Vídeo: PSOE

La invasión de Ucrania ha hecho saltar por los aires las previsiones económicas del Gobierno y tensiona la relación entre el PSOE y Podemos cuando la recuperación daba sus primeros síntomas de robustez tras dos años de pandemia. Uno de los grandes temores en La Moncloa es un alza de los precios que dispare la inflación a cifras de dos dígitos mientras se recrudece una escalada bélica para cuyo final no hay fecha. El escenario es imprevisible en plena ofensiva de Rusia y se ve agravada por el “chantaje energético” de Vladímir Putin a la Unión Europea, a la que Moscú suministra el 40% del gas que consume. En un contexto tan volátil, Pedro Sánchez ha reivindicado al PSOE como “el partido necesario en el sistema político español” y garante de la estabilidad en un periodo de tanta incertidumbre. “Vienen tiempos duros. La guerra de Putin va a hacerlo todo más duro y difícil y sin duda va a tener impacto en los precios. Pero estoy seguro de que España y Europa saldrán reforzados”, ha advertido el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE en el comité federal, al que no han podido asistir por razones de agenda los presidentes de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el valenciano Ximo Puig. “Estamos intentando ayudar al pueblo y a la democracia ucrania”, ha reiterado a su llegada el ministro de Exteriores, José Manuel Albares.

El Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en el Comité Federal de PSOE en la sede partido en la calle Ferraz de Madrid.
El Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en el Comité Federal de PSOE en la sede partido en la calle Ferraz de Madrid.Víctor Sainz

“Sabemos distinguir el lado bueno de la historia. Nuestro lado es estar del lado del pueblo ucranio (...) Nos oponemos a las guerras ilegales, nos opusimos en 2003 a la guerra de Irak y ahora a la guerra de Putin. Nos seguiremos oponiendo a cualquier agresión imperialista, da igual el imperio que la promueva”, ha remarcado Sánchez en un mensaje de defensa de las decisiones del Ejecutivo, incluido el envío directo de armas, criticadas por Podemos. “El ataque a Ucrania ha sido condenado de manera mayoritaria, es injusto e injustificado. La agresión salvaje partió de Putin después de semanas de dialogo diplomático intenso. Mientras se dialogaba, él preparaba su agresión. El agresor negaba cínicamente sus planes esperando el momento del zarpazo. Por tanto, no ha faltado diplomacia, lo que ha sobrado es agresión”, ha sentenciado frente a los reproches de una parte de Unidas Podemos encabezada por las ministras Ione Belarra e Irene Montero. En cambio, la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz ha respaldado sin fisuras a Sánchez. Los colores de la bandera ucrania, el azul y amarillo, han adornado la mesa de la dirección socialista y el atril de las intervenciones.

“Yo entiendo que haya gente que diga que tenemos que hacer algo, es urgente hacerlo, y los partidos de la guerra obviamente te dicen que enviemos armas”, ha afirmado Belarra este domingo en un acto Podemos. Los ministros y dirigentes del PSOE consultados se han mostrado sorprendidos por las palabras de la secretaria general de Podemos pero han evitado pronunciarse. Tampoco han entrado en el movimiento por la paz que Podemos ha anunciado junto a Jean-Luc Mélenchon, responsable de Francia Insumisa, y el ex líder del Partido Laborista británico Jeremy Corbyn. “En Europa muchas personas pensamos que es hora de redoblar los esfuerzos diplomáticos para acabar cuanto antes con la guerra en Ucrania. La paz es el único camino”, ha incidido Belarra.

Los líderes territoriales socialistas atribuyen “a problemas internos” las críticas de Podemos al abastecimiento por parte del Gobierno de armas como lanzagranadas y ametralladoras, además de munición. Las Fuerzas Armadas españolas han transportado este viernes y sábado el primer lote de armamento y contemplan nuevas remesas. Aparte de Sánchez, en las intervenciones a puerta cerrada del comité federal no ha habido muchas más alusiones implícitas o directas al socio minoritario del Gobierno salvo las realizadas por ejemplo por Josep Borrell en un mensaje grabado en vídeo. El alto representante de la UE ha recordado, según diferentes miembros del comité, las carencias que afrontó el Gobierno de la Segunda República en la Guerra Civil. La inacción de las democracias europeas frente al despliegue de recursos militares que Alemania e Italia -dirigidas por Hitler y Mussolini- facilitaron a Franco fue determinante en la victoria e instauración de la dictadura franquista. Alcaldes que pertenecen al máximo órgano socialista están recordando estos días en sus Ayuntamientos a las formaciones a la izquierda del PSOE su reivindicación histórica de las Brigadas Internacionales para resaltar lo que consideran una contradicción de Podemos. Entretanto, el socio minoritario del Ejecutivo ha redoblado su malestar porque se manden armas a la población civil ucrania. “¿Es que estamos haciendo todo lo posible por la diplomacia? Yo creo que no. ¿Qué hacen dos delegaciones, una ucraniana y una rusa, negociando solos sin la supervisión de las Naciones Unidas, la OSCE? La paz es el único camino”, ha afirmado Belarra en un acto feminista. La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha defendido por su parte la diplomacia como “la única forma efectiva y eficaz de pararle los pies a Putin y ayudar a los hombres y las mujeres de Ucrania”. “La guerra es la ley del más fuerte, la palabra del poderoso a costa de los demás”, ha zanjado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ucrania ha acaparado la intervención de Sánchez, que no obstante ha vuelto a proponer al PP un cordón sanitario a Vox. El partido de Santiago Abascal presiona para formar parte del futuro gobierno de Castilla y León. “Necesitamos de una vez por todas que la derecha deje de coquetear con la ultraderecha. No se puede estar contra la ultraderecha solo a ratos. Proponemos una solución estructural para acabar con la ultraderecha en Castilla y León y en toda España”. La intención del futuro líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, es que el presidente castellanoleonés, Alfonso Fernández Mañueco, cierre el pacto con Vox en esa comunidad antes de que Feijóo resulte elegido en el congreso extraordinario de abril. El secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, está convencido de que el PP “va a acabar pactando con Vox”. “Feijóo tiene una posibilidad de demostrar que es verdad que quiere hacer cosas diferentes en el PP y de frenar el pacto que Mañueco tiene y piensa hacer con la extrema derecha. Pero creo que el nuevo PP se va a parecer tantísimo al viejo que va a ser prácticamente igual en todo, quizás con una cara más amable”, ha pronosticado.

Sánchez ha destacado en su discurso en el comité federal del PSOE las palabras de Margaryta Yakovenko, periodista de EL PAÍS oriunda de Mariupol, unas de las ciudades ucranias asediadas por el Ejército ruso: “La guerra es comprobar si los cimientos del sótano donde guardabas la confitura de cerezas van a resistir un bombardeo”. “La situación de su familia es la dramática de millones de ucranios que huyen despavoridos de las bombas de Putin”, ha subrayado el presidente del Gobierno. A lo largo de su discurso, Sánchez ha dejado patente su preocupación por los efectos en la economía. “Putin ha atacado Ucrania porque es demasiado democrática a sus ojos. Por ser demasiado europea. El objetivo de Putin es frenar el bienestar de los europeos, socavar la competitividad de la industria y la economía europea, y no se los vamos a permitir. Vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que los ciudadanos, las empresas y nuestras industrias no se conviertan en rehenes del chantaje energético de Putin”, ha insistido. Una primera manera de contener los precios, dentro del Plan Nacional de Respuesta al Impacto a la Guerra, sería mediante un gran pacto de rentas con sindicatos y patronal, a los que Sánchez recibirá este lunes en La Moncloa.

El líder del PSOE cree que la agresión a Ucrania debe acelerar las grandes transformaciones pendientes de la UE. Desde avanzar en un pacto migratorio a una política común de seguridad y a revisar las reglas fiscales “para preparar a la economía” de los 27. Y, sobre todo, a perseguir la autonomía energética mediante la diversificación de las fuentes de suministro. “El Gobierno tiene poco más de dos años y en este tiempo ha habido la peor pandemia en un siglo, tormentas como nunca habíamos visto, la erupción de un volcán, una crisis de refugiados internacional como la de Afganistán y una guerra en el continente europeo que amenaza décadas de paz. El Gobierno sigue adelante mientras muchas cosas se desmoronan. No lo hemos tenido fácil, pero hemos intentado estar a ala altura y lo hemos seguido haciendo”, ha apelado una vez más a su conocida capacidad de resistencia.


Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS