Al menos 59 personas consiguen entrar en Melilla a través del nuevo vallado fronterizo

Un grupo de 150 migrantes intentó saltar desde Marruecos por una zona boscosa. Seis jóvenes han sido trasladados al hospital con diversos golpes y contusiones

Un tramo del vallado perimetral en el que se ha producido el salto, este lunes.
Un tramo del vallado perimetral en el que se ha producido el salto, este lunes.Antonio Ruiz

Al menos 59 personas han conseguido acceder a Melilla en la madrugada de este lunes burlando la valla fronteriza que separa la ciudad autónoma de Marruecos. La mayoría ha sido traslada al centro covid que el Ejecutivo local ha instalado en la periferia de la ciudad, según ha informado la Delegación del Gobierno. Allí se les realizarán los test y pasarán la cuarentena. Seis hombres han sido trasladados al hospital con golpes y contusiones, según han informado efectivos de Cruz Roja. El resto de heridos, con cortes en manos y pies provocados por las cuchillas desplegadas en el lado marroquí del perímetro, están siendo atendidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, adonde el grupo ha llegado a la carrera.

En torno a las 5.15, efectivos de la Guardia Civil localizaron a unas 150 personas que se aproximaban al vallado desde Marruecos por una zona boscosa donde continúan aún las obras de reforma del perímetro del que ya se han eliminado los elementos más “lesivos”. Las concertinas, que se mantenían en algunos tramos, están siendo sustituidas por una estructura de peine invertido que coronará un vallado de hasta 10 metros de altura, cuatro más que el diseño actual. La reforma del perímetro fue uno de los primeros compromisos del Fernando Grande-Marlaska cuando asumió la cartera de Interior. Según afirmó el ministro, la modernización del perímetro responde a la máxima de que “las fronteras, para ser seguras, no tienen que ser dañinas”.

La intención del Ejecutivo español se ha visto empañada por la reestructuración en el lado marroquí que ha convertido todo el perímetro en una trampa mucho más cruenta con la excavación de fosas en torno a todo el vallado y la instalación de una maraña de cuchillas de más de un metro de altura en algunos puntos.

El salto de este lunes es el segundo intento colectivo que se produce en Melilla en lo que va de año. En enero, casi un centenar de personas consiguieron acceder a la ciudad por la misma zona del vallado. La situación de emergencia sanitaria provocada por la pandemia ha provocado que se reduzcan las aproximaciones a la valla, muy numerosas hasta 2020, y que se reduzca en más de un 50% la entrada de migrantes en la ciudad. El año pasado se dieron dos saltos masivos. Un joven murió en el intento en septiembre.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50