IndultosAnálisis
i

Se celebra “La Semana de Cataluña”

Buena parte del electorado del PSOE puede empezar a tener una actitud menos crítica por los indultos, ante “la desmesura de la derecha”, con acusaciones de extrema gravedad, señalan dirigentes socialistas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el 'president' de la Generalitat, Pere Aragonès, se saludan durante la entrega de la medalla del 250 aniversario de Foment del Treball este lunes en Barcelona.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el 'president' de la Generalitat, Pere Aragonès, se saludan durante la entrega de la medalla del 250 aniversario de Foment del Treball este lunes en Barcelona.David Zorrakino / Europa Press

“La Semana de Cataluña” en el resto de España. Este podría ser el lema de una campaña comercial para llevar el nombre de esa comunidad autónoma por todos los rincones de la nación. Pero no es para ensalzar lo mejor de esa tierra, sino para denunciar que el Gobierno de España quiere beneficiar a unos catalanes que fueron condenados por delitos de sedición y malversación. En las Cortes Generales, en los ayuntamientos, en las comunidades autónomas, en las calles y en las plazas, con mesas plegables para las firmas, se pide a los españoles que se opongan a beneficiar con un indulto a un grupo de catalanes sediciosos, según sentencia firme. Esta semana de fuego graneado contra el Gobierno por su intención de ejercer el derecho de gracia, culminará el domingo en Madrid, con la concentración en la plaza de Colón, con presencia de los líderes de la derecha, pero con cuidado de no encontrarse.

La actitud política del PP, Vox y Ciudadanos a cuenta de los indultos, con unas acusaciones al Gobierno trufadas de juicios de valor y presuntos planes del Ejecutivo difíciles de verificar, han provocado en la cúpula socialista un pensamiento paradójico. Objetivamente los indultos no están bien vistos por una parte mayoritaria de la sociedad española, salvo en la catalana, donde ocurre todo lo contrario. Esa realidad es tangible para el Ejecutivo y le ha traído desasosiego. Pero la incomodidad e inseguridad de los socialistas se ha mitigado a medida que crecen los ataques de los grupos opositores. Ante “la desmesura de la derecha”, con acusaciones de extrema gravedad, señalan dirigentes socialistas, buena parte del electorado del PSOE puede empezar a tener una actitud menos crítica por los indultos y fijarse más en la evolución de la pandemia y los planes de recuperación económica. La detección del ánimo de posibles electores no es fácil, pero algo menos de los militantes. No hay entusiasmo, según reconocimiento de líderes provinciales y regionales del PSOE, pero los afiliados, a medida que pasan los días, ensanchan su comprensión con los planes de Sánchez para Cataluña, apuntan los interlocutores consultados. Les ayuda escuchar a la portavoz del grupo popular, Cuca Gamarra, acusar al Gobierno de “vender la dignidad de la democracia”.

El vértigo se aprecia en los dirigentes socialistas aunque sin micrófonos. Todo es incertidumbre, pero, al menos, el partido, con la excepción de los dirigentes de otras etapas, dará su apoyo, aunque sea solo con el silencio. Esa es la impresión que reciben en la cúpula socialista, mientras que cuentan, ahora sí, con que la estrategia de ataques sin contención de la oposición, ayude a cerrar las filas.

La sentencia de Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso, dirigida a Carmen Calvo, de que este Gobierno “ha indultado a asesinos de ETA” corrió como la pólvora entre los escaños y suscitó susurros de los diputados de todos los grupos. Eso nunca ocurrió.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50