_
_
_
_

Crónica | Una reforma laboral aprobada de rebote con dos traiciones y un voto por error

La derecha estuvo a punto de nuevo de dar el campanazo con dos tránsfugas

El Gobierno celebra la votación de la reforma laboral mientras la vicepresidenta primera se lleva las manos a la cabeza ante la situación.Foto: ANDREA COMAS | Vídeo: BELÉN H. GÓMEZ-MANSILLA / ÁLVARO DE LA RÚA / NELLY RAGUA
Carlos E. Cué

Quedaban pocas horas para la votación de la reforma laboral. Algunos diputados de la coalición ya estaban celebrando. Pero dos personas en el Gobierno aún no, porque tenían en la cabeza antecedentes que les afectaron personalmente. Félix Bolaños, que había pactado los dos votos de UPN —a cambio el PSOE se había comprometido a ayudar a este partido en un decisivo pleno en el Ayuntamiento de Pamplona, gobernado en minoría por los conservadores navarros—, ya tuvo hace unos meses una experiencia dura: fue el negociador de la moción de Murcia, que se resolvió a favor del PP con cuatro tránsfugas de Ciudadanos. Y Rafael Simancas, su mano derecha en La Moncloa, y también detrás de las negociaciones que encabezó Yolanda Díaz, la principal responsable de la reforma laboral, ya sufrió en 2003 el tamayazo, cuando dos tránsfugas del PSOE le impidieron ser presidente de Madrid a pesar de que la izquierda sumaba más escaños que la derecha.

Volvió a pasar. De forma sibilina, disimulando hasta el final, los dos diputados de UPN traicionaron a su propio partido y al PSOE, y estuvieron a punto de tumbar la reforma laboral impulsada por Yolanda Díaz, que en su primer mes de aplicación ha logrado 238.000 contratos fijos nuevos, el 92% más que el mes anterior.

Mientras el PP y Vox celebraban a gritos, la cara de los diputados del PSOE y Unidas Podemos cuando Meritxell Batet dijo “queda derogada” era elocuente. Pero también lo era la de los escaños de ERC o del PNV, aliados habituales del Gobierno, que habían votado no. Lo hicieron convencidos de que la reforma salía. En el último momento, hubo un intento con el PNV, para evitar sorpresas, pero era demasiado arriesgado: cualquier compromiso con los vascos podía expulsar a Ciudadanos y a UPN. Ganar 6 votos para perder 11. Imposible.

Así que todo dependía de UPN. Algunos diputados progresistas también estaban inquietos. Vieron a los dos parlamentarios navarros rodeados todo el día de compañeros del PP y de Vox, e incluso algunos miembros de la dirección. Era evidente que les estaban intentando convencer. En las redes la presión de sectores conservadores hacia ellos era muy fuerte. Otra historia repetida. La misma que sufrió en 2020 Tomás Guitarte, de Teruel Existe, para que tumbara la investidura de Pedro Sánchez. Pasó los últimos días escondido y las últimas horas con escolta policial.

“¿Por qué los tránsfugas nos tocan siempre a nosotros?”, se quejaban los socialistas. Pero con lo que nadie contaba es que un error del PP salvaría la reforma laboral de un nuevo golpe de transfuguismo. Ahí se giró por completo y la izquierda del hemiciclo estalló en un eufórico “sí se puede” mientras los diputados de Ciudadanos, tan desconcertados como todos, se abrazaban porque al menos sus votos habían servido para algo. De nuevo la coalición salvó la reforma laboral de la manera más extraña, como antes una inesperada abstención de Vox salvó el decreto de los fondos europeos de una derrota cantada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Todo es posible en la enloquecida política española. Incluso había un último giro del destino que no salió por poco. La votación final fue 175 a 174. Si el diputado del PP que se equivocó llega a conseguir entrar al hemiciclo y apretar el botón en su escaño, como pretendía, después de haber votado ya en casa, habría logrado que su voto fuera declarado nulo, y por tanto habría un “sí” menos y así habría logrado un empate a 174 que tumbaría la reforma. Con un empate, la ley decae.

Normalmente, entrar ya empezada la votación, como sucedía en este caso, es imposible, porque los ujieres cierran las puertas en cuanto arranca. Pero con la covid, por la ventilación, las cancelas no se cierran en ningún momento. Así que habría podido colarse. Pero no lo hizo, sobre todo gracias a la intervención de Alfonso Gómez de Celis, vicepresidente de la Mesa, del PSOE, que insistió en que no podía entrar después de haber votado telemáticamente. Algunos miembros de la Mesa se sorprendían de la insistencia del PP por rectificar ese voto. En teoría, la reforma salía 176 a 173, un escaño no cambiaba las cosas. Ahora sospechan que el PP ya sabía que los dos diputados de UPN iban a girar, y por eso insistía tanto. Los populares lo niegan.

Sánchez, que es presidente por dos votos (su investidura quedó 167 a 165) gracias a ese diputado de Teruel Existe que resistió la presión, y desde entonces no ha perdido una sola votación importante, demuestra una vez más su baraka. Y la reforma sigue en vigor. Problema resuelto. Pero el papelón de una sesión que acabó al grito de “¡Tongo, tongo!” ya no lo puede arreglar nadie.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_