El Gobierno propone a las comunidades que la Conferencia de Presidentes se celebre al menos dos veces al año

Las decisiones del órgano se adoptarán por consenso siempre que asistan dos tercios de los dirigentes autonómicos, según la propuesta del Ministerio de Política Territorial

La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, en el Congreso.
La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, en el Congreso.Eduardo Parra (Europa Press)

El Gobierno quiere reforzar la Conferencia de Presidentes y que se celebre como mínimo dos veces al año, frente a la reunión anual que se prevé en la actualidad, y se abre a que pueda convocarse a petición de diez presidentes autonómicos. El Ministerio de Política Territorial que dirige Isabel Rodríguez ha remitido a los Ejecutivos de las comunidades una propuesta para modificar el reglamento de este órgano multilateral en el que los acuerdos “se adoptarán por consenso de todos los miembros presentes de la Conferencia, siempre que asistan dos tercios de los presidentes autonómicos”, según el borrador al que ha tenido acceso EL PAÍS. Las recomendaciones se adoptarán por el presidente del Gobierno y dos tercios de los barones presentes “y comprometen a los miembros que las han adoptado”, añade el documento. Se introduce también como novedad que aquellos territorios que no hubiesen expresado su voto favorable a un acuerdo o recomendación podrán hacerlo con posterioridad, si así lo consideran, como “una forma de favorecer el máximo nivel de entendimiento posible” entre los integrantes del órgano.

El nuevo reglamento regula por vez primera el procedimiento de elaboración del orden del día de la Conferencia de Presidentes. Corresponderá al Comité Preparatorio, que se reúne este viernes para preparar la cumbre de enero en La Palma y lo integran los vicepresidentes o consejeros regionales de Presidencia. Este comité, que se convocará una vez al menos cada tres meses y a cuya próxima cita ha confirmado su asistencia la consejera catalana, Laura Vilagrà, podrá introducir los asuntos que acuerde en su seno —además de los propuestos a iniciativa del Presidente del Gobierno, el Senado en los términos que establezca su reglamento, la mayoría de las comunidades autónomas o las conferencias sectoriales— por unanimidad de sus miembros. La convocatoria de la Conferencia incluirá el orden del día, la fecha y el lugar de la reunión, porque, si bien la sede natural será el Senado, se podrá celebrar en cualquier otro lugar del país. De este modo se pretende mejorar la coordinación e interlocución con las comunidades autónomas y convertir este órgano multilateral en la “clave de bóveda” de la cogobernanza.

Otro de los objetivos del Gobierno es que la Conferencia de Presidentes —creada en 2004 por José Luis Rodríguez Zapatero y que ha celebrado hasta la fecha 24 reuniones, la última el pasado julio en Salamanca, de las que 18 han sido durante la presidencia de Pedro Sánchez y dos durante la de Mariano Rajoy— “pueda operar de manera más ágil” reduciendo los plazos vigentes para adecuar el funcionamiento del órgano a las necesidades del momento. Los 20 días naturales que se exigían como tiempo mínimo para convocar una reunión ordinaria se reducen a cuatro días como plazo para convocar la sesión del Comité Preparatorio. Aparte, según la propuesta, habrá otros siete días para convocar la propia Conferencia de Presidentes, pero ambos plazos podrán reducirse por razones de urgencia bien motivadas.

El reglamento incorpora, con carácter general, la posibilidad de asistir mediante videoconferencia en las sesiones del Comité preparatorio, “un hecho coherente con la naturaleza instrumental de este órgano, que requiere del mayor nivel posible de inmediatez en su funcionamiento”. Aunque en la Conferencia de Presidentes se sigue manteniendo el formato presencial, se admite que excepcionalmente se pueda autorizar la participación telemática, una posibilidad que según el Gobierno “ha demostrado ser de gran utilidad en la gestión de la crisis sanitaria derivada de la pandemia de la covid”. En ambos casos, la participación mediante medios electrónicos quedaría condicionada al cumplimiento de las garantías “que aseguren la identidad de los participantes y el carácter reservado de las deliberaciones”. Los participantes se deberán encontrar en territorio español.

Otra novedad que se introduce entre las funciones de la Conferencia de Presidentes es la facultad de acordar directrices de funcionamiento para las Conferencias Sectoriales. “De forma simétrica, las Conferencias Sectoriales podrán, por unanimidad, solicitar la inclusión de un asunto en el orden del día de la Conferencia de Presidentes, siendo este un mecanismo que permite elevar algún tema de la máxima trascendencia cuando exista el suficiente consenso en la materia”, incluye el borrador del Gobierno.

El Ministerio de Política Territorial propone para engrasar el funcionamiento de la Conferencia la creación de una Oficina que prestará apoyo técnico y administrativo y encabezaría un secretario general. Sería nombrado y cesado por acuerdo del Comité Preparatorio a propuesta de la persona titular del Ministerio competente en materia de cooperación territorial. Este órgano estará adscrito al ministerio, que podrá a su disposición los medios necesarios para su funcionamiento sin que suponga un aumento del gasto público. La Oficina podrá contar con la colaboración del personal del Estado, las comunidades autónomas y las entidades locales con experiencia en el ámbito de la cooperación entre administraciones.

El documento impulsado por la ministra Rodríguez contempla el reconocimiento de un papel “más protagonista” al Senado en el funcionamiento de la Conferencia de Presidentes. “Además de servir de sede a las reuniones, el Senado podrá, en los términos que establezca su Reglamento, introducir nuevos asuntos en el orden del día. Esta facultad refuerza su condición de Cámara de representación territorial y crea el embrión de una mayor relación entre la Cámara Alta y los mecanismos de cooperación interadministrativa”, plantea Política Territorial.

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS