INDULTOS

Sánchez defiende los indultos: “Arreglar los problemas no tiene coste. El coste es dejar las cosas como están”

El presidente quiere ver primero a Aragonès en La Moncloa y después reiniciar la mesa de diálogo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa posterior a la XIII Cumbre Hispano-Polaca, este lunes en Alcalá de Henares (Madrid). En vídeo, sus declaraciones de este lunes sobre los indultos.(FOTO: EUROPA PRESS | VÍDEO: QUALITY)

Pedro Sánchez lo tiene muy claro y en cada declaración confirma con más rotundidad que habrá indultos a los presos del procés, que serán rápidos y que irán en paralelo con la aprobación de la reforma del delito de sedición, algo que reforzaría la argumentación de esta polémica decisión ante la Sala Tercera del Supremo. El presidente no rehúye en absoluto el asunto, al contrario, y se muestra convencido de que los ciudadanos entenderán una decisión que servirá, en su opinión, para “iniciar una nueva etapa” en Cataluña y dejar atrás “el desgarro del procés”. Preguntado por el coste político que tiene una decisión así —algunos barones y exdirigentes socialistas la están criticando, como el expresidente Felipe González— Sánchez se ha mostrado rotundo este lunes durante una rueda de prensa tras una cumbre España-Polonia en Alcalá de Henares, una ciudad donde viven 1.200 polacos. “Me pregunta por los costes. Nunca ayudar a resolver los problemas puede representar un coste. El coste para el país sería dejar las cosas como están, enquistadas”.

Sánchez también ha defendido la posibilidad, que apuntaba este lunes EL PAÍS, de sacar ahora en el Consejo de Ministros la reforma del Código Penal que limitará las penas por sedición como fórmula de reforzar la argumentación de los indultos. “España en 2017 aprendió una lección. Vimos cuán desacoplado estaba nuestro Código Penal con respecto a estos delitos sobre otros de nuestro entorno europeo. El Gobierno de España y yo mismo siempre hemos manifestado nuestra voluntad de actualizar esos delitos en nuestro Código Penal y homologarlos a los países más avanzados en términos democráticos”, ha rematado.

Todo en la argumentación de Sánchez camina hacia la concesión de los indultos, que, según fuentes del Ejecutivo, se resolverán rápidamente —en un mes o poco más—, aunque el presidente no ha querido hablar de fechas concretas. “Son 11 expedientes [en realidad 12], tienen que construirse bien, fundamentarse. La decisión la tomaremos en conciencia pensando en los millones de catalanes y españoles que quieren vivir en paz y superar el desgarro emocional y político que supuso lo que pasó en 2017. Será una decisión que supondrá una nueva etapa hacia un futuro de convivencia”.

ERC está presionando ahora para reiniciar la mesa de diálogo cuanto antes e incluso para que la presida Oriol Junqueras, que aún cumple pena de prisión aunque con los permisos logra estar en muchos actos políticos importantes, el último de ellos la toma de posesión de Pere Aragonès en el Palau de la Generalitat. Sánchez contesta que lo primero es poner cita a la reunión en La Moncloa con Aragonès —y con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, recientemente elegida también— y después vendrá la mesa de diálogo. “Primero reunión con el president y luego habrá tiempo de reunirnos no una, sino muchas veces”, dijo Sánchez con una sonrisa, abriendo así paso a una nueva etapa de diálogo con Cataluña que dominará esta segunda parte de la legislatura.

“Tenemos que recomenzar, volver al punto en que nos dejamos de escuchar. En el discurso de investidura dije que había que retomar la vía política, el diálogo dentro de los márgenes de la Constitución. También dije que la resolución de este conflicto después de 10 años iba a exigir mucha paciencia y generosidad. La decisión sobre los indultos nos permitirá pasar de un mal pasado a un futuro mejor”, remató el presidente.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50