El Gobierno justifica la ayuda en Abu Dabi al rey emérito “en su condición de ex jefe del Estado”

Carmen Calvo en el Congreso: “Se ha ido y volverá cuando necesite o quiera volver, no tiene nada pendiente con la Justicia”

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, a su llegada a la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso, la primera tras el fin del estado de alarma. En vídeo, sus declaraciones.FOTO: ALVARO GARCIA / EL PAÍS | VÍDEO: ATLAS

El Gobierno defendió este miércoles en el Congreso que el rey emérito esté disponiendo ahora de “ayuda” para mantener a personal para su seguridad o tres asistentes “en su condición de ex jefe del Estado”, pese a residir desde agosto en Abu Dabi, haber abdicado y haberle retirado Felipe VI su asignación de los presupuestos de la Casa Real. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, rechazó que Juan Carlos I esté a la fuga o huido y aclaró: “Volverá cuando lo necesite o quiera”.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, compareció este miércoles durante cuatro horas y media ante la comisión Constitucional del Congreso, por un lado y a petición propia, para informar e iniciar el debate sobre la reforma del artículo 49 de la Carta Magna relativo a los discapacitados y, por otra parte, para responder a preguntas de todo signo de todos los grupos, que se volcaron especialmente en cuestionar la gestión de la pandemia y, sobre todo, en pedir datos sobre la situación del rey emérito. El diputado que más explicaciones recabó sobre la salida de España de Juan Carlos I, su estancia en Abu Dabi y sobre las reformas prometidas para modernizar la monarquía parlamentaria fue Jon Iñarritu, de EH Bildu, que demandó más transparencia y menos opacidad y hermetismo. No recibió muchas aclaraciones.

Carmen Calvo sí aprovechó su exposición para precisar que todo lo que el Estado facilita al rey emérito en personal o partidas de los presupuestos es por “su condición de exjefe del Estado” y que es por eso por lo que “cuenta con una ayuda de existencia del cargo que sale” y precisó ahí que se refería a “personal de seguridad, staff, tres asistentes, coche, secretaria, pero no pensión”. La vicepresidenta reafirmó que Juan Carlos I “no tiene ninguna actividad política y ninguna retribución por eso”. Calvo añadió que esos recursos públicos que se le proporcionan serían “parangonables” pero a distancia de los que dan a los expresidentes del Gobierno.

Algunos diputados introdujeron en sus exposiciones términos como “fuga” o “huida” para definir la marcha de España el pasado 3 de agosto de Juan Carlos I camino de Abu Dabi, donde está desde entonces. A la vicepresidenta le molestaron esas expresiones porque entiende que “las palabras constituyen realidades” y se afanó por ser más “rigurosa”. Y afirmó: “El rey emérito no está fugado, sale de este país y deja claro en la carta al jefe del Estado por qué se va y Felipe VI la hace pública”.

Calvo apuntó que la permanencia de Juan Carlos I en los Emiratos Árabes no se financia con recursos públicos, salvo los tres asistentes que también tendría si aún permaneciera en España. La vicepresidenta recordó que el rey emérito “no está encausado en este momento ante la justicia en este país”. Más tarde, ante cuestiones planteadas desde Más País, la vicepresidenta insistió en esas mismas ideas sobre la situación procesal del anterior jefe del Estado: “Se ha ido y volverá cuando necesite o quiera volver, no tiene nada pendiente con la Justicia, ha hecho una regularización fiscal y sigue en la plenitud de la presunción de inocencia”. Calvo, eso sí, dejó caer varias consideraciones sobre los “reproches éticos y cívicos” que se han hecho y podrían mantener “con razón por parte de la opinión pública” sobre determinadas actitudes protagonizadas por Juan Carlos I, sobre todo por no haber facilitado en tiempo y forma declaraciones a la Hacienda pública por algunos de sus ingresos.

La número dos del Ejecutivo confirmó que siguen “madurando” dentro del Gobierno y con la Casa del Rey las reformas prometidas en las Navidades pasadas por Felipe VI y por el propio presidente, Pedro Sánchez, para “adecuar a los niveles de exigencia éticos de la sociedad española de ahora a todas las instituciones, incluida la Monarquía”. Pero ahí dejó claro que Sánchez nunca ha prometido una ley de la Corona, que las reflexiones al respecto continúan “en su fase de trabajo” y que cuando estén listas se llevarán con transparencia para su debate a las Cortes.

“El melón constitucional no se abre”

La vicepresidenta defendió la necesidad y urgencia de llevar cuanto antes, un día después de acabar el estado de alarma, al Consejo de Ministros y luego al Congreso el proyecto para modificar el artículo 49 de la Constitución que habla de “disminuidos” y no de “discapacitados”. Carmen Calvo aclaró ante la intervención de algún diputado que esa mínima modificación “no abre ningún melón constitucional” sobre otros temas y será solo puntual.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción