Casado dirige su cruzada contra los fondos a Europa y la UE espera que el plan se implemente “tal y como se acordó”

Los populares no concretan cómo desarrollarán su estrategia, que puede despertar suspicacias sobre España en los Estados más reacios a conceder ayudas

El presidente del PP, Pablo Casado, durante su visita a una explotación ganadera extensiva de vacuno en Navas del Marqués (Ávila).Foto: RUBÉN BASTANTE (EUROPA PRESS) | Vídeo: PARTIDO POPULAR

Nueva batalla: Europa. El PP aumenta la tensión contra el reparto de los multimillonarios fondos europeos para la reconstrucción tras la pandemia, y amenaza ahora con denunciar ante las instituciones europeas las presuntas irregularidades. La iniciativa, que los populares no concretan cómo desarrollarán, puede despertar suspicacias sobre España en los Estados más reacios a conceder ayudas, como Países Bajos, que disponen de un freno de emergencia para detener temporalmente los desembolsos si perciben problemas en la ejecución del fondo en algún país. Con todo, Pablo Casado insiste en sembrar sospechas de posible “corrupción” en el reparto de las ayudas y da una vuelta de tuerca en su estrategia de cuestionamiento de la gestión del Gobierno, al que también va a llevar a los tribunales españoles por la ejecución del plan europeo. “Vamos a ir hasta el final”, avisó el líder del PP, sin más detalle.

Pero hasta ahora la Comisión Europea elude entrar en el choque. Es uno de sus principios: no injerencia en la política interna de los Estados miembros. “No hacemos comentarios sobre asuntos de naturaleza nacional”, zanjó la portavoz económica del Ejecutivo comunitario cuando se le preguntó por la denuncia que el Gobierno madrileño ha anunciado contra el reparto que hace España de los fondos para la recuperación.

En Bruselas no entran a valorar si esta demanda puede traer un retraso en la implementación del plan y la ejecución de los recursos destinados, por ahora 19.000 millones, aunque está previsto que se acerquen a 70.000. “La Comisión Europea espera que se implemente el plan tal y como se acordó”, apostillan.

En el despliegue de su estrategia, Casado se desplazó este viernes a una explotación ganadera de Las Navas del Marqués (Ávila) para seguir martilleando al Ejecutivo de coalición por la polémica en torno a las críticas del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre las macrogranjas. Y allí dejó claro que el PP va a hacer de los fondos europeos su nuevo campo de batalla, acusando al Ejecutivo de un reparto bajo una “discriminación clientelar” entre comunidades en función de su color político, y deslizando que es la antesala de un problema de corrupción.

El líder del partido se reivindicó primero recordando que el pasado 10 de noviembre ya había avisado al Gobierno de que “o hacía una gestión objetiva [de los fondos europeos] y no a dedo” o el PP acudiría a los tribunales. “Dos meses después esto ha sucedido. Y las comunidades y los alcaldes gobernados por el PP van a ir a la justicia para denunciar el reparto de las ayudas en beneficio del PSOE y en perjuicio de los ciudadanos que están viviendo en una Administración gobernada por el PP”, criticó. Era su forma de defender que no había sido Isabel Díaz Ayuso quien le marcaba el paso con este asunto, ya que fue la presidenta madrileña quien anunció el primer recurso ante el Tribunal Supremo contra el Gobierno el pasado martes.

Después, Casado sembró dudas sobre la gestión de los fondos, hablando de varios “escándalos” en torno al reparto, aunque de momento los populares solo han llevado adelante un recurso contra una partida menor —que supone el 0,08% de los recursos repartidos a las autonomías—. “Son muchos escándalos los que está habiendo. El Parlamento no sabe nada, las autonomías no saben nada, las diputaciones... Sánchez no está contando con nadie. Nosotros decimos que los fondos europeos, que ha negociado el PP con Merkel, con Von Der Leyen y con Lagarde, son para los españoles. Lo que pedimos es una gestión compartida y transparencia, y si no iremos a la justicia y a Europa. Esto acabará en malas prácticas y esperemos que no acabe, como los ERE, en corrupción”, censuró, a pesar de que la presidenta del BCE, la citada Christine Lagarde —exministra francesa con Nicolás Sarkozy— nunca ha negociado los fondos de recuperación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

No obstante, la práctica totalidad del dinero se ha repartido con el consenso de las autonomías en conferencias sectoriales, salvo una partida de nueve millones de Trabajo, una cantidad muy pequeña en el mar de los fondos. Esa partida es la discutida por la Comunidad de Madrid que ha llevado al Supremo.

La estrategia no sorprende en el PSOE, la eurodiputada socialista y ponente del reglamento que regula las ayudas, Eider Gardiazabal, señala que “no hay reunión en la comisión de seguimiento [de la Eurocámara] en que los españoles del PP” no hagan preguntas tratando de sembrar dudas sobre el plan de recuperación español, cuando, recuerda, fue valorado como sobresaliente por la Comisión Europea y es el primero que ha recibido fondos. “Esto no tiene ni pies ni cabeza. Da vergüenza ajena. No se ve en otros países, algo similar, aunque a mucha menor escala, pasa a veces con los polacos”, apostilla.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS