Ciudadanos mantiene su mano tendida a la reforma laboral pese a ser esta la última opción de Yolanda Díaz

La prioridad de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo es buscar fórmulas que satisfagan a ERC y PNV

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el candidato de Cs a la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, en el desayuno informativo de Fórum Europa este viernes, en Madrid.
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el candidato de Cs a la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, en el desayuno informativo de Fórum Europa este viernes, en Madrid.Chema Moya (EFE)

La reticencia de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, a contar con Ciudadanos para convalidar en el Congreso la reforma laboral, no ha hecho que el partido de Inés Arrimadas ceje en su empeño de mostrar su apoyo a un texto consensuado por todos los agentes laborales. La presidenta de Cs ha reafirmado este viernes la predisposición de su formación a votar a favor del decreto ley en aras del “interés general”, y ha vuelto a reivindicar a su formación como alternativa frente a “nacionalistas”y “populistas”. “[En Podemos] están muy incómodos con un partido liberal y sensato como nosotros. No hay que pensar en lo que quiere Yolanda Díaz. Hay que pensar en qué es bueno para los españoles. Para este Gobierno, de Podemos dentro, nos podemos dar con un canto en los dientes [con esta reforma]”, ha señalado Arrimadas durante su intervención en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum.

Desde Cs llevan días insistiendo en ofrecer su apoyo al texto, tanto por “responsabilidad de Estado”, como para evitar “concesiones a los nacionalistas” que terminen “empeorando” la reforma que finalmente salga del Congreso. Los nueve diputados de Ciudadanos no son suficientes para sacar adelante el texto en la Cámara baja, pero el PSOE ha explorado la vía del partido de Arrimadas después de que algunos de sus socios parlamentarios habituales hayan mostrado su negativa al considerar insuficiente el decreto ley.

La opción de Cs no gusta a Unidas Podemos. La prioridad de Díaz es buscar fórmulas que satisfagan precisamente a ERC y PNV sin tener que recurrir como última opción a Ciudadanos. Entretanto, La Moncloa no ha descolgado aún el teléfono ni se ha reunido con el partido de Arrimadas, como aseguran fuentes de la dirección, quienes se muestran favorables a conversar con el Ejecutivo y recuerdan a Díaz que el “tiempo corre” en su contra.

“Es verdad que este acuerdo [el de la reforma laboral] es muy mejorable, pero podría ser mucho peor. El peligro en general es que esto empeore”, ha manifestado Arrimadas ante la posibilidad de que el Gobierno introduzca enmiendas a petición de sus socios. Ciudadanos ha aprovechado la coyuntura de la reforma normativa, que tiene al PP en contra, para intensificar su lucha contra el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, con quien mantienen la batalla abierta tras la ruptura del Gobierno en coalición de Castilla y León. “Hay otros partidos que estarán frotándose las manos, deseando que Bildu y Esquerra metan cucharada en esta reforma laboral con tal de poder criticar a Sánchez. Nosotros lo que queremos es evitar que Bildu y Esquerra troceen más el mercado laboral”, ha advertido la líder de Cs.

La negativa de los socios habituales del Gobierno a convalidar la reforma laboral, sumada al voto en contra del PP, ha abierto un espacio para que Ciudadanos se resignifique en un tablero político en el que apenas movía ficha. Una estrategia alabada por la experta en Comunicación Política, Verónica Fumanal, frente a la crisis abierta en el partido desde hace meses, con las encuestas en picado a nivel nacional —la publicada por 40dB. este domingo les otorga entre dos y tres diputados en el Congreso—, y en Castilla y León, donde los últimos sondeos apenas le otorgan un parlamentario autonómico. Para Fumanal, el partido necesita de una “refundación” y un “reposicionamiento”.

Elecciones en Castilla y León

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Al acto en Madrid ha acudido también el candidato de Cs a la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, que además de prometer la supresión del impuesto de sucesiones a los familiares de segundo grado, ha sentenciado que “nunca” hará presidente al hasta hace menos de un mes su socio en el Gobierno regional, Alfonso Fernández Mañueco. “Puedo garantizar dos cosas: eso [que Mañueco no será presidente si depende de Ciudadanos] y que todos somos mortales”, ha ironizado Igea al ser preguntado en el foro. Fuentes del partido sostienen la negativa del exvicepresidente de la Junta ante Mañueco, aunque confirman que, de ser decisivos, el Partido Popular podría contar con sus votos si presentan un candidato alternativo.

Tras una larga historia de desencuentros, Igea cuenta con el “apoyo total” de la dirección nacional como cabeza de lista de las próximas elecciones del 13 de febrero. Una “unidad” que se materializará este fin de semana, en el inicio de la precampaña. La vicealcaldesa de Madrid arropará a Igea este sábado en Cebreros (Ávila) y el portavoz del partido en el Congreso, Edmundo Bal, hará lo propio el domingo, en Salmanca. Desde Ciudadanos, pese a los sondeos, confían en la batalla del discurso frente a la “traición” de Mañueco. “Pido a los ciudadanos que no se conformen con lo que han tenido durante los últimos 30 años”, ha zanjado Arrimadas.

Sobre la firma

Virginia Martínez

Es redactora en la sección de España y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en la sección audiovisual hasta verano de 2021. Antes cubrió información local en el diario Granada Hoy. Es licenciada en Derecho por la Universidad de Granada y en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS