El equipo de Ayuso denuncia que Génova maniobra para controlar el PP de Madrid

El entorno de la presidenta se opone a próximos nombramientos que hará la gestora

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del PP, Pablo Casado, el 19 de octubre en Madrid.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del PP, Pablo Casado, el 19 de octubre en Madrid.Alberto Ortega (Europa Press)

La tregua de la convención nacional ha saltado por los aires y la tensión ha vuelto a escalar a máximos entre la Puerta del Sol y la calle Génova por el control del PP de Madrid. El equipo de Isabel Díaz Ayuso denuncia maniobras de la dirección nacional para avanzar en el control del partido que llegan a calificar de “ilegales”, porque las hará una gestora que dirige la formación en Madrid y cuyo mandato consideran que ha sido excedido, mientras que la dirección nacional y la regional defienden que está en plazo con arreglo a los estatutos. El motivo de la controversia es la junta directiva regional que está convocada para el próximo viernes, en la que el entorno de Ayuso asegura que la dirección provisional pretende nombrar nuevas gestoras en municipios madrileños con las que colocar cuadros, “sin consultar con la presidenta”. Dirigentes afines a Ayuso “plantarán cara” en la reunión del próximo viernes ante el nombramiento de esas gestoras, según fuentes de su equipo.

Un movimiento en apariencia de poco peso ha encendido la mecha de nuevo en el conflicto entre el equipo de la presidenta madrileña y la dirección nacional después de la pausa durante la convención nacional de principios de octubre. La aparición en el orden del día de la reunión de la gestora de Madrid del próximo viernes de un punto que dice “nombramientos” ha disparado las alarmas en el equipo de la presidenta madrileña. Su temor es que la dirección nacional —a través de la dirección de la gestora madrileña, que actúa alineada con Génova— utilice esos nombramientos de nuevas gestoras en municipios de la región para avanzar en el control del partido en Madrid de espaldas a Ayuso. Esos peones podrían ser decisivos en caso de que la presidenta madrileña tuviera rival en el congreso del PP de Madrid. Ayuso es de momento la única candidata que ha anunciado su intención de presidir el PP de Madrid, pero Génova deja en el aire si le dará su respaldo o si promoverá a un candidato alternativo. En este ambiente de tensión y toma de posiciones ambas partes discrepan también sobre cuándo debe celebrarse el congreso: la presidenta quiere que sea cuanto antes y Génova asegura que se celebrará el primer semestre de 2022, aunque no desvela en qué mes.

Antes de ese congreso que aún no tiene fecha y que podría abrir al PP en canal si no hay un acuerdo, todos los movimientos internos se miran con lupa. Y el equipo de Ayuso se opone al que está previsto el próximo viernes. Según fuentes del entorno de la presidenta, en esa reunión interna “va a haber lío” porque hay dirigentes que forman parte del comité que se van a oponer al intento de nombrar nuevas gestoras en municipios madrileños. Según estas fuentes, estos dirigentes “no están de acuerdo con que en este momento de interregno se esté nombrando a gente sin consultar con la presidenta”. “Teodoro García Egea está actuando como si fuera presidente del partido”, se quejan en el equipo de la presidenta. “Quieren seguir con un ritmo ilegal. La gestora tenía que haberse disuelto en marzo”, argumentan. La reunión del viernes se prevé tensa porque allí se encontrarán Ayuso y el secretario general del PP, que presidirá el encuentro, y con quien la relación de la presidenta es más que distante. Hasta tal punto que llegó a bloquearle en WhatsApp y ahora solo trata directamente con Pablo Casado.

La secretaria general del PP de Madrid en la gestora, Ana Camins, defiende en cambio que la dirección provisional actúa conforme a los estatutos del partido. “De ninguna manera se puede decir que desde marzo la gestora opera de manera ilegal”, señala Camins citando el artículo 40 de los estatutos del PP. Este precepto, que regula las gestoras, dice textualmente: “La transitoriedad de la situación [de la dirección provisional] no podrá exceder de seis meses, salvo que concurran circunstancias excepcionales que motiven la prórroga de dicho plazo. Transcurrido dicho periodo de tiempo se convocarán el congreso en los dos meses siguientes”. “Nos acogemos a las circunstancias excepcionales que motivan la prórroga hasta ahora, porque después de nombrarse la gestora, en abril de 2018, vinieron las elecciones generales, luego las autonómicas, luego una pandemia...”, arguye Camins.

El equipo de Ayuso se acoge en cambio a otro artículo de los estatutos, el 31.1.a), que dice que cada cuatro años deben celebrarse los congresos del partido, sea cual sea su ámbito territorial, y ese plazo solo se puede ampliar “extraordinariamente (...) celebrándose como máximo 12 meses después de la fecha que hubiera correspondido”. El último congreso del PP de Madrid que eligió a Cristina Cifuentes se celebró en marzo de 2017. Por tanto, en marzo de este año se han cumplido cuatro años y en marzo del que viene en todo caso terminaría el plazo prorrogado. “La gestora acaba con esos plazos del congreso, no se rige por ellos”, contrapone Ana Camins. El conflicto por la interpretación de los estatutos tendría que ser resuelto por el comité de garantías del PP si alguien termina elevando la queja. “La denuncia no tiene recorrido”, señalan en Génova, donde advierten al equipo de Ayuso de que “cuanto más enreden es contraproducente”.

Camins confirma que el viernes está previsto que se aprueben “cinco o seis gestoras” en municipios pequeños de Madrid, como Miraflores o Patones, y descarta ninguna intencionalidad oculta, más allá de “cubrir vacantes”. La secretaria general de la gestora defiende su autonomía para hacer nombramientos sin informar a la presidenta madrileña. “¿En qué parte de los estatutos dice que hay que consultarlo?”

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La presidenta quiere a Serrano como secretario general

Isabel Díaz Ayuso quiere que Alfonso Serrano, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, se convierta en el próximo secretario general del PP madrileño si ella lo preside, según fuentes próximas a la presidenta. Serrano dejaría fuera a Ana Camins, actual secretaria general en la gestora, para quien en el entorno de la líder madrileña no ven encaje en el futuro organigrama del partido. Con la elección de Serrano como su número dos, Ayuso blindaría su control de la formación en Madrid, por lo que el alcalde, José Luis Martínez Almeida, quedaría en un segundo círculo de poder.

Para ello, claro, sería necesario que Ayuso se hiciera con la presidencia del PP de Madrid. En su equipo no dudan de que será así, aunque al mismo tiempo recelan de los movimientos de Génova y la gestora. La denuncia del equipo de la presidenta sobre los nombramientos que se pretenden aprobar el viernes ha caído muy mal en la dirección nacional y la gestora. “Están muy nerviosos”, se quejan en Génova sobre la Puerta del Sol. “El tiempo juega en su contra. Todo lo que sube, baja, y quieren adelantar el congreso para evitar que ella se desgaste por si no tiene fácil ganarlo”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS