Francina Armengol, presidenta de Baleares: “Somos la primera comunidad en aportar y la octava en recibir”

La mandataria socialista acusa la “sobrefinanciación” de algunas comunidades autónomas, que les permite reducir sus impuestos en “un ejercicio de competencia desleal”

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, durante su discurso en la ceremonia de entrega de Premios Ramón Llull y Medalla de Oro de les Illes Balears, el pasado febrero. En vídeo, Armengol valora la gestión compartida de los fondos europeos este viernes.ATIENZA / EFE / EUROPA PRESS

Pregunta. ¿Es necesario un nuevo modelo de financiación autonómica? ¿Qué mínimos ha de fijar para que las autonomías cesen en las llamadas de urgencia constantes?

Respuesta. Es necesario e imprescindible: se trata una reforma pendiente por ley desde el año 2014. Cada año, las Baleares somos la primera o la segunda comunidad que más aporta al sistema, pero siempre somos la octava o la novena cuando se trata de repartir recursos. Es evidente que el modelo actual genera desequilibrios que hacen que algunos territorios tengan que invertir más recursos para ofrecer a su ciudadanía instrumentos públicos de calidad, mientras que otros pueden permitirse, gracias a una sobrefinanciación, reducir sus impuestos y ser un polo de atracción de empresas de sus comunidades vecinas en un ejercicio de competencia desleal.

P. ¿Qué elemento primaría usted: la población, el envejecimiento, la insularidad...?

R. El hecho insular, recogido en la Constitución española, es un elemento que el actual sistema de financiación no tiene en cuenta y que supone dificultades a la competitividad, un incremento del coste de la vida y de la producción… En ese sentido, en Baleares continuamos pendientes de la aprobación de la parte fiscal del Régimen Especial de Balears (REB), una herramienta que puede sernos útil para paliar los efectos de la insularidad en el nivel de vida de nuestra ciudadanía y en la competitividad de nuestras empresas. Por otro lado, ante el reto demográfico, queremos poner sobre la mesa la realidad a la que nos enfrentamos los territorios de la España que se llena. Es imprescindible atajar la situación de la España vaciada, pero siempre sin olvidar aquellas comunidades, como la nuestra, en la que la población crece. Los impactos que eso conlleva son muchos y en muchos ámbitos: hablamos de más necesidades en cuanto a los servicios públicos, a las infraestructuras, a los retos que implica una población flotante creciente y su presión sobre un territorio que es frágil y finito.

Más información
Vuelven los turistas británicos: los vuelos desde el Reino Unido se triplican con el fin de la cuarentena
La economía se la juega en julio

P. ¿Una nueva financiación cree que calmaría los ánimos de los independentistas catalanes?

R. Cataluña debe participar en los foros de debate multilaterales del Estado, como por ejemplo la Conferencia de Presidentes, para tratar conjuntamente cuestiones como la financiación.

P. ¿Usted pide más vacunas?

R. Nuestro sistema sanitario está capacitado para poner más vacunas. Baleares ha sido la primera en abrir la vacunación a los mayores de 12 años y la que tiene ya más jóvenes vacunados, hasta los 29 años, un 55% con al menos una dosis. Que España lidere este proceso de vacunación, es la demostración de una de las fortalezas de nuestro sistema sanitario descentralizado.

P. ¿Debería reformarse el Senado para que hubiera un órgano institucional y legislativo de una potencia territorial especial?

R. Es una reforma pendiente desde hace muchos años. Quedan pasos por recorrer para ser un Estado federal. Y federal significa pacto, y para ello también es necesario que el Estado sea capaz de ceder más espacios de decisión a las comunidades.

P. ¿Hace falta una legislación especial anticovid?

R. En nuestro caso, el hecho de que seamos islas nos permite llevar a cabo un mejor control de las personas que entran y salen de nuestra comunidad. Por eso, desde el principio pusimos en marcha controles en puertos y aeropuertos para los pasajeros nacionales, y es una medida que ha contado siempre con la validación judicial. Otras medidas, como el toque de queda, en unos momentos han sido validadas, y en otros no. Cuesta entender esta disparidad de criterio en las decisiones judiciales. Esto nos obliga a una reflexión.

P. ¿Aceptarían que el Gobierno negocie con Cataluña en la mesa de diálogo cuestiones de financiación y reconocimiento de singularidades?

R. En el modelo autonómico las negociaciones bilaterales son imprescindibles y de hecho siempre han existido. Baleares debe negociar con el Gobierno cuestiones sobre la insularidad, por ejemplo, que no incumben a otras comunidades, y también a la inversa. Las negociaciones bilaterales son necesarias para tratar las singularidades de cada territorio. De la misma forma en la que hemos comenzado a trabajar con el Gobierno de la Comunidad Valenciana, queremos sumar esfuerzos para equilibrar de verdad un Estado que debe bascular más hacia la periferia. Demasiado a menudo las decisiones del Estado se toman desde una visión centralista, pero España no es Madrid. El Estado español es mucho más rico y diverso y las políticas que se impulsan deben dar respuesta a esta diversidad.

P. El PSOE en su programa marco para su Congreso aboga por la España multinivel. ¿No choca eso con la igualdad?

R. La España federal es la que siempre ha encajado mejor en los planteamientos socialistas y como respuesta a las necesidades de nuestro modelo territorial y su carácter plurinacional, reconocido en la Constitución. Siempre he creído en aquello de que es injusto tratar igual a los que son diferentes.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS