Polonia acusa de espionaje a un periodista español detenido cerca de la frontera con Ucrania

Pablo González, colaborador de ‘Público’ y La Sexta, fue arrestado a principios de semana

El periodista Pablo González, en una imagen de febrero difundida por Reporteros Sin Fronteras.
El periodista Pablo González, en una imagen de febrero difundida por Reporteros Sin Fronteras.@PabVis

Las autoridades polacas han arrestado y acusado a un periodista español, Pablo González, de actividades de espionaje a favor de Rusia. El Gobierno del país centroeuropeo ha difundido una nota este viernes donde detalla que la Agencia de Seguridad Interior (ABW) lo capturó durante la noche del 27 al 28 de febrero “bajo sospecha” de “participar en actividades de inteligencia extranjera contra Polonia”. La organización Reporteros Sin Fronteras, que ya había denunciado el arresto cerca de la frontera con Ucrania, relató que permaneció retenido, al menos, más “de 72 horas” sin permitirle hablar con su abogado y los servicios consulares. Fuentes de Exteriores apuntan que finalmente han podido mantener un contacto telefónico con él, pero no en persona.

González, que ha colaborado para medios como el diario Público y La Sexta, se encontraba trabajando en Polonia. El periodista publicó su último tuit a las 00.13 del 28 de febrero. Su abogado, Gonzalo Boye, informó este jueves de que, “después de 4 días”, el Consulado de España le había comunicado que Polonia le atribuía “un delito de espionaje del artículo 130.1 del Código Penal polaco y que se encuentra en prisión provisional en la cárcel de Rzeszów”. Antes, el letrado había indicado: “Pablo sigue detenido sin que su familia y defensa hayan podido hablar con él, ni conocer los cargos, su paradero o estado de salud. Lleva desde el lunes en efectiva incomunicación y nadie da una explicación”.

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, explicó el jueves que ya habían confirmado el arresto y añadió: “Vamos a ofrecerle asistencia consular y asistirle en todo, como lo hacemos con todos los españoles que están detenidos”. Polonia ha ofrecido este viernes más detalles a través de un comunicado, donde no da el nombre de González y lo identifica simplemente como “un ciudadano español de origen ruso”. “Fue detenido en Przemyśl [una ciudad a escasos kilómetros de la frontera de Ucrania]. Fue identificado como agente de la Dirección Principal de Inteligencia del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa (GRU)”, aseguran las autoridades.

La nota del Gobierno polaco, que afirma que existe muchas “pruebas” contra González, sigue así: “Realizó operaciones en beneficio de Rusia, beneficiándose de su condición de periodista, lo que le permitió viajar libremente por el mundo y Europa, incluyendo zonas de conflicto militar y territorios marcados por tensiones políticas”. “El detenido estaba obteniendo información que, si bien fue utilizada por los servicios especiales rusos, podría haber tenido un impacto negativo directo en la seguridad externa e interna de Polonia, así como en la defensa polaca. Antes de su detención, tenía previsto viajar a Ucrania para continuar con su actividad”, apostilla el comunicado.

Polonia añade que se acusa al reportero “de participar en las actividades de los servicios de inteligencia extranjeros contra la República de Polonia, lo que se castiga con 10 años de prisión”: “Ha sido arrestado temporalmente durante tres meses”. Fuentes de su defensa explican que se encuentran pendientes de recibir la autorización de Polonia para viajar a la cárcel a visitarlo.

La mujer del detenido, Ohiana Goiriena, que vive en Gernika (Bizkaia) ha explicado a Efe que su pareja, con la que tiene tres hijos, nació en Rusia y que él y lo niños han ido “a menudo” al país. Goiriena ha señalado a la agencia de noticias que no tiene noticias de su marido y que no se cree las acusaciones de espionaje.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fuentes del entorno del reportero cuentan a EL PAÍS que hace unas tres semanas fue retenido en Ucrania durante unas horas. Paralelamente, según esta versión, alguien contactó con su familia en España identificándose como agentes de inteligencia. Por ello, aseguran las mismas fuentes, regresó al País Vasco, donde permaneció cerca de 10 días antes de volver a Polonia para cubrir el conflicto bélico y donde fue finalmente detenido.

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS